Facebook otorgó a los fabricantes de dispositivos chinos un acceso especial a los datos de sus usuarios

La multinacional compartió información con «telecos» del país asiático lo que levantado nuevas preocupaciones al gobierno de los EE.UU. acerca de la ciberseguridad de los productos electrónicos

MADRIDActualizado:

La crisis de los datos se extiende. El tratamiento de la información privada de los usuarios de Facebook ha sido algo más habitual de lo que se aparentemente se cree. Cada día, más madera que alimentar el fuego de las dudas. La multinacional norteamericana otorgó durante años un acceso privilegiado a empresas de telecomunicaciones chinas.

Las nuevas preocupaciones acerca del intercambio de datos se han acrecentado en las últimas semanas. Recientemente, se desveló que la red social compartió información de sus usuarios con al menos unos sesenta fabricantes de móviles como Samsung y Apple durante años. Una práctica que,, tuvo implicaciones mayores; la multinacional también tuvo relaciones con las principales empresas de telecomunicaciones y fabricantes de tecnología chinas.

Una de las posibles firmas beneficiarias de esta situación, según informa el medio estadounidense, ha sido Huawei, que se encuentra en la lista del Pentágono acerca de las posibles conexiones de las marcas asiáticas con el gobierno chino. La firma china ha asegurado que no guardan datos procedentes de la red social. «Al igual que los principales proveedores de smartphones, Huawei ha trabajado con Facebook para hacer que los servicios de Facebook sean lo más convenientes para los usuarios. La compañía nunca ha recopilado ni almacenado ningún dato de usuario de Facebook», manifiestan fuentes de la compañía en un comunicado enviado a ABC.

Facebook, sin embargo, admitió este martes haber dado a esta compañía y a otras tres empresas chinas (Lenovo, OPPO y TCL) un «acceso especial» a los datos de sus usuarios, según desvelaron medios estadounidenses. No ha trascendido que ZTE haya tenido un acuerdo similar con Facebook. Bajo estos acuerdos, las marcas de teléfonos y la red social tuvieron un acceso privilegiado a los servicios de Facebook, aunque la compañía estadounidense ha defendido que esos acuerdos estuvieron «controlados desde el principio» y que Huawei «no almacenó en sus servidores» los datos de los usuarios sino que los utilizó solo para los dispositivos. El problema es que la red social proporcionó a estas empresas acceso a los datos de los amigos de los usuarios sin su consentimiento explícito. Pese a las dudas que despierta estas conexiones, hasta ahora no se han encontrados evidencias de que las compañías chinas espíen a los consumidores estadounidenses.

Facebook ha defendido, en ese sentido, que esta situación se debió a que la falta de tiendas de aplicaciones en el ecosistema original de los móviles requería que ofreciera «API integradas en dispositivos que permitieran a las empresas reproducir experiencias similares a Facebook para sus dispositivos o sistemas operativos individuales» utilizando datos de usuarios de la red social, que en la actualidad tiene registrados más de 2.300 millones de usuarios.

Congresistas y funcionarios de seguridad nacional de EE.UU. han alertado en los últimos años de la posibilidad que el Gobierno de China tenga acceso a los servidores de empresas chinas. De hecho, el Pentágono prohibió el mes pasado la venta de teléfonos de Huawei y ZTE en sus instalaciones, por considerar que el uso de esos aparatos supone «un riesgo inaceptable» ante la sospecha de que participan en labores de ciberespionaje para Pekín.

Una piedra más en el camino de Facebook que se encuentra intentando «limpiar» su reputación después de varios escándalos de privacidad en los que ha estado envueltos. Uno de los más relevantes se produjo en marzo con Cambridge Analytica, una consultora que empleó los datos de la red social para elaborar perfiles psicológicos de votantes que supuestamente vendieron, entre otros, a la campaña del ahora presidente, Donald Trump, durante las elecciones presidenciales celebradas en 2016.