Lego Life, una red social pensada para la creatividad de los menores

Dirigida a menores de 13 años, la plataforma aprovecha los diseños de los clásicos muñecos para establecer las conversaciones entre sus usuarios

MADRIDActualizado:

Hay quien pretende mirar hacia otro lado, pero existe un escaso control y supervisión parental acerca de dónde acceden sus hijos por internet. Por mucho que se niegue, muchos menores entran en plataformas sociales y consumen contenidos poco aptos para su edad con el riesgo potencial que conlleva.

Son pocas las redes sociales que han puesto el foco en un público, el que inclyue desde niños pequeños a adolescentes, para falicitarle herramientas de comunicación y un entorno, en teoría seguro. Ahí se pueden encontrar desde Banana Conection o la Isla del Club Penguin. Dirigida especialmente a los menores de 13 años, la multinacional juguetera Lego ha adaptado al español su propia red social, llamada Lego Life, que introduce a los usuarios en conceptos básicos de redes socailes a través de valores de confianza relacionados con la emblemática marca y, además, poniendo el acento en impulsar su creatividad. Está disponible para los sistemas operativos móviles iOS y Android.

La «app», dirigida a jóvenes «constructores» de todos los niveles e intereses, permite conectar con una comunidad de perfiles similares que expresan su creatividad, comparten sus creaciones, interactúan y se inspiran mutuamente. El entorno es muy original y aprovecha los diseños de los clásicos muñecos para establecer las conversaciones entre sus usuarios. Si ir más lejos, los típicos «emojis» o emoticonos de expresiones aparecen aquí con las típicas caras de Lego.

«La red social permite aumentar el placer de construir y sentirse orgulloso de las creaciones, compartiendo la experiencia de forma sencilla y segura, además de dar rienda suelta a la creatividad entre niños y preadolescentes» (Rob Lowe, director internacional)

La plataforma promete una gran «seguridad» de los datos de los usuarios, evitando, según destacan fuentes de la compañía, que los niños compartan información personal, imágenes. Además, impide geolocalizarse entre ellos. «Permite aumentar el placer de construir y sentirse orgulloso de las creaciones, compartiendo la experiencia de forma sencilla y segura, además de dar rienda suelta a la creatividad entre niños y preadolescentes», apunta en un comunicado el director internacional de la red social, Rob Lowe.

Su funcioamiento es sencillo. Cuando un usuario crea una cuenta, que por cierto tiene que ser autorizada por sus padres, usa un generador de nombres aleatorios para crear un nombre de tres palabras, como por ejemplo CapitanaGalletaSalada. De esta forma, los usuarios no comparten sus nombre real por si se filtra. En cuanto a la foto de perfil, los usuarios pueden crear un avatar usando las minifiguras de Lego que deseen, que pueden personalizar hasta crear un avatar personal.

Todos los contenidos y comentarios de esta plataforma son monitorizados por empleados de la compañía de cara a asegurar que son apropiados. La compañía danesa destaca, además, que las imágenes compartidas son revisadas antes de ser publicadas con el objetivo de «mantener una comunicación sencilla, universal, positiva y divertida».

El objetivo final de la plataforma es permitir a los usuarios «construir y compartir experiencias físicas y digitales», innovando de la mejor manera posible el uso de las redes sociales para llevar a otro nivel uno de los juegos de mayor éxito del mundo. De forma similar a las redes sociales convencionales, el servicio ofrece un muro de actualizaciones como Facebook personalizado según las preferencias de cada usuario. Tiene la opción de seguir grupos dedicados a animales concretos, vehículos, superhéroes y comunicarse a través del teclado exclusivo de emoticonos creado especialmente para la plataforma.