Las autoridades, entre las que se encontraba la presidenta Cospedal y el ministro Wert, a las puertas del Museo de Santa Cruz
Las autoridades, entre las que se encontraba la presidenta Cospedal y el ministro Wert, a las puertas del Museo de Santa Cruz - ana pérez herrera
cultura

La Reina inaugura en Toledo la gran exposición sobre el Greco

Acompañada por numerosas autoridades e invitados al acto, Doña Sofía ha recorrido la exposición durante casi una hora y ha recibido explicaciones del comisario, Fernando Marías

Actualizado:

Acompañada por un gran número de autoridades y numerosos invitados, Su Majestad la Reina inauguró el viernes por la mañana la exposición «El Griego de Toledo: Pintor de los visible y lo invisible» en el Museo de Santa Cruz de Toledo, que reúne, por ahora, 75 obras del pintor en un espacio único que está esperando que se incorpore la última obra «San Pedro y San Pablo», del The State Hermitage Museum de San Petersburgo. [Fotogalería: Las imágenes de la muestra]

La Reina, griega como El Greco, se mostró encantada con la muestra que recomendó visitar con gran entusiasmo. «Me ha gustado mucho; hay que verla», afirmó a los periodistas a las puertas del Museo cuando, sobre las dos menos cuarto de la tarde, la Reina abandonaba el museo y la ciudad, a la que tiene previsto regresar pronto.

Una fotografía con los popes

En la visita, que se prolongó durante casi una hora, la Reina, que recibió las explicaciones directamente del comisario de la muestra, Fernando Marías, se mostró muy interesada en «La dormición de la Virgen», un temple sobre tabla que ha costado mucho traer desde la iglesia de la Kiomésis de Syros. De hecho el metropolitano de la isla de Syros, Dorotheos II, y otros popes han estado presentes en la inauguración y Doña Sofía se quiso fotografiar con ellos junto a esta tabla que tiene no solo un importante valor artístico - ya que pertenece a la primera época del Greco- sino también religioso.

La Reina estuvo muy pendiente de que esta instantánea saliera perfecta y pidió al fotógrafo de la Casa Real que repitiera la imagen para que se viera bien la tabla sagrada. Los popes le reglaron a la Reina una réplica de «La Dormición» y el arzobispo de Toledo, Braulio Rodríguez, también tuvo un detalle con ella.

Doña Sofía también mostró un gran interés por otros cuadros de la exposición, como «Santiago el Mayor, de peregrino», que forma parte de la colección permanente del Museo de Santa Cruz, según han explicado fuentes de la Fundación Greco 2014.

La Reina confesó que volverá a visitar la muestra de forma más «pausada» y fuera del protocolo de la inauguración. Además, Doña Sofía, como ayer informó ABC, tiene previsto estar presente en el concierto que dirigirá Ricardo Mutti en la catedral de Toledo el próximo 12 de abril, con al interpretación de el Réquiem de Verdi por parte de la Orquesta y Coro del Teatro Real.

Tras recorrer la exposición, se sirvió en el patio de Covarrubias del Museo un cóctel que incluía quesos de Castilla-La Mancha, zumos de frutas, alcachofas encurtidas a la griega, ventresca en aceite de oliva y asadillo, quiche vegetal, empanada de bacalao con pasas, mojete manchego, lomo de gamo asado, vino de Casa del Valle, de Yepes, pestiños y bizcocho de mazapán.

A la inauguración de la exposición también asistió el ministro de Cultura, José Ignacio Wert; la presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal; el alcalde de Toledo, Emiliano García-Page, y los presidentes de la Fundación El Greco 2014, Gregorio Marañón, y del Patronato del Museo del Prado, José Pedro Pérez-Llorca. Asimismo, acudió el presidente de las Cortes de Castilla-La Mancha, Vicente Tirado; el delegado del Gobierno, Jesús Labrador, el consejero de Educación, Marcial Martín y el presidente de la Diputación de Toledo, Arturo García-Tizón. Otras caras conocidas han sido la modelo Eugenia Silva, que es la vicepresidenta de la Junta de Protectores de la Real Fundación Toledo; la escultora Cristina Iglesias, que este Año Greco instalará tres proyectos en la ciudad de Toledo, y los embajadores de Gran Bretaña y Rusia.

Tras terminar la visita, el comisario de la exposición, Fernando Marías, que está muy satisfecho con el resultado de la muestra, aseguró a los periodistas que a la Reina, que es «una persona nacida en Grecia», lo que más le ha gustado es «la fusión de elementos griegos y occidentales» de la obra del pintor cretense, algo que se muestra en la primera parte de la exposición. «La primera sala, donde hay más presencia del mundo griego, le ha debido llevar a tiempos juveniles y experiencias en iglesias griegas», según explicó Marías, que desveló que Doña Sofía ha tenido la oportunidad de hablar en griego con el obispo de la iglesia de Siros.

Desde este sábado y hasta el próximo 14 de junio, la muestra, por fin, ya se puede visitar. Han sido muchos los invitados que han visto por primera vez este impresionante homenaje de Toledo a El Greco y la palabra que mas se repetía era la «emoción» y la oportunidad histórica de por poder contemplar esta obras míticas en un único espacio. «Toledo se ha convertido hoy en la capital cultural del mundo», comentaba a ABC muy orgulloso el concejal de Cultura, Jesús Nicolás. También emocionada se encontraba la portavoz del PP del Grupo Municipal Popular, Claudia Alonso, que repitió, al igual que el presidente de la Diputación, Arturo García-Tizón. Y es que por la tarde un grupo de invitados de la ciudad pudo también disfrutar de «El griego de Toledo», formando ya las primeras colas en la puerta del Museo, cuya actividad será frenética a partir de ahora.

La muestra estará abierta hasta el 14 de junio en el Museo de Santa Cruz y en otros cinco edificios de la ciudad: la sacristía de la Catedral, la iglesia y la sacristía del Hospital Tavera, la iglesia de Santo Tomé, el convento de Santo Domingo el Antiguo y la capilla de San José.

Comisariada por el académico Fernando Marías, «El griego de Toledo» es un proyecto que no se circunscribe a un único espacio sino que incorpora otros edificios que conservan las pinturas originales que pintó el Greco para estos mismos lugares. La exposición se articula en cuatro grandes secciones que se abren con el cuadro «Vista y plano de Toledo» y el autorretrato del Greco. A continuación, se adentra en los lienzos religiosos de su primera etapa, repasa la visión más tradicional que se tiene del pintor, muestra sus retablos y también aborda a El Greco como «inventor de mundos alternativos» .