Fortnite vs PUBG: por qué estos videojuegos están causando tanta sensación

Estos dos títulos multijugador acumulan audiencias millonarias y han potenciado un género con mucho futuro, «battle royale», al tiempo que le salen copias por doquier

MADRIDActualizado:

El año pasado empezó el furor. El fenómeno no había hecho más que comenzar. En estos primeros meses de vida de 2018 parecen ya imparables. Tanto «Fortnite» como «PlayerUnknown's Battlegrounds» (PUBG) se han convertido en dos de los videojuegos más exitosos del momento. Aunque existen importantes diferencias, ambos han contribuido a la explosión del género llamado «battle royale», que combina los elementos de un videojuego de supervivencia con la jugabilidad de un último que siga en pie. Aunque este estilo de juego ya existía con antelación, ahora vive su momento de gloria.

Toda una puesta en escena en donde un centenar de usuarios conectados a internet en tiempo real se enfrentan unos a otros en largas partidas en donde el ganador es aquel que sigue con vida. Ambos juegos sueltan a los jugadores en superficies áridas y extensas en donde deben aprovechar las coyunturas y los escenarios que se encuentren para sobrevivir a los sorpresivos e inesperados ataques de los demás jugadores. Nadie está a salvo de recibir un golpe por detrás o un disparo en la frente.

Tanto «Fortnite» (Epic Games) como «PUBG» (Bluehole Studio) maman del mismo manantial, el de la competición de todos contra todos. Para ello, hay que reforzarse, recoger arsenal que se encuentra el jugador a su paso y lanzarse al campo de batalla a sabiendas que el principal objetivo es, en efecto, ser el último en ver morir a su personaje. Para los neófitos en estas lides, es probable que alguno de estos juegos sea uno de los principales modos de entretenimiento de tus hijos, tus vecinos o tú mismo. Veamos, una partida arranca situando a los diferentes personajes de los jugadores en un vasto mapa. Todos ellos empiezan su aventura con el mínimo equipamiento. Es decir, no se le dan demasiadas ventajas al inicio salvo la posibilidad de personalizar la estética de los personajes. Entonces, cada uno es libre de ir a dónde quiera.

Sin embargo, sí existen diversos elementos, algunos estéticos y otros a nivel jugable, que les separan. Por lo pronto, su modelo de distribución. El primero, de momento, su descarga es gratuita. Ello ha contribuido a que miles de «youtubers» y conocidos jugadores abracen a este juego para auparlo a ser uno de los que más audiencia recibe y a ser, sin lugar a dudas, uno de los más populares en la actualidad. Contiene micropagos, que le ha permitido acumular ingresos de 126 millones de dólares. Está disponible en muchas plataformas (PC, Xbox One, PlayStation 4 y, desde hace poco, también en móviles Android e iOS), lo que ha contribuido indudablemente a ganar adeptos por todo el mundo.

De hecho, ya es el juego más jugado en YouTube, por delante de «Minecraft». Mientras, el segundo dispone de una versión para ordenadores, Xbox One y, también, acaba de desembarcar en el entorno móvil. En el caso de «PUBG» (29,90 euros en su versión PC), solo hay que ver los números: más de 45 millones de usuarios. «Fortnite» también ha marcado récords (3,4 millones de personas jugando al mismo tiempo y cerca de 45 millones de usuarios totales).

Otro aspecto que les distancia pese a tratarse de integrantes del mismo género es el enfoque. Mientras que «Fortnite» apuesta por un ritmo de juego más vertiginoso y una estética más descarada, «PUBG» se ha movido en un entorno más fotorrealista, aunque le pasa factura algunos problemas técnicos derivados de su visión como juego inacabado. Un aspecto diferencial entre ambos es la posibilidad de construir fortalezas. Así, en «Fortnite» hay que ir también levantando muros y edificaciones gracias a los objetos que vamos recogiendo a nuestro paso. Algo similar a lo que sucede en «Minecraft», otro de los videojuegos más exitosos de los últimos tiempos.

Aunque existen planes de trasladar estos títulos a un entorno competitivo y convertirlos en una modalidad dentro de los «eSports» o «deportes electrónicos», lo cierto es que todavía no han logrado traspasar esta franja. Por audiencia no es, dado que ambos suman datos de visualizaciones de partidas increíbles. Miles de personas siguen el trasiego de muchos jugadores de todo el mundo en las diferentes plataformas de retransmisión en «streaming».

Si bien es cierto que el género «battle royale» no es totalmente nuevo, los aficionados al ocio electrónico se pueden encontrar otros títulos que apuestan por el mismo modo de juego. «H1Z1: King of the Kill» o «DayZ», en donde aparecen zombies, o los próximos «Project X» (que promete hasta 400 jugadores), así como modos de juego dentro de «ARK: Survival Evolved» o los futuros «Hunt: Showdown» o «Islands Of Nyne».