OPINIÓN

YouTube como revolución creativa

Gracias a su popularidad disfrutan de unos ingresos por publicidad, «merchandising» y participación en eventos que pueden elevarse a los millones de euros anuales

YouTube, principal plataforma de videos
YouTube, principal plataforma de videos - REUTERS

El portal de videos YouTube ha supuesto un cambio de paradigma en la forma de consumir entretenimiento que delimita las generaciones, pero que esconde a creadores con cosas que decir. Si tiene usted más de 25 años es muy probable que el nombre de ElRubius, Smosh o PewDiePie no le diga nada, pero son verdaderas instituciones de YouTube, con seguidores que se cuentan por millones y que consumen con avidez cada vídeoque cuelgan en el portal.

Gracias a su popularidad disfrutan de unos ingresos por publicidad, «merchandising» y participación en eventos que pueden elevarse a los millones de euros anuales. Se dirigen a un público muy concreto, y sus formas de actuar ante la cámara, con gritos histriónicos, tacos y mucho contenido de gusto cuestionable, puede horrorizar a más de uno. Su existencia se ha convertido en una de las principales armas para esgrimir en un enfrentamiento intergeneracional, sacando a colación el recurrente tópico sobre el estado lamentable de la juventud actual.

No pretendo en el presente artículo convencer a nadie de los méritos que pueden tener estas personas, conocidas como «influencers» entre las compañías de entretenimiento, sino centrarme en un caso muy concreto: el de Vaatividya. Vaatividya es el alias utilizado por el joven australiano Michael Samuels que lleva varios años ya dedicándose a desentrañar los secretos de una serie de videojuegos muy particular: Dark Souls.

La saga de From Software es conocida por su dificultad y oscurantismo, no solo en sus mecánicas jugables, sino en la forma que tiene de abordar su narrativa. En vez de seguir los postulados cinematográficos, su director, Hidetaka Miyazaki, cuida mucho el diseño de su mundo, volcando su historia en descripciones de los objetos que el jugador encuentra en su aventura, en conversaciones con NPC’s (personajes no jugables, que habitan el mundo de juego) y en el propio escenario. La narrativa es un gran puzzle que se extiende a lo largo de todo el juego de forma críptica, y que muchos jugadores no llegan a desentrañar.

Vaatividya produce extensos vídeos que buscan explicar el argumento y arrojar luz sobre las motivaciones de los personajes y la historia del mundo. Muchos detalles ambiguos dan pie a diversas interpretaciones, pero la forma en la que conecta las piezas y rellena los huecos con elementos convincentes le ha granjeado una audiencia fiel dispuesta a pagarles las facturas.

Sorprende conocer que alguien puede vivir, y vivir bien, dedicándose a producir videos sobre una sola serie de videojuegos que le apasiona, serie que puede sacar como mucho una entrega al año, por lo que el contenido sobre el que inspirarse para producir es ciertamente finito. El modelo de retribución del sistema de anuncios de YouTube premia la cantidad, por lo que los principales «youtubers» que se basan en este sistema publican videos a una velocidad vertiginosa, muchas veces comprometiendo la calidad.

Vaatividya optó por otro modelo, el de Patreon, una plataforma de mecenazgo por «crowdfunding», y ofrece sus vídeos sin anuncios. A cambio, 942 personas le pagan casi 5000 dólares al mes. La audiencia interesada en desentrañar los secretos de la narrativa de Dark Souls es ciertamente nicho, pero está dispuesta a pagar por un contenido de calidad que le entretenga, contraviniendo también el tópico de los internautas piratas que lo exigen todo gratis.

YouTube es una plataforma abierta que alberga muchísimo contenido, pero entre la inevitable morralla se esconden auténticos eruditos que han encontrado una forma de vivir produciendo contenido sobre lo que más les apasiona. En general, de una forma u otra, producen vídeos de calidad, y sacan partido a unas habilidades que no todo el mundo tiene. Incluso PewDiePie, con sus astracanadas y sus «thunmnails» horteras, demuestra una fuerte capacidad de trabajo en sus labores de edición.

YouTube ha supuesto una revolución y un cambio de paradigma a la hora de que los creadores lleguen a su audiencia, para bien y para mal, pero denostar toda la revolución en conjunto no solo es injusto, sino también poco inteligente.

comentarios