Sony Xperia XA, el «smartphone» presentado este año en el Mobile World Congress
Sony Xperia XA, el «smartphone» presentado este año en el Mobile World Congress - AFP / JOSEP LAGO

Sony deja de competir en el mercado de los «smartphones» y se pasa al Internet de las Cosas

«Los teléfonos inteligentes siguen siendo una gran área en nuestro tablero de juego, pero han entrado muchos competidores y el mercado es muy duro», explica Hiroki Totoki, consejero delegado de la división Mobile

MADRIDActualizado:

Tal es el colapso en el que se encuentra el mercado de los «smartphones» que Sony Mobile ha decidido reorientar su actividad. Aunque en Barcelona presentó su nueva gama Xperia X, la realidad es que la competencia en el negocio móvil es «muy dura». Toca mover ficha y la compañía ya sabe hacia donde. Es el turno del internet de las cosas y su hogar conectado.

«Los teléfonos inteligentes siguen siendo una gran área en nuestro tablero de juego, pero han entrado muchos competidores y el mercado es muy duro. Para cambiar ese escenario necesitamos crear productos radicalmente diferenciadores», explica en una entrevista con Efe el consejero delegado de Sony Mobile, Hiroki Totoki.

No es que Sony abandone la telefonía, pero indagará nuevas formas de interactuar con la tecnología y nuevas maneras «inteligentes y más naturales» de utilizarla para relacionarnos con el entorno. Además, no estará solo. Compañías como Apple o Samsung también están presentes en este terreno.

«Nuestro campo de batalla ha cambiado un poco y queremos ser los pioneros de este tipo de productos (...) Sin duda el hogar es uno de nuestros mercados potenciales», incide Totoki, cuyo objetivo prioritario como consejero delegado es hacer de Sony Mobile una compañía «saneada».

Y es que esta división ha sido una de las ovejas negras del grupo nipón, con pérdidas recurrentes (en el último trimestre registró una caída del 14,7 % en las ventas con respecto al mismo periodo del año anterior) y sin lograr posicionarse como una de las marcas de referencia en el negocio de los teléfonos inteligentes.

Para la consultora IDC, al contrario que Apple, Sony no ha sido capaz de crear un ecosistema fluido entre sus distintos dispositivos (televisores, teléfonos, tabletas) ni ha apostado, como Samsung, por invertir en el punto de venta. Además, ha sufrido la presión de los fabricantes chinos, con terminales solventes y económicos.

«Tenía todo lo necesario para tener éxito en esta industria: una marca fuerte, contenido de música y cine, PlayStation... Pero tardó mucho a la hora de integrarlo todo en un único dispositivo. Y no hay que olvidar que su estrategia como fabricante de móviles es muy reciente porque hasta hace pocos años era parte de una sociedad de riesgo compartido con Ericsson», explica el analista de la consultora IDC Francisco Jerónimo.

En telefonía, el enfoque de Sony Mobile ha sido la gama alta y aunque ha repetido hasta la saciedad que la cuota de mercado nunca ha sido una obsesión, sí lo es la rentabilidad y se hace necesario salir de esa tierra de nadie.

Su primer paso para sortear el dilema de reinventarse o morir ha sido dar carpetazo a la serie Xperia Z, su buque insignia hasta la fecha. Sus nuevos teléfonos estarán bajo la denominación Xperia X, tendrán «mayor inteligencia», según Totoki, y se centrarán en tres pilares: el diseño, la cámara y la batería.

Para el analista de IDC, Sony tiene «que mantener el negocio porque el 'smartphone' es la puerta de entrada a todo lo demás».

«Si no tienen teléfonos, cómo van a competir con esas otras compañías que están intentando dominar el salón, porque la verdadera batalla es la de dominar el salón, controlar la experiencia completa. Es lo que Apple y Samsung están tratando de hacer», reflexiona Jerónimo, para quien el viraje de Sony Mobile hacia el internet de las cosas tiene mucho sentido.

¿Y cómo se materializa ese internet de las cosas en la compañía nipona? El consejero delegado de la división móvil quiere una interacción más natural con la tecnología -a través del oído y de la vista, sin ocupar las manos- y una menor dependencia de la pantalla del teléfono.

Se trata, en definitiva, de aumentar el número de experiencias alrededor del teléfono inteligente sin que sea necesario asirlo todo el tiempo.

«Es una paradoja: más tecnología para hacerte más humano», resume el responsable de comunicación de Sony Mobile en Europa, Luis Díaz.