análisis

«NBA 2K16»: aumenta el nivel, pincha en el cine

Actualizado:

Es, sin duda, el mejor simulador de baloncesto del momento. Desde hace ya varias temporadas, la serie da lo mejor de este deporte y explora unas mecánicas muy realistas en donde la dificultad forma parte de su enmarañado mundo. «NBA 2K16» mantiene el nivel de la entrega anterior pero, en esta ocasión, juega con el modo historia de una manera muy novedosa.

Dirigida por el cineasta Spike Lee -aficionado a este deporte-, el sistema permite explorar y recrear las vivencias y experiencias de una joven promesa hasta alcanzar el cénit de su trayectoria. Entrenamientos, primeros partidos de instituto, ojeadores que no le pierden de vista y una serie de partidos que obligan a sacar las mejores armas sobre el jugador diseñado (la personalización es bastante profunda y existe un gran abanico de elementos). Secuencias muy «peliculeras» se entrelazan entre cada encuentro, que pueden omitirse para una visualización final bastante conseguida en cuanto al guión. Aunque ese es el problema, que tampoco es que aporte un gran atractivo, da una sensación de desconexión con el baloncesto y va perdiendo interés.

En el modo «MyTeam», los jugadores pueden dirigir su propio equipo personalizado, realizando una selección de los jugadores favoritos, tanto actuales como históricos, seleccionando las equipaciones y otros detalles que rodea el espectáculo. El progreso varía en función del dinero virtual acumulado y canjeado. Una de las novedades es el modo ProAm, que permite llamar a contactos para jugar (cinco contra cinco), diseñar su propio logotipo, camiseta y pabellón para personalizar la imagen de tu equipo. Precisamente, el gran problema a resolver será la conexión y la carga de partidos online.

El juego va al grano gracias a un menú sencillo. Partidos contra la máquina, en donde la Inteligencia Artificial (mejorada y modificable en cinco niveles) persiste como un rival difícil, duelos contra otro rival y enfrentamientos en multijugador son las bazas jugables. Los aficionados que debuten en la serie se encontrarán con unas mecánicas algo rebuscadas pero que, conforme progresamos, vamos sacándole punta. Amagos, quiebros, lucha por los rebotes, pases rápidos, bandejas, tapones son algunas de las posibilidades. La certera combinación de los movimientos mediante los dos joystick de los controladores son indispensables para la precisión. Con las nuevas mejoras técnicas se persigue dotar de mayor realismo, y lo consigue.

El juego permite sustituir a los jugadores, optar por estrategias diferentes, buscar los espacios. En consecuencia, «NBA 2K16» garantiza fidelidad con el espectáculo. El atractivo de competir con formaciones históricas y con alguno de los cinco equipos españoles (Real Madrid, FC Barcelona, Unicaja Málaga, Laboral Kutxa Vitoria y Valencia Basket).

Gráficamente, esta temporada no revierte muchos cambios, pero vuelve a lucir tremendamente bien en pantalla. Reflejos sobre el parqué, el sudor, los músculos de los jugadores. Todos los detalles están bastante bien reproducidos hasta el punto que, como suele darse el caso, habrá quien de refilón mire el televisor y de primeras se confunda con un partido real.