Ingresada una niña de 9 años en Reino Unido por adicción al videojuego Fortnite

También un niño de 15 años será tratado por el sistema de salud británico después de un problema que arrastra desde hace tres años en otro ejemplo de cómo el descontrol y la falta de comunicación entre padres e hijos puede derivar en situaciones preocupantes

MADRIDActualizado:

Internet es un mundo de oportunidades. Un mar de conocimientos inabarcables. Es la ventana al descubrimiento, pero al igual que sucede con otras actividades, puede ser un arma de doble filo. Se producen casos de robos, ciberataques, suplantación de identidad. Temores permanentes que solo las medidas de seguridad y el sentido común puede mitigar sus riesgos. Pero, además, puede derivar en conductas propias de una adicción a las drogas o los juegos de azar. La adicción a las pantallas es cada vez más frecuente.

Algo que le ha sucedido a un niño de solo 15 años que ha sido diagnosticado, según desvela «The Telegraph», por padecer adicción a los juegos online. Es el primer caso de este tipo del que se tiene constancia que está siendo tratado por el Servicio Nacional de Salud (NHS, por sus siglas en inglés). El menor, residente en Londres, ha tenido que ser atendido recientemente por los médicos después de estar un año con síntomas propios de un adicto a las drogas y abandonar sus estudios obligatorios de manera intermitente.

Su madre, Kendal Parmar, que tiene otros cuatro hijos, ha sido la instigadora de que el adolescente fuera tratado finalmente por lo que se considera ya por los expertos en psicología como una nueva patología. Esta situación representa, pues, un avance para la tranquilidad de la familia, que ha estado combatiendo su adicción en los últimos tres años. Una condición que insta a las autoridades a que sea reconocida y tratada por la sanidad.

Este caso se produce varios meses después de la petición de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de calificar la adicción a los juegos online como un trastorno de salud mental. Con ello, las familias con miembros en la misma situación pueden tener un horizonte de esperanza en un futuro. «Lo llamo una adicción silenciosa», explica a «The Telegraph» Parmar, quien cree que este tipo de problemas no se tratan de la misma forma como si una persona fuera alcohólica. «A todos les importaría, pero a nadie le importa si está sentado en su habitación», lamenta. La familia, de esta manera, pretende que se considere una patología para que la seguridad social se pueda encargar de su tratamiento. «Nadie se lo ha tomado en serio. No hay ningún tratamiento, ya que es algo muy novedoso y nadie lo entiende», matiza.

La familia asegura que detectaron en el menor comportamientos hostiles y un deseo de estar continuamente despierto para poder jugar a los juegos online. «No existe mundo exterior, se ha convertido en lo que consume», reconoce Kendar, quien recuerda que su hijo hasta entonces era buen deportista y había sido incluso capitán de un equipo de rugby, una disciplina deportiva muy arraigada en Reino Unido. «Era muy sociable y bueno en los estudios», subraya. Por si fuera poco, la madre ha intentado reducir su adicción con la prohibición de uso de teléfonos móviles y ordenadores, así como la activación de diversos sistemas de control parental, pero esas medidas le han provocado una mayor agresividad.

Ingresada una niña de 9 años por «Fortnite»

En Reino Unido también se ha producido un caso simbólico, el de una niña de solo 9 años que ha tenido que ser ingresada en un centro de rehabilitación por su adicción a «Fortnite», uno de los videojuegos multijugador online de moda y que ha popularizado un estilo de juego llamado «battle royale» por el cual el último jugador que siga en pie gana la partida. Según ha desvelado «Metro», los tutores de la menor advirtieron a la familia de que estaba alterando su comportamiento en clase desde el momento en el que empezó a jugar a este título.

La joven se empezó a obsesionar desde el pasado marzo, provocándole que bajara su rendimiento escolar después de haber estado hasta las cinco de la mañana del día anterior jugando al videojuego. Uno de los detonantes que llevó a la familia a tomar la difícil decisión de consultar con los doctores fue cuando comprobaron que un día se orinó encima para poder seguir jugando. Entonces ella se derrumbó y confesó que había estado jugando diez horas seguidas.

Considerada adicción en España

En España, el uso compulsivo de los servicios online y la excesiva dependencia a internet ha sido aprobada como una nueva adicción en la Estrategia contra las Drogas. Por primera vez se considera al mismo nivel que un toxicómano. El 18% de los jóvenes entre 14 y 17 años en nuestro país hace un uso excesivo, algo que se asocia a un incremento del fracaso escolar y el consumo de estupefacientes. En Reino Unido se estima que el 4% de la población adolescente se encuentra en riesgo de ser adicta a internet.

Para Juanma Romero, experto en adicciones digitales, está situación «va a más porque es incontrolable». A su juicio, es importante que los padres tomen conciencia del uso indebido de internet y opten por una comunicación cercana e involucrarse en sus actividades con sus hijos para evitar que éstos caigan en las redes de la adicción. «Tienes que confiar en tu sentido común, porque no sabes si lo que están viendo [en el móvil] es Netflix u otra cosa. Vas un poco con los ojos vendados. No hay solución más allá del sentido común y que aprendan a usarlo de manera razonable», valora en declaraciones a ABC. Aunque existe, sin embargo, un componente difícil de controlar, la suerte.