La industria del videojuego en España facturó en 2016 1.163 millones de euros
La industria del videojuego en España facturó en 2016 1.163 millones de euros - ABC

El Estado apoya con 5 millones de euros al videojuego «made in Spain»

El Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital, a través de la entidad pública empresarial Red.es, ha convocado una nueva línea de ayudas para el desarrollo, la comercialización y la internacionalización del sector del videojuego en España

MADRIDActualizado:

La industria del videojuego en España parece vivir una buena época: en 2016 facturó 1.163 millones, un 7,4% más que el año anterior (un aumento que no se repetía desde 2009), y se consolida por delante del cine y la música. Los «gamers» españoles, que suman alrededor de 15 millones en nuestro país, van creciendo gracias a fenómenos como los eSports, que se convierten en verdaderos espectáculos y que tienen sus propios ídolos, y la democratización de una afición que ya no requiere de un equipo potente, sino que abre las puertas a la diversión desde un sencillo smartphone.

Pero España no se quiere limitar a ser simple receptor y la intención es convertirse en una verdadera potencia del desarrollo de videojuegos, recogiendo parte de ese «goloso» pastel que generan las hordas de jugadores españoles. Con más de medio millar de empresas enfocadas en la creación (además de los desarrolladores independientes), el objetivo cada vez más claro es poder verse las caras con Alemania o Reino Unido, «bestias pardas» de la industria, y para ello muchos de ellos han alzado la voz para exigir el apoyo de las instituciones públicas.

Éste acaba de llegar a través de la convocatoria publicada este viernes en el Boletín Oficial del Estado, que recoge ayudas para «el desarrollo, la comercialización y la internacionalización del sector del videojuego en España que movilizará 5 millones de euros». Si bien la cuantía está por debajo de los 6,25 millones anunciados por el secretario de Estado para la Sociedad de la Información y la Agenda Digital, José María Lassalle, la medida ha sido acogida con entusiasmo por la industria que se ha coronado como base de la producción audiovisual española.

Hasta 150.000 euros por desarrollador

En concreto, estas ayudas estarán financiadas con cargo a los Fondos Europeos de Desarrollo Regional (FEDER) del periodo de programación 2014-2020 y su importe será del 80% del presupuesto subvencionable, hasta un máximo de 150.000 euros por beneficiario. La cuantía mínima del proyecto subvencionable presentado en solicitud será de 20.000 euros.

Para beneficiarse de estas ayudas es requisito indispensable que la facturación no supere los dos millones de euros y se cuente con una plantilla de hasta diez trabajadores. Además la empresa tiene que tener con una antigüedad mínima de seis meses de vida y que entre los empleados esté presente alguno que haya participado en un proyecto publicado previamente.

Red.es, organismo dependiente del Ministerio, quiere «promover el emprendimiento y la consolidación» de las empresas en este sector y remarca que España representa internacionalmente «un mercado importante», ya que se coloca como cuarta potencia a nivel europeo y octava a nivel mundial. Pero esto no es suficiente para dar respuesta a la abrumadora demanda interna. «El principal reto es consolidar los estudios independientes, conseguir hacerlas crecer y escalar internacionalmente, de forma que surjan empresas tractoras que refuercen el conjunto de la industria. También se precisa apoyar el acceso a mercados internacionales de forma distinta a como se hace en sectores tradicionales», señala.

Los desarrolladores acogen la medida con optimismo

Los desarrolladores de software han valorado positivamente las medidas aprobadas. «Estas ayudas son un importante punto de partida y marcan un antes y un después para el desarrollo español de videojuegos», señala Emanuele Carisio, secretario técnico de la Asociación Española de Empresas Productoras y Desarrolladoras de Videojuegos y Software de Entretenimiento (DEV), en declaraciones a ABC.

En su opinión, estas subvenciones representan una gran oportunidad para comenzar a crear el «ecosistema necesario para asentar y consolidar la industria española» para «empezar a construir para que en futuro no muy lejano podamos afianzarnos como referentes» en el desarrollo de videojuegos a nivel internacional. «Tenemos que superar el “gap” que existe entre el consumo de videojuegos en España y lo que la industria propia aporta», añade.

En ese sentido, Carisio considera positivo que en los requisitos para optar a las ayudas se encuentren también referencias a planes de comunicación e internacionalización de los proyectos que son claves para alcanzar el éxito, más allá del desarrollo del proyecto en sí.

«Quedan algunas aclaraciones pendientes, que seguramente se confirmarán al publicarse la convocatoria, como la inclusión entre los beneficiarios de los estudios de desarrollo representados por un trabajador autónomo y el hecho de que el equipo tenga que estar integrado por algún profesional con experiencia que haya publicado algún juego», insiste.

Por otro lado, desde DEV han subrayado que las ayudas de apoyo al sector incluyen algunos requisitos específicos como la puesta en marcha de una auditoria previa, que derivan de las obligaciones previstas por ser fondos europeos (FEDER), que están sujetos a una normativa muy concreta y que es de obligado cumplimiento. «Entendemos que el control y supervisión del gasto puede acostumbrar a los estudios más pequeños que empiezan su viaje empresarial en la industria del videojuego a pensar como empresas, que es un déficit importante en nuestra industria», concluye Carisio.