Mira en el vídeo el videoblog - JESÚS CUESTA

Videojuegos «indies»: un fenómeno en auge en España

ABC visita el programa PlayStation Talents en Madrid que propone apoyar a los jóvenes creadores en esta industria

MADRIDActualizado:

La industria del videojuego, en su segunda edad de oro, intenta traspasar una nueva frontera gracias a internet. Allanando el terreno para convertirse en un territorio «indie», se produce una evolución importante. Más allá de las grandes producciones como «Grand Theft Auto V», «The Division» o «Destiny», títulos que marcan las ventas mundiales, comienzan a hacer presión creadores que, con creatividad y buenas ideas, luchan por abrirse un hueco en este sector, que solo en España mueve más de mil millones de euros anuales, según datos del informe de la Asociación Española de Videojuegos.

Más allá de las grandes superproducciones, la industria de los videojuegos se fortalece de creadores de perfil independiente que, con escaso presupuesto en muchas ocasiones, soplan la bandera de la innovación y creatividad. Lo cierto es que el fenómeno no es nuevo. En los primeros años hasta convertirse en un sector tan potente como el cine y la música, unos pocos exploraban los primeros caminos del ocio electrónico.

Agitando el mercado

Aunque tal vez nos llevan unos años, en España comienza a florecer estudios y jóvenes creadores que, unidos por ilusión e ideas creativas, intentan replicar el mismo efecto que el obtenido a nivel mundial por «Minecraft», un videojuego de construcción que ha agitado el mercado con una propuesta fresca e interesante. Pero éste es, de momento, una gota en un mar dominado por los grandes lanzamientos.

El fenómeno del juego «indie» se abre hueco. Solo en España, se estiman que el 90% de las cuatrocientas empresas relacionadas con el mundo del videojuego se declaran independientes. Eso no hace más que reforzar la idea de que el sector se mueve a dos velocidades, como va sucediendo desde hace tiempo en la música o el cine. Otro ejemplo del poderío de este tipo de creaciones es el impulso de ferias nacionales como Madrid Games Week, que en su última edición dedicó gran parte de su escaparate a mostrar tendencias de esta factura.

«Talento hay», asegura a este diario Roberto Yeste, responsable de contenidos de PlayStation España. La multinacional japonesa Sony ha puesto en marcha un programa de apoyo a creadores independientes, PlayStation Talents, que ejerce a modo de incubadora de futuros lanzamientos. De momento, son siete los videojuegos en desarrollo, lo que supone una iniciativa pionera en este negocio. Desde un espacio cedido por la filial española en Factoría Cultural en Matadero Madrid, diferentes estudios formados por jóvenes creadores principalmente trabajan en un entorno «coworking» para sacar adelante sus proyectos. «Es la cantera», asegura el directivo. Microsoft, su gran rival, dispone de un programa denominado ID@xbox que permite que los desarrolladores autoediten sus juegos.

Apoyo

José Luis de Arteche, diseñador del estudio independiente Five X Gamer, que se encuentra en proceso de terminación de un videojuego de coches y acción multijugador denominado «Motor Strike», confiesa que los videojuegos «son cultura» porque une todas las «disciplinas artísticas» como la pintura o la música además de dar un paso hacia atraer de una manera interactiva al espectador, en este caso el jugador. En la misma línea apunta su compañero de profesión Jesús Antonio de la Torre, quien reconoce que los llamados «Triple A» -videojuegos de gran presupuesto como el exitoso «Grand Theft Auto V»- están a un nivel al que los indies «no pueden llegar» pero, por contra, tienen «mucho más espacio para innovar».

Por esta razón, no siempre se encuentra uno con un título pensado para otro tipo de públicos. Desarrollado por Koth Studio, «Arcade Land» es el primer videojuego español adaptado para que sea jugable también por niños y jóvenes con parálisis cerebral cuya movilidad es limitada. El título está pensado para que los jugadores de todas las edades puedan controlar su avatar con el mando y aquellos con movilidad reducida o incluso niños de corta edad, puedan manejarlo mediante movimientos corporales usando la PlayStation Camera y su torso o la cabeza.

Ahondando en la idea de que los videojuegos son cultura, «Nubla», otra interesante propuesta «made in Spain» en forma de aventura gráfica cuya onírica historia basa sus escenarios en algunos de los cuadros de la colección permanente del museo Thyssen. Se trata de un interesante proyecto educativo que pone en diálogo el arte, la tecnología y las nuevas narrativas, generando una reinterpretación creativa de las obras del museo.

Explorar ideas creativas

Por su parte, David Osorio, desarrollador del estudio Moon Factory que ha creado el videojuego «Rollin' B.O.B.», explica que es necesario que el equipo esté «cohesionado» y «fusionado» para obtener un resultado óptimo. En este caso, trabajan para lanzar próximamente un original título de plataformas que utiliza el giroscopio del mando de la PlayStation 4 como una de las mecánicas del juego. Innovar y crear un videojuego es tarea ardua y, en muchas ocasiones, poco agradecida. Es más, se podrían citar varios ejemplos estremecedores sobre la inversión y dedicación expuesta en la creación de un juego y que ha costado al creador tiempo y dinero hasta el punto de incluso arruinarle la vida.

«Es posible hacerlo desde España, pero hay mucha dificultad. Hacer juegos no es una empresa barata y tenemos que trabajar en otras cosas», sostiene Darío Ávalos, director del juego «Dogchild», un divertido título que intenta a su vez inculcar sobre el cuidado de los perros. «Si realmente los grandes se dieran cuenta de que esto es una industria muy prometedora evitaríamos la fuga de talentos». Un caso de éxito se puede encontrar en «Dead Synchronicity», aventura gráfica postapocalíptica creada por Fictiorama Studios tras una imponente campaña de «crowdfunding».

Dificultades

Sin embargo, no todo es oro lo que reluce. «Nunca ha sido tan fácil hacer un juego y nunca ha sido tan difícil darlo a conocer», se lamentaba Juan Raigada, del estudio Heart full of Games, durante una charla en la pasada edición de la feria Ficod. Tras su periplo artístico, uno de los proyectos más ambiciosos de España, «Rime», ha vivido su particular infierno para intentar salir adelante. Han sido unos meses de incertidumbre en el estudio Tequila Works que, tras romper con Sony, han recuperado los derechos sobre la propiedad intelectual de este videojuego de aventuras en mundo abierto que se adentra en los universos de los pintores Joaquín Sorolla y Salvador Dalí.