Ventura del Alamo, un hostelero muy conocido en Toledo, sirve sus migas el mítico bar Trébol, muy cerca de la plaza de Zocodover
Ventura del Alamo, un hostelero muy conocido en Toledo, sirve sus migas el mítico bar Trébol, muy cerca de la plaza de Zocodover - A.P.H.
sociedad

Las migas, plato de moda navideño en Castilla-La Mancha

En estos días se suceden los concursos por toda la región y en Toledo los bares sirven este plato el día 24 y el 31 por la mañana, una tradición que cada año va a más

Actualizado:

Ni langostinos, ni cochinillo, ni pavo. En los últimos años, en Castilla-La Mancha se ha puesto de moda celebrar estos días tomando migas con los amigos y la familia, sobre todo en Toledo y Gualadajara. Se puede recorrer una auténtica ruta de las migas, que comienza con una de las citas más tradicionales, el Concurso Nacional de Urda, en la la provincia de Toledo, a tan solo hora y media de Madrid, que se celebra el domingo día 8 de diciembre, y que este año llega a su XXXIII edición. Son un total de 200 concursantes con un jurado compuesto por destacados restauradores y profesionales del turismo, que seleccionan a las cuatro sartenes finalistas, que se llevan surtidos lotes de productos manchegos. En Jadraque, Guadalajara, también muy cerca de Madrid, tiene lugar la Fiesta de las Migas, declarada de Interés Turístico Provincial, el segundo domingo de diciembre. Este año se celebra su XXXIV edición, una cita cultural y turística con la gastronomía popular jadraqueña y castellana como eje central que está organizada por la Asociación Cultural «Reconquista» de Jadraque y que reúne a miles de personas de toda la comarca.

Pero las migas se han convertido en un auténtico fenómeno en la ciudad de Toledo los días 24 y 31 de diciembre. Los toledanos salen esos días por la mañana a la calle para compartir migas, vinos y cervezas por los barrios y bares de toda la ciudad que ese dían sacan barras a la calle. Es un día de encuentros y de compartir con amigos y la familia este suculento aperitivo que deja a más de uno casi sin fuerzas para degustar las cenas familiares. Todo comenzó hace 25 años en la plaza de Cuba, una moda que se fue extendiendo primero al barrio de Santa Teresa y, después, por toda la ciudad y la provincia. Ahora no hay bar o restaurante que en estos días no sirvan las típicas migas a sus clientes, una costumbre que atrae también a personas de los pueblos de alrededor a Toledo.

Pero las migas son típicas también en muchos pueblos de la región que celebran jornadas y concursos, en especial, durante los meses de invierno. Es costumbre también en Los Yébenes, San Martín de Montalbán, Gerindonte, Castillo de Bayuela, Mora, Cebola, Bernuy o Pastrana.

Una receta sencilla, con un recuerdo árabe