Protección de Datos abre una investigación de oficio en relación a la «aplicación espía» de La Liga

El regulador español anuncia las actuaciones previas para esclarecer si el servicio oficial del campeonato de fútbol cumple con la ley después de desvelarse que el sistema incluye una función opcional para tener acceso remoto al micrófono y al sistema de geolocalización del teléfono móvil

MADRIDActualizado:

Primeras reacciones a la polémica aplicación con funciones espía de La Liga. La Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) ha anunciado este lunes la apertura de actuaciones previas de investigación de oficio en relación al servicio oficial del organización del campeonato de fútbol que dispone de un sistema para tener acceso al micrófono y a la geolocalización de los teléfonos móviles.

Según consta en el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), las infracciones muy graves pueden ser objeto de sanción equivalente al 4% de la facturación anual o un máximo de 20 millones de euros. La normativa, que desde el pasado 25 de mayo es de obligado cumplimiento para los países miembros de la Unión Europea, establece en el artículo 83.2 la gravedad de la infracción. Teniendo en cuenta por ejemplo la cantidad de interesados afectados y el nivel de los daños y perjuicios que hayan sufrido, la intencionalidad o negligencia o la medidas adoptadas para disminuir los daños ocasionados son algunas de sus cláusulas a tener en cuenta.

El organismo encargado de gestionar el trofeo de Liga ha justificado la existencia de esta función por motivos de lucha antipiratería. En un comunicado, ha defendido que es una característica opcional y que está dirigida a «proteger a los clubes y a sus aficionados del fraude en la emisión de partidos de fútbol por parte de establecimientos públicos». Unos espacios, tales como bares, pub, asociaciones o restaurantes, que deben pagar una tarifa especial por la retransmisión de partidos distinta a la de un particular en su domicilio. «Estas actividades fraudulentas suponen anualmente una pérdida estimada de 150 millones de euros para el fútbol español», añade.