Youtube Los «youtubers» españoles: las nuevas estrellas del rock

Sus vídeos de música y videojuegos colgados en YouTube tienen millones de seguidores en la red

Jóvenes que ganan dinero con contenidos muy digeribles adaptados a los gustos de los más jóvenes

El Rubius, el español con más seguidores en YouTube
El Rubius, el español con más seguidores en YouTube - GTRES

Les ves y les sigues. Les escuchas con atención. Te hacen reir, te dan consejos o cuentan cosas que te interesan. Te atrae su mundo, conocerles y saber qué hacen aunque solo sea a través de la pantalla. Hablamos de los «youtubers», una de las piezas claves para la principal plataforma de vídeos en el mundo, YouTube, a la que la industria audiovisual y publicitaria, especialmente, no les queda otra que adaptarse. Son las nuevas estrellas del rock.

Si hay algo en lo que coinciden la mayoría de los «youtubers» es que comenzaron a subir vídeos por ocio durante su tiempo libre. Ese fue el caso de Laura Pérez Trevijano (lptrevijano) y Luis Rubio, más conocido como ZellenDust. Ambos son jóvenes, están sobradamente formados y tienen miles de seguidores a sus espaldas.

Hacer dinero

Lo que nunca imaginaron es que al final acabarían contando con una «network», una especie del tradicional «representante». BLive, entre otras tareas, les representa y les asesora para que crezcan en YouTube y les ayuda a monetizar sus vídeos porque la realidad es que con esta plataforma se gana dinero y beneficios económicos.

«Vivo con mis padres y no tengo un empleo como tal, pero con lo que gano con Youtube podría independizarme», explica al diario ABC ZellenDust. Este «youtuber» de videojuegos cuenta con más de 560.00 suscriptores y tiene más de 65.000 visitas. Que se dice pronto.

«Vivo con mis padres y no tengo un empleo como tal, pero con lo que gano con Youtube podría independizarme»ZellenDust

«Dedico mi tiempo a entretener a otras personas. Hay quien lo hace en otros canales pero yo lo hago en Youtube, que es mucho más accesible». Es así como ZellenDust define su «profesión» como «youtuber». Este licenciado en Filología inglesa lleva ya cuatro años haciendo vídeos y asegura que se encuentra muy cómodo. «Hago lo que me gusta, sin presiones». Ya quisieran muchos jóvenes españoles estar tan a gusto con su trabajo y además ganar lo suficiente como para independizarse.

Creadores de contenidos

ZellenDust
ZellenDust

El camino que en España han iniciado los «youtubers» está definido. El objetivo es una clara profesionalización, como sucede en EE.UU. «El mercado que hay allí lo queremos traer aquí», reconoce José Leyva, director ejecutivo de BLive. «Antes, nadie conocía Youtube y por qué estos chicos ganan dinero. Como sucede al otro lado del charco, en España tenemos que concienciarnos de que Youtube es un medio más de comunicación que cada vez adquiere más prestigio», explica. El objetivo es conseguir que el «youtuber» se convierta exclusivamente en un auténtico creador de contenidos, olvidándose de otras tareas como la producción o la grabación, que acarrean mucho tiempo y dedicación. «Si no haces buen contenido, el espectador está a un ‘clic’ de dejar de verte. Y precisamente lo que se busca es un espectador activo, que comparta y comente. Eso es lo que le da valor a un canal», cuenta Leyva.

«Si no haces buen contenido, el espectador está a un ‘clic’ de dejar de verte»José Leyva

Y es que ser «youtuber» requiere de una gran dedicación. Es decir, de tiempo. A diferencia de ZellenDust, Laura reconoce haber abandonado su canal varias veces «por falta de tiempo». «Grabo y edito con antelación, cuando tengo un hueco. De hecho, suelo editar los vídeos por la tarde-noche». Esta joven licenciada en Publicidad, RR.PP. y Comunicación Audiovisual cuenta con un canal sobre moda, belleza y DIY con 11.300 visualizaciones y 174.000 suscriptores. «Ingresos sí tengo -reconoce- pero no los suficientes como para vivir solo de Youtube. Yo, de momento, tengo otro trabajo y no sé si quiero o llegaré a vivir solo de los vídeos».

Para ZellenDust, la plataforma de vídeos de Google también era un hobby. «Ahora es algo que me tomo en serio», reconoce, tras cuatro años de duro trabajo y mucha constancia. «No todo es suerte», recuerda, y gracias a ello se le han abierto otras puertas. El problema es que en España hay ciertas cosas que cambiar. «Al mercado le falta cierta profesionalización», señala Leyva, tanto por parte de las marcas como de la sociedad.

Laura Pérez
Laura Pérez

ZellenDust y Laura Pérez coinciden: los mayores ingresos les vienen de las colaboraciones. Sin embargo, no suelen estar bien vistas por sus suscriptores. «¿Qué pasa con el futbolista y la colonia que anuncia? Te lo vende igualmente y nadie le dice nada. Youtube es una plataforma que está superando a la televisión, donde el anuncio es más barato y su repercusión es mayor. Respeto la controversia pero no la comparto», sostiene el «youtuber» de videojuegos. Laura, por su parte, recuerda: «Si enseñamos marcas es porque ese producto nos gusta» y, al menos, saben de lo que hablan.

Pero las empresas españolas son también responsables de estas críticas airadas. «Tiene un enfoque equivocado. Buscan meter la publicidad con calzador. En el caso de las “youtubers” en EE.UU. todo es mucho más fluido. Allí, la sociedad y las marcas aceptan el modelo ‘youtuber’, invierten en ello y les ofrecen muchas más oportunidades», explica.

«Grabar un vídeo es casi una jornada de trabajo y a veces necesitas ese apoyo económico de las colaboraciones», apunta ZellenDust, quien reconoce haber hecho un par de colaboraciones porque iban acorde a su canal. «No he hecho cosas agresivas. Me gusta mantener la limpieza y especialmente cuidar al usuario. Cuesta mucho que llegue y muy poco que se vaya. En definitiva, me gusta ser profesional en lo que hago».

A los «youtubers» españoles les queda por recorrer aún un largo camino para profesionalizar lo que para muchos es un hobby. «Con entre tres y cinco millones de visitas al mes puedes ganarte un sueldo de mil euros mensuales o incluso 3000», afirma el Director Ejecutivo de BLive. Al fin y al cabo se trata de un canal con grandes resultados, que incluso supera la tradicional «prime time» televisivo y se consume en cualquier momento y lugar.

comentarios