E3

PlayStation 4 vs Xbox One: una guerra por la conexión a internet

Actualizado:

En la evolución de las consolas, la nueva generación viene precedida de un cambio en el hábito de los consumidores. Tras su fracasado intento de generar expectación durante la presentación en febrero de la consola en la que solo mostraron el controlador, Sony ha dado un golpe de efecto en la feria mundial de videojuegos E3 2013 con varios aspectos como el precio de la PlayStation 4 y la conexión con internet.

El centro del hogar

Este cambio de era tiene dos formas distintas de enfrentarse. O tener un dispositivo todo en uno o convencer que lo singular es mejor. La Xbox One pretende unir entretenimiento y videojuegos en un mismo sistema e, incluso, el centro neurálgico del salón. Se sitúa en el centro de todos los juegos, televisión, películas, música, deportes y Skype. ¿Funcionará? Cabe señalar que la PS4 es más potente en la ejecución gráfica que su rival, es decir, gráficos más conseguidos y espectaculares.

Controladores

Microsoft ha presentado una integración más ambiciosa y profunda de SmartGlass, tanto para controlar el sistema operativo de la consola (podemos lanzar un juego y comprar contenidos, por ejemplo) como en los videojuegos. La compañía lo mostró jugando a Killer Instinct con un «tablet». El mando inalámbrico «Dual Shock 4» ha sido totalmente remodelado e incluye una superficie táctil y el botón compartir para grabar, emitir en tiempo real y subir a las redes sociales -Facebook y uStream- vídeos de las partidas y los logros del jugador.

Conexión a internet

Microsoft presentó la Xbox One, pero quiso dejarse en el tintero varias cosas como la obligatoriedad de estar conectada a internet al menos una vez al día. Tal vez para tantear al mercado y ver cómo reaccionaría. En esta ocasión, Sony mostró por primera vez la máquina y lanzó una impresionante pulla a la competencia: PS4 no necesitará conectarse una vez al día. Este es otro aspecto a tener en cuenta a la hora de decidirse por una u otra consola.

Intercambio de juegos

Sony lo tiene claro: no restringirá de ninguna forma el mercado de segunda mano. Lo importante es que jueguen y disfruten. ¿Para qué evitar este «mercadeo»? En la PS4, los videojuegos de segunda mano funcionarán al igual que en videoconsolas más antiguas y los usuarios podrán prestarle a cualquier persona un juego sin problemas.

Sin embargo, la política de Sony puede conllevar algún que otro inconveniente, ya que no contempla el préstamo de copias digitales, como sí hace Microsoft, pese a limitar el préstamo de discos físicos. Los juegos descargados para Xbox One se podrán prestar, pero no así los de PS4, como ocurre con iOS.

Precios dispares

Sin duda, lo que más llamará la atención al consumidor es su precio. La Xbox One, que llegará en noviembre, costará 499 euros, mientras que la PlayStation 4, que se empezará a vender en Navidades, se irá a cien euros menos, 399 euros, un aspecto que será decisorio a la hora de meterla en el hogar.