e3

«Resident Evil 7»: reimaginando la franquicia otra vez

La nueva entrega presentada en la conferencia de Sony que supone un cambio radical cuando se cumplen veinte años del primer título

Actualizado:

«Resident Evil» salió al mercado en 1996y llevó al género de los Survival Horror a su cota más alta de popularidad. El gran éxito que las peripecias de Jill y Chris en la mansión Spencer llevó a Capcom a producir dos secuelas con bastante rapidez que expandieron notablemente la mitología en torno a los virus de la corporación Umbrella.

Sin embargo, en 2002, su creador original Shinji Mikami no consiguió el éxito comercial deseado con el remake del primer título para Gamecube, lo que llevó al estudio a ponderar el trabajo que habían ido realizando para la cuarta entrega numerada de la saga. Después de unos años de varios spin-offs y títulos secundarios, «Resident Evil 4» llegó al mercado a principios de 2005 como título exclusivo de la consola de Nintendo (algo que no dudaría demasiado) y revolucionó los juegos de la próxima década con su decisión de colocar la cámara por encima del hombro, algo en apariencia nimio pero que sigue influyendo los videojuegos de hoy en día.

A pesar de que el título es considerado como uno de los mejores de la historia, cambió la franquicia de forma dramática, situándola más firmemente en el género de la acción. Los títulos posteriores profundizaron más y más en esta dirección hasta la saturación absoluta que fue «Resident Evil 6», un desastre colosal aquejado de una profunda crisis de identidad. El juego vendió bien, pero no llegó a ser el éxito que Capcom esperaba después de la cantidad de millones que invirtieron en él (se llegó a decir que hasta 600 personas habían estado involucradas en el proyecto). Con el cambio de generación quedaba claro que era la hora de volver a replantear los pilares de la saga.

El resultado es «Resident Evil VII: Biohazard» (en Japón es Biohazard VII: Resident Evil, curiosamente), un juego de terror en primera persona, diseñado con la realidad virtual en mente, que abandona por completo y de manera radical todo signo de acción. Capcom presentó en la conferencia de Sony un tráiler, una demo bajo el nombre de Beginning Hour (la primera hora) y una fecha de salida, 24 de enero de 2017, demostrando que confían mucho en su nueva creación. La demo está ambientada en una casa abandonada en las profundidades pantanosas de Lousiana, en Estados Unidos.

El objetivo es escapar, recogiendo objetos e interactuando con los diferentes elementos del escenario. Desde el primer momento resultan inevitables las comparaciones con PT, la demo del malogrado «Silent Hills» que iba a diseñar Hideo Kojima: posee una estructura cíclica, el escenario es claustrofóbico y oscuro y los puzles no son simplemente obtusos, sino que resultan casi imposibles.

Varios días después de su salida, ni siquiera el poder colectivo de internet ha descubierto todavía para qué sirve cierto objeto y si se puede escapar con vida de alguna forma. Teniendo en cuenta que PT, con lo absurdo que era, no aguantó más de 24 horas sin que descubrieran su gran secreto, los diseñadores de Capcom se pueden congratular. O puede que todo sea parte de una broma gigantesca a los fans, que tampoco sería la primera vez.

Lo que sí sabemos es que la demo no formará parte del juego final, algo que tiene sentido dado el diseño tan oscurantista, sino que busca dar una idea concreta de lo que podemos esperar: una atmósfera opresiva, unas mecánicas de juego más cerca de la aventura gráfica que de la acción propiamente dicha, una perspectiva en primera persona, realidad virtual (pero no obligatoria) y mucho, mucho miedo.

Aunque a priori pudiera parecer una obra de corte más indie que otra cosa (como «Outlast Layers of Fear») el juego es la séptima entrega numerada de la saga principal, no un título menor. El cambio es radical, pero el equipo demuestra una confianza apropiada. En enero se propagarán por la red miles de vídeos de jugadores reaccionando al título, pero hay razones para pensar que debajo de todo reside un buen juego de terror. Estará disponible para PlayStation 4, Xbox One y PC a partir del 27 de enero.