Rusiagate

Facebook confirma que cuentas falsas rusas pagaron por influir en las elecciones norteamericanas

Una investigación interna de la compañía pone de relieve que se invirtió más de 100.000 dólares en la contratación de anuncios promoviendo mensajes sociales y políticos controvertidos durante un periodo de dos años, todas procedentes de Rusia

Mark Zuckberberg, fundador de Facebook, durante una intervención
Mark Zuckberberg, fundador de Facebook, durante una intervención - REUTERS
J.M.SÁNCHEZ Madrid - Actualizado: Guardado en: Tecnología Redes

Desde Rusia con amor se podría titular esta película. Las supuestas conexiones entre el país y el gobierno de Donald Trump tienen otro episodio más de esta novela inacabada por el momento. En plena ebullición de las llamadas «fake news» o noticias falsas, Facebook tiene algo que decir. Y puede que agite los cimientos de la lucha por la verdad. La red social ha confirmado que cuentas falsas vinculadas a Rusia compraron miles de anuncios durante las elecciones EE.UU. Es decir, pagaron por influir en los electores.

Dado que la plataforma alberga más de 2.400 millones de seguidores en todo el mundo (236 millones de ellos residentes en territorio norteamericano), no se puede obviar su indisoluble capacidad para mostrar resultados y anuncios teledirigidos que puedan afectar a la percepción social.

La difusión y propagación de contenidos falsos (o, como mínimo, sesgados) a través de un servicio que genera tantas visitas diarias se ha convertido en una batalla que las compañías tecnológicas están dispuestas a librar, aún a riesgo de perder y sin muchas opciones.

En un comunicado oficial, Alex Stamos, responsable de seguridad de Facebook, ha explicado los resultados de una investigación interna de calado que puede traer cola. La compañía ha descubierto una operación organizada desde Rusia para intentar influir en los comicios americanos en los que salió victorioso Donald Trump. La estrategia ha sido efectiva; se invirtió más de 100.000 dólares en la contratación de anuncios promoviendo mensajes sociales y políticos controvertidos durante un periodo de dos años. Entre esos temas resaltados destacaron el control de armas, los derechos de los homosexuales o la inmigración, dos de las problemáticas que han vuelto abrirse un debate por culpa de las decisiones políticas de la actual administración.

Facebook, el servicio predominante en las redes sociales, ha señalado que muchos de los 3.000 anuncios políticos contratados promocionaban se hicieron desde unas 470 cuentas y páginas falsas, ahora ya suspendidas. Todas ellas provienen de una especie de «granja de trolls» y se especula que está detrás una organización con sede en San Petersburgo que promueve posturas pro rusas a través de cuentas «fake». Esta situación establece muchos interrogantes. ¿Qué tipo de control lleva una plataforma tan grande sobre los usuarios que ponen publicidad? ¿Qué filtros? Esos anuncios difundían opiniones polarizadas sobre temas controvertidos en lugar de apoyar a un candidato político en particular.

La investigación pone de relieve que otros 50.000 dólares se destinaron a otros 2.200 anuncios relacionados con la política, que pudieron ser comprados desde Rusia. Pese a todo, la compañía asegura que no ha encontrado ningún vínculo con una campaña presidencial. Se estima que tres cuartas partes de estos anuncios tenían alcance nacional.

Aunque no ha trascendido el nombre de las cuentas suspendidas, algunas de ellas sí incluían términos como «refugiado» o «patriota». La firma cree que, además, muchas de las páginas estaban conectadas de alguna forma. «Estamos analizando cómo podemos aplicar las técnicas desarrolladas para detectar cuentas falsas de cara a detectar mejor las páginas auténticas y los anuncios», añade

Durante la campaña electoral se invirtió más de 1.000 millones de dólares en anuncios políticos en servicios digitales, 10.000 veces más que la inversión identificada por el equipo de seguridad de Facebook. Estos hallazgos refuerzan las conclusiones de la Agencia de Inteligencia Estadounidense que apunta a que Rusia participó activamente en las elecciones. Ellen Weintraub, miembro de la Comisión Federal de Elecciones de Estados Unidos, sostuvo que los votantes estadounidenses merecen saber de dónde proviene cada anuncio electoral y si el dinero que hay detrás es legal.

comentarios