Mira en el video un análisis del producto - VIDEO: SERGIO MARTÍN-PEÑASCO MORENO

Commodore 64: el ordenador más vendido de la historia resucita en formato mini

En su momento, de hecho, y no era barato hacerse con uno de ellos, vendió cerca de unos 17 millones de unidades

MADRIDActualizado:

Vivimos en la era de la nostalgia. Lo demuestran las series de televisión, muchas películas hasta la literatura hace un hueco al pasado. El mundo de la tecnología, sin embargo, y en especial la industria de los videojuegos, ha estado apoyado en los cambios y avances técnicos producidos en cada época. El ocio electrónico saca pecho de la evolución de los gráficos, que persiguen el fotorrealismo. Pero una pequeña parte de sus aficionados siguen teniendo un especial cariño y atracción por la retroinformática y los juegos clásicos que marcaron una época.

Hay quien, y sorprendería la cantidad de gente que lo hace, sigue desarrollando títulos para máquinas de 8 bits. La industria de la tecnología ha sabido enchufarse a esa idea de mantener el legado. En los últimos años han aparecido dispositivos y aparatos electrónicos que mantienen esa esencia pretérita. Nintendo ha sido una de esas firmas que han aprovechado la tendencia comercializando dos de sus consolas míticas, la NES y la Super Nintendo, pero en formato mini. Una oportunidad para no solo recordar sino para experimentar con lo clásico y, por qué no, mostrarles a las nuevas generaciones una parte de la historia.

Uno de los ordenadores más recordados y queridos salió en 1982. Han pasado treinta y cinco años y, pese a todo, se le sigue rindiendo culto. Es el Commodore 64, el ordenador más vendido de la historia que ahora florece de nuevo en un formato mini. Este equipo doméstico de 8 bits destacó por ofrecer unos gráficos y otras prestaciones por encima de sus competidores. En su momento, de hecho, y no era barato hacerse con uno de ellos, vendió cerca de unos 17 millones de unidades. Inspiró a músicos y, gracias a ellos, muchos programadores quedaron prendados del código. El modelo de antaño reproducía una paleta de 16 colores y se empleaba el lenguaje de programación BASIC. Entre otras cosas, aceptaba la conexión directa de periféricos sin necesidad de una interfaz de conexión además de contar con dos puertos de conexión de mandos de juego en forma de joysticks.

Ahora ha regresado a la vida en un formato de pequeñas dimensiones. El proyecto TheC64 ha logrado crear una réplica exacta de aquel equipo, pero a un menor tamaño. En su interior vienen preinstalados 64 juegos clásicos pero es posible cargar otros tantos a través de un puerto USB a partir de diversas librerías de juegos que se pueden encontrar por internet. Entre ellos se pueden encontrar «Impossible Mission», «Paradroid», «California Games», «Boulder Dash» o «Hysteria», unos títulos que marcaron época.

El teclado del ordenador no es funcional, pero a partir de un teclado virtual que aparece en pantalla es posible, incluso, acercarse al lenguaje de programación BASIC en caso de que se tengan conocimientos para ello. Eso sí, esto resulta especialmente farragoso y no es demasiado cómodo. En cualquier caso, está destinado a un público que posiblemente añorará aquella época de gráficos sencillos, niveles extremos y música atornillante.

Su manejo es muy sencillo. Tan solo hay que conectar un cable HDMI -que viene incluido- a la televisión o un monitor. El dispositivo ofrece, para lograr una mejor experiencia, varios tipos de visualización, entre los que se encuentra la posibilidad de emular monitores CRT a una calidad de imagen HD. También es necesario enchufarlo a la red eléctrica. Viene con un mando en forma de joystick con el que se pueden realizar unas tareas sencillas y jugar a los diferentes juegos. La conclusión es simple tiene más de nostalgia que de informática.