OPINIÓN

LA CULTURA RURAL

VENTURA LEBLIC - Actualizado: Guardado en: Actualidad

En las ciudades existe un tipo de cultura y en campo otra, parece una obviedad, y aunque cada vez mas todo se globaliza con la información, no debemos entender que solo es cultura la académica, que por cierto también existe en el medio rural con solo comprobar las estadísticas de alumnos en diferentes niveles de formación incluido el universitario que lentamente condicionan en mayor medida los criterios y preferencias relacionados con el trabajo y la calidad de vida de nuestras zonas rurales. La cultura va mas allá de los conocimientos académicos o tener hábitos y costumbres urbanitas, cultura es también reconocer y respetar otros modos de vida, valores, pautas de relación y capacidad de respuesta ante los problemas que se plantean en la vida ordinaria.

La cultura rural es tan respetable como otra cualquiera y se ha formado con la incorporación de experiencias de siglos, inteligencia y mucho sentido común, además de otros elementos propios evolucionados o asimilados del exterior, procedentes de la comunidad científica y académica. Es en definitiva una cultura de síntesis, diversa y rica y por lo tanto uno de los potenciales del mundo rural que no podrá estar ausente en los proyectos de desarrollo, especialmente para impedir que nuestras zonas rurales caigan en modos urbanitas y globalizantes. Deseamos un desarrollo que respete nuestra identidad, con modelos sostenibles, con un tejido social, industrial y comercial creativo y original que pueda mantener índices de bienestar y avance social, basado en definitiva en la cultura de la solidaridad entre los pueblos como base para el desarrollo.

Las diferencias entre países, regiones o comarcas, pueblos o generaciones se manifiesta principalmente desde la cultura, de donde nace el concepto de identidad. Por ello si pensamos en el desarrollo de nuestros pueblos debemos considerar como uno de los factores a tener muy en cuenta la cultura de los territorios a intervenir. Dice Bernard Kayser que “cualquiera que sea la forma que adopte la cultura, esta constituye el mejor y el mas eficaz de los vectores de desarrollo ya que contribuye a la valorización del potencial colectivo y favorecen el crecimiento de la personalidad de los individuos”

No queremos en el mundo rural la uniformidad de la globalización, queremos mantener nuestras diferencias, nuestra identidad, para poder competir con las garantías y medios suficientes desde “otro” espacio integrado socialmente, sólido, moderno y dinámico, innovador y creativo.

Por ello es tan importante contribuir al mantenimiento y promoción de la cultura en y de nuestros pueblos unidos en territorios comarcales. La cultura rural está solo accesible para aquellos que se acercan a ella sin tópicos preconcebidos, con respeto y con capacidad para entender los problemas y colaborar activamente con soluciones cercanas al pueblo, imaginativas y eficaces. Invertir en cultura en hacerlo en desarrollo.

Toda la actualidad en portada

comentarios