Mark Zuckerberg, fundador de Facebook, durante una conferencia pasada
Mark Zuckerberg, fundador de Facebook, durante una conferencia pasada - ARCHIVO

Facebook claudica ante las exigencias europeas en protección de datos

La multinacional norteamericana introduce importantes cambios en sus términos de uso para ajustarse a las medidas legales que entrarán en vigor en mayo y, de paso, cubrirse las espaldas ante posibles sanciones

MADRIDActualizado:

Menos de un mes para que el reglamento general de protección de datos (RGPD) sea de obligado cumplimiento en Europa. Vamos con retraso. Nos va a pillar el toro. Esa es la percepción social, pero poco a poco las empresas de los diferentes sectores se van poniendo las pilas. Aunque sea a marchas forzadas, ante el temor de exponerse al régimen sancionador de la nueva norma (20 millones de euros o el 4% del volumen de negocio total anual) ya empiezan a actualizarse.

También las firmas tecnológicas como Facebook, con sede en Estados Unidos, territorio con una legislación más laxa y el verdadero motivo por el que este sector de la innovación ha mirado hacia otro lado en los últimos años. La multinacional norteamericana lleva varias semanas introduciendo algunos cambios en sus servicios para ajustarse a las exigencias europeas que entrarán en vigor a partir del 25 de mayo.

Fuentes de la Agencia Española de Protección de Datos apuntaron a este diario que la idea no es estar con el «látigo puesto», pero si reciben alguna denuncia y es necesario investigar alguna posible infracción existirá cobertura legal para castigar a las empresas. De ahí que Facebook haya visto las orejas al lobo y, aunque posiblemente unas posibles sanciones sean fáciles de asumir para una empresa que ingresa más de dos mil millones de dólares por trimestre, no quiere perder la batalla. De momento, los términos de uso de sus principales servicios han venido añadiendo algunas cláusulas, al menos para cubrirse las espaldas.

La última en ajustarse su producto estrella, la red social. Así, la compañía ha anunciado que a partir de esta misma semana añadirá una opción desde donde se solicitará a los usuarios que «revise información importante sobre la forma en que Facebook utiliza los datos y toma las decisiones sobre privacidad en la plataforma». Una medida que busca la transparencia y recuperar la credibilidad perdida tras el escándalo de Cambridge Analytica. «No solo queremos cumplir con la ley, sino también ir más allá de nuestras obligaciones y crear experiencias de privacidad nuevas y mejoradas para todo el mundo», señalan en un comunicadoErin Egan (responsable de privacidad de la empresa) y Ashlie Beringer (Asesora Jurídico Adjunta).

Transparencia en la publicidad

Con estos cambios, la idea es «cumplir con las nuevas leyes de privacidad» y ofrecer «nuevas protecciones de privacidad» a todo el mundo, «sin importar» dónde reside el usuario. A partir de entonces, los miembros de Facebook podrán conocer de manera más fácil y no tan opaca como hasta ahora cómo funciona su herramienta de publicidad y, entonces, podrán «elegir si quieren o no que utilicemos datos de nuestros socios» para mostrarles anuncios. Desde la empresa, insisten en que estos anuncios -su principal fuente de ingresos- son «más relevantes» cuando se utilizan datos de nuestros socios, por ejemplo páginas web o aplicaciones que utilizan herramientas de negocio como nuestro botón «Me gusta».

Otra de las novedades de Facebook para ajustarse al RGPD es que, a partir de ahora, los usuarios tendrán más a mano decidir si quieren compartir su información sensible (ideología, religión, relaciones...). Según la compañía, «si has elegido compartir» en tu perfil este tipo información «te pediremos que decidas si quieres seguir compartiéndola». Si bien es cierto que estos datos son opcionales, la idea en la que están trabajando es hacer «más fácil» el proceso de eliminarla «en el caso de que decidas dejar de compartirla».

El reconocimiento facial será opcional

Uno de los aspectos más controvertidos viene de su sistema de reconocimiento facial que permite detectar a las personas a partir de una imagen publicada, una medida que se vetó en territorio europeo, pero que viene instalada por defecto en la versión estadounidense. Desde hace seis años, Facebook dispone de un sistema informático que puede conocer a la persona a partir de una simple fotografía. Se trata de una tecnología que identifica de manera automática los rostros en las fotos publicadas comparándolas con anteriores imágenes que los usuarios han etiquetado. Esto contribuye, en general, a sugerir amigos para etiquetarlos, pero ha suscitado cierta controversia por su posible atentado a la privacidad de las personas. Para evitar males mayores, la red social permitirá «activar» esta función.

Mayor protección al menor

La protección a los menores también es otro territorio a combatir por las redes sociales. Bajo el nuevo reglamento, en algunos países de la UE las personas entre 13 y 15 años necesitan el permiso de sus padres o de un tutor para utilizar algunas de las funciones de Facebook, como ver los anuncios basados en datos de los socios o basados en sus intereses, incluir sus preferencias religiosas y políticas o añadir sus intereses en el perfil.

En ese sentido, Facebook ha adelantado que los anuncios para los adolescentes estarán limitados y las opciones predeterminadas de audiencia para sus publicaciones no incluyen «público». Para este grupo de edad -siempre y cuando no mientan a la hora de ingresar en la plataforma- estará desactivada la opción de reconocimiento facial y se limitará quién puede ver o buscar información específica que compartan, como su ciudad natal o la fecha de nacimiento.