Mark Zuckerberg, fundador de Facebook, durante una intervención
Mark Zuckerberg, fundador de Facebook, durante una intervención - ARCHIVO

FacebookConexión rusa: Facebook desvela que los anuncios rusos alcanzaron 10 millones de usuarios

La multinacional americana contratará a mil personas para revisar el contenido y comprobar que se ajusta a sus políticas al tiempo que asume que su herramienta publicitaria se puede «abusar», con sucedió durante las pasadas elecciones

MADRIDActualizado:

Desde Rusia con amor (virtual). La conexión de grupos rusos a través de las redes sociales ya cobra tintes de «thriller». Facebook, la mayor red social del planeta, ha asumido que los anuncios pagados con la clara intención de influir en las pasadas elecciones presidenciales tuvo un alcance espectacular; aproximadamente diez millones de usuarios lo recibieron en sus perfiles. EE.UU. tiene en la actualidad una población de 323 millones de habitantes, y se estima que unos 200 millones de ellos disponen de cuenta en la plataforma.

Esos anuncios publicitarios fueron comprados por fuentes con respaldo de Rusia antes, durante y después de los comicios en EE.UU. celebrados en 2016 en donde salió elegidoDonald Trump. El debate sobre el tratamiento informativo y los controles sobre la publicidad se sitúa en su cénit. La multinacional americana asume, sin embargo, que el 44% de esos anuncios comprados (unos 3.000 en total) estaban dirigidos avivar la tensión en algunos aspectos relacionados con la inmigración o cuestiones religiosas. Pese a las dudas, gran parte de los usuarios de la plataforma pudo recibir en sus perfiles esos pretendidos lemas.

El 56% de la publicidad se vio incluso después de las elecciones, mientras que se estima que el 25% no tuvo repercusión alguna al no ser vistos por ningún usuario. Esto se debe, según explica Elliot Schrage, vicepresidente de Facebook, a que las subastas de publicidad están «diseñadas para que los anuncios lleguen a la gente en función de su relevancia» y «es posible que ciertos anuncios no lleguen a nadie». Para comprar la mitad de los anuncios se pagaron menos de 3 dólares, mientras que el 99% de ellos se desembolsó una cantidad inferior a mi dólares.

Estos datos se conocen después de que Facebook enviara al Congreso norteamericano copias de esos anuncios para defenderse de sus acusaciones. Ya se ha iniciado una investigación para esclarecer el nivel de las conexiones y la injerencia de grupos relacionados con Rusia para influir en la victoria de Trump, una cuestión que se ha paseado desde el primer día en que llegó a la Casa Blanca. Representantes de Google y Twitter deberán comparecer en las próximas semanas.

¿Por qué Facebook permite que anuncios como estos se dirijan a ciertos grupos demográficos o de interés? «Nuestro objetivo para la publicidad está concebido para mostrar a la gente los anuncios que podría encontrar útiles en lugar de mostrar a todos los anuncios que podría encontrar irrelevante o molesto», apunta el directivo. Para ello, la red social cruza mediante algoritmos informáticos los datos e información publicada por sus usuarios dirigiendo el anuncio en función de sus intereses y gustos.

Facebook, además, y al asumir estos datos, ha sacado a relucir nuevamente un problema conocido, las dificultades a las que se enfrenta para moderar el contenido en su plataforma, la mayor del mundo con más de 2.000 millones de usuarios registrados en todo el mundo. Para evitar situaciones similares, la propia compañía ha adelantado que contratará a mil personas para revisar el contenido de sus anuncios, aunque subraya que el sistema puede ser corrompido para fines particulares.

«Sabemos que se puede abusar de la publicidad y dirigirla a objetivos concretos, y nuestro reto es evitar que los anuncios abusivos se publiquen en nuestra plataforma. Para empezar, los anuncios que contienen cierta orientación ahora requerirán una revisión adicional por parte de un equipo humano», adelanta Schrage, aunque criticó a los precursores de esos anuncios por hacer uso de cuentas falsas, también dijo que muchos de los anuncios «no violaron nuestras políticas de contenido».