La Unión Europea está pensando en sancionar otra vez a Google por malas prácticas en el sistema Android

La Comisión Europea vuelve a poner el foco de una de las tres investigaciones abiertas tras acusar a la compañía de competencia desleal

MadridActualizado:

Los reguladores antimonopolio de la Unión Europea están planteando la idea de poner una nueva multa récord a Google, en este caso por la investigación abierta sobre su sistema operativo móvil Android. Para dirimir la sanción, Bruselas ha formado un grupo de expertos que valore el caso, como apunta la agencia Reuters.

En el caso de que el grupo de expertos estén de acuerdo con la Comisión Europea, se tomaría una decisión contra la compañía Alphabet y su motor de búsquedas Google para finales de este año. En abril de este año, la CE acusó a la compañía de utilizar su sistema operativo Android para excluir a la competencia, tras una denuncia interpuesta por el lobby FairSearch, la firma de privacidad Disconnect Inc, la tienda portuguesa Aptoide y la compañía rusa Yandex.

Es uno de los tres casos abiertos por la CE en torno a la empresa norteamericana. Uno de ellos se ha resuelto recientemente tras cinco años de investigaciones. La decisión de las autoridades competentes de la Unión Europea resultó en una sanción de 2.400 millones de euros por favorecer injustamente su servicio de compras el mes pasado, lo que ahora podría suponen un riesgo debido al exponencial crecimiento de Android. La posible futura multa podría superar dicha cuantía.

Los cargos emitidos por la Unión Europea contra Google, en abril del año pasado, alegaban prácticas anticompetitivas que comenzaron en enero de 2011. Este fallo tiene la capacidad de causar un daño mayor en comparación con el tercer caso contra el servicio Adsense de Google.«Si Google se ve obligado a desagregar Google Play de sus otros servicios Digital Life, los fabricantes de telefonía y operadores tendrán la libertad para establecer lo que quieran por defecto, lo que podría provocar un descenso en el uso de los servicios de Google», ha señalado Richard Windsor, analista independiente que rastrea la compentencia entre compañías tecnológicas de Estados Unidos y Asia.

Un nuevo peaje

Los demandantes han señalado que el caso está incidiendo en los usuarios y en la compentencia. «La decisión no llegará pronto, Google está perjudicando a los usuarios de Android, influyendo de manera oculta y con falsedad en el uso de cantidades cada vez mayores de datos personales», ha señalado el abogado de la empresa Thomas Vinje.

El responsable de la competencia de la UE ha indicado que las tácticas de Google incluyen exigir a los fabricantes de teléfonos inteligentes que preinstalen la búsqueda de Google y el navegador Google Chrome, a cambio de acceso a otras aplicaciones de Google. Además, de que los fabricantes no utilicen versiones de la competencia de Android.