Facebook La inteligencia artificial de Facebook aprende a regatear

La compañía de Mark Zuckerberg busca que sus sistemas tomen las decisiones más beneficiosas en el futuro

Facebook, principal red social del mundo con más de 1.860 millones de seguidores
Facebook, principal red social del mundo con más de 1.860 millones de seguidores - REUTERS

En los negocios, los seres humanos actúan de determinada manera con el objetivo de sacar el mayor beneficio posible, al igual que una persona que acude a un mercadillo e intentar regatear para conseguir determinada mercancía a menor precio.

Con esa premisa, Facebook ha desarrollado un planteamiento en su inteligencia artificial (IA) para que interactúe con el objetivo de negociar como si se tratase de un ser humano ante un tendero. El empleo de técnicas basadas en «machine learning» -aprendizaje automático- y más recientemente bajo protocolos de «deep learning» -aprendizaje profundo- han empezado a dar sus frutos.

Para lograr que las máquinas sean capaces de interactuar se requiere de un «entrenamiento» previo muy prolongado en donde los ingenieros cargan sus bases de datos con ejercicios de simulación para que los sistemas informáticos sean capaces de actuar de una forma como lo haría una persona. Es decir, con ejemplos en diversas situaciones.

Y, ahora, un nuevo avance puede lograr que las máquinas que utiliza Facebook para realizar pruebas sean capaces, incluso, de establecer una relación comercial en la que intervenga una negociación. La técnica del regateo se consigue con carisma, estrategia y grandes argumentos. Basándose en esas posibilidades, la compañía de Mark Zuckerberg ha diseñado una interfaz en el que el sistema ejecuta una respuesta según las posibilidades que ha examinado y lo que podría conseguir con cada desenlace.

Según ha publicado el equipo de ingenieros de la compañía (PDF, en inglés), el escenario de las máquinas IA de Facebook para su entrenamiento ha sido el siguiente: cinco libros, tres sombreros y dos pelotas. Con esta especie de juego tenían que llegar a un trato en menos de diez turnos. Los caminos que pueden recorrer para llegar a una solución funcionan con una estructura de árbol.

Sin embargo, esta toma de decisiones todavía funciona a pequeña escala y está en fase de pruebas, por lo que aún las máquinas con sistema de inteligencia artificial no están preparadas para interactuar con personas. Un paso adelante para que los robots se aproximen al ámbito de los seres humanos en un futuro.

comentarios