«Desnudo recostado», de Modigliani
«Desnudo recostado», de Modigliani - ABC

De obras de arte a pezones: diez ejemplos de «censura» en las redes sociales

Facebook, Twitter o YouTube tienen decenas de ejemplos de cómo el «dedo acusador» de sus revisores ha provocado tremendas polémicas

MADRIDActualizado:12345678910
  1. Pinturas y desnudos

    «Desnudo recostado», de Modigliani
    «Desnudo recostado», de Modigliani - ABC

    Ni la cultura se salva de la censura. Facebook retiró un vídeo didáctico de la Fundación L'Hermitage de Lausana (Suiza) que incluía la obra de arte «Desnudo recostado», del pintor italiano Amedeo Modigliani.

    «Una mujer tumbada que nos mira. Está desnuda, sostiene los brazos detrás de la cabeza. Su cara es como una máscara. Su piel irradia luz», enunciaba el vídeo, también subido a Youtube pero sin censura.

    No es el primer caso que afecta a obras de arte: el famoso desnudo «El origen del mundo», de Gustave Courbert, fue eliminado también de Facebook por el mismo motivo.

  2. Bisexualidad

    ABC

    A finales del pasado mes de noviembre, Twitter ardía tras el descubrimiento de que la palabra «bisexual» no arrojaba ningún resultado en el buscador. No sólo ocurría con este término sino que también otras palabras de contenido sexual han sido censuradas. Ante la avalancha de críticas, la red social ha explicado mediante su cuenta oficial el problema, donde achacaba a la existencia de un error técnico este problema.

    «Hemos identificado un error con los resultados de búsqueda de ciertos términos. Nos disculpamos por esto. Estamos trabajando rápidamente para resolver y actualizar pronto», aseguraron.

  3. Interviú y los pechos de Marisol

    INTERVIÚ

    Se trata de la última polémica de Facebook: la censura de la mítica portada de Interviú con el desnudo de Marisol. La red social inhabilitaba durante 24 hoas la cuenta del periodista Juan Pablo Bellido por difundir el documento, publicado en papel en 1976.

    «Facebook me ha cerrado temporalmente mi página por haber compartido esta portada (junto a todas las demás)», anunciaba a través de su cuenta de Twitter.

  4. La caída en desgracia de Logan Paul

    YOUTUBE

    De la fama a la desgracia. Logal Paul, uno de los youtubers más famosos del mundo, viajaba al bosque de Aokigahara en la base del Monte Fuji, conocido por ser un sitio frecuente de suicidios. Allí, él y sus amigos encontraron un cadáver, que grabaron y menospreciaron con bromas. Un miembro del grupo afirmó que «no se sentía bien», a lo que Paul le preguntaba: «¿Qué? ¿Nunca te paras junto a un tipo muerto?». Tras esta frase, el youtuber comienza a reirse.

    Las críticas no se hacían esperar y Logan acababa pidiendo disculpas. YouTube lo «castigaba» retirando su cuenta del canal de «favoritos» por el que los usuarios más famosos cobran dinero y paralizaba una película de YouTube Red en la que iba a partipar.

  5. Assange y la cuenta «Guadiana»

    ARCHIVO

    Durante unas horas, la cuenta de Twitter del fundador de WikiLeaks, Julian Assange, desaparecía el día de Nochebuena sin ningún tipo de explicación. La búsqueda online del perfil del periodista australiano, asilado desde 2012 en la embajada ecuatoriana de Londres, llevaba a una página que «no existe». Poco después, aparecía (si bien con miles de seguidores menos).

    No se ha llegado a resolver este misterio, que apuntó a causas como los comentarios de Assange sobre la crisis en Cataluña. Tampoco se conoce si fue decisión del propio activista o de Twitter.

  6. El «apagón» de Trump de 11 minutos

    NBC

    Aunque no se trata de una censura como tal, el caso del «apagón» de la cuenta personal del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, fue una de las historias más sonadas en las redes sociales. A finales del pasado año, un empleado de Twitter que abandonaba la compañía ese mismo día, desactivó, deliberadamente, el perfil oficial del dirigente.

    Este incidente, sin embargo, plantea una serie de dudas acerca de cómo Twitter protege la cuenta personal de Donald Trump, uno de los usuarios más poderosos del mundo. El hecho de que una sola persona pueda eliminar la cuenta del usuario sorprendió a los expertos y puso en tela de juicio la capacidad de sus revisores.

  7. «Ruido» con derechos de autor

    YOUTUBE

    Sebastian Tomczak, un profesor australiano, subió un vídeo que creó, según él mismo explicó, usando el software Audacity, concretamente el generador de ruido que incluye. Posteriormente, lo importó a ScreenFlow, programa con el que acabó la edición para que fuese un vídeo. A pesar de ser un contenido aleatorio, ha recibido hasta cinco reclamaciones por infracción de los derechos de autor en YouTube, plataforma en la qu divulgó el documento.

    Unas reclamaciones que llegaban tras dos años desde la publicación, lo que hace sospechar que detrás de esta práctica hay quien quiere lucrarse.

  8. Un parto en medio de la polémica

    La fotógrafa belga Marijke Thoen capturó una imagen de un parto en agua y decidió publicarla en Facebook. La red social consideró «demasiado explícita» esta imagen, que fue censurada , además de bloquear la cuenta de la fotógrafa, lo que levantó un gran revuelo en los medios de comunicación a nivel mundial.

  9. Pezones y lactancia

    JADE BEALL

    Una imagen publicada por la fotógrafa Jade Beall, especializada en lactancia y embarazos, también sufrió la censura de Facebook. La foto mostraba mujeres de diferentes edades desnudas y sus bebés, que fue calificada por la red social de «ofensiva y vulgar», lo que desataba un vendaval de críticas en internet. Tras un bloqueo de 24 horas, la artista volvía a subir el documento. Eso sí, con los pezones difuminados.

    Mejor suerte corría Christine Rushing, activista fundadora del grupo Milky Mommas, que subía una foto con el propio Zuckerberg amamantando a su bebé. El creador de Facebook se comprometió así a apoyar la lactancia materna y darle visibilidad, aunque después de años de polémica, ya que el anuncio se producía el pasado mes de julio.

  10. La excepción de la mastectomía

    FACEBOOK

    Algo parecido a lo de Beall le ocurría al fotógrafo Benya Acame, quien reproducía una imagen tomada por su compañera Malú Galeote de una mujer con una mastectomía. La censura volvió a hacer acto de presencia, con la vuelta del debate en las redes sociales.

    Similar situación pasó con un vídeo subido por la organización sueca Cancerfonden, que buscaba concienciar sobre el cáncer de mama. «Vamos a comenzar a permitir más contenidos que la gente estime que tienen un valor informativo, sean significativos o importantes para el interés general», aseguraban a finales de 2016 los responsables de Facebook, que el pasado año incorporaba la excepción de las imágenes con mastectomías.