Tecnología - Redes

La OTAN estudia como posible acto de guerra el ciberataque por el virus «Petya»

Si finalmente se confirma que detrás del desarrollo y propagación del «malware» tuviera apoyo de algún estado, como apuntan las primeras hipótesis, podría activar una serie de «contramedidas» por parte de la organización

La OTAN estudia como posible acto de guerra el ciberataque por el virus «Petya»

El ciberataque masivo de la pasada semana por el virus de tipo «malware» NotPetya, que provocó el bloqueo de miles de ordenadores con Ucrania como el epicentro, «podría ser considerado como una violación de soberanía» y ser elevado a categoría de «acto de guerra».

Según cree Tomáš Minárik, investigador del Centro Cooperativo de Excelencia de Ciberdefensa en Tallin (Estonia), división especializada de la OTAN, si finalmente se confirma que detrás del desarrollo y propagación del «malware» tuviera apoyo de algún estado, como apuntan las primeras hipótesis, podría activar una serie de «contramedidas» por parte de la organización.

Rusia es el principal sospechoso del ciberataque, aunque fuentes del gobierno ruso lo han negado. Ucrania, uno de los países más afectados y región donde se dieron los primeros brotes, ha acusado directamente al Kremlin de apoyo al grupo de cibercriminales que bloquearon miles de ordenadores por el envío de un virus que solicitaba el rescate del equipo a cambio de bitcoins, monedas virtuales. Sin embargo, las primeras hipótesis apuntaban a que el objetivo del ciberataque no era económico sino perpetrar el mayor daño posible.

Aunque se desconoce la forma de actuar, en caso de iniciar una respuesta podría tratarse de diversos ciberataques a modo de represalia o medios más convencionales como sanciones.Mientras que un ciberataque puede desencadenar una respuesta armada por parte de la OTAN, Minárik advirtió sin embargo que el daño causado en este caso por Petya no fue suficiente como para iniciar una escalada militar de tales dimensiones. Según describe el derecho en conflictos armados, estas medidas solamente se aplicarían en caso que un ciberataque causara un daño «con consecuencias comparables a un ataque armado».

La pasada semana, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, subrayó la necesidad de «reforzar» la cooperación en ciberfedensa con Ucrania, uno de los países más afectados por el último ciberataque mundial, y aseguró que la Alianza está considerando el ámbito «ciber» como «un dominio militar». «Los ciberataques que hemos visto en mayo y esta semana subrayan la importancia de aportar ayuda a Ucrania para que refuerce su ciberdefensa», afirmó.

En su opinión, «un ciberataque podría estar en el origen del recurso al Artículo 5» del tratado fundacional de la OTAN, que declara que un ataque a cualquier Estado aliado es un ataque contra todos, por lo que la OTAN está creando el ámbito «ciber' como dominio militar».

comentarios