FOTOLIA

Ecommerce: cuestión inversa a bienes gananciales

Mientras las empresas digitales van dando pasos hacia el mundo físico como Amazon, las firmas tradicionales aceleran su entrada en los pagos digitales, un sector al alza que ha crecido este año un 20%, teniendo un gran impacto en los minoristas

madridActualizado:

Es sorprendente observar cómo se han transformado en los últimos años los hábitos de los consumidores. Las compras han pasado de materializarse en un lugar físico, la tienda o comercio, a meterse en el bolsillo gracias a los dispositivos móviles. Lo que antes era un objetivo soñado hoy en día la presencia online de las empresas distribuidoras de productos es apuesta obligada.

Pero se ha producido un fenómeno singular; grandes empresas del sector como Amazon han puesto el foco en el mundo «offline». La adquisición de la cadena de supermercados Whole Fools pone de manifiesto ese interés es difuminar los tipos de transacción. Virtual y real es, a efectos prácticos, un mismo ecosistema que opera a bienes gananciales y no por separación de bienes. Una estrategia, al fin y al cabo, omnicanal. Sin embargo, un pequeño porcentaje (un 13%) se han metido en el atletismo digital y han digitalizado sus establecimientos en aras de registrar mayores ingresos, según datos de la consultora tecnológica Capgemini.

El comercio electrónico sigue su crecimiento imparable este año en España. Empieza a ocupar un lugar destacado como canal de venta, con un crecimiento por encima del 20%, según el informe «Las claves del retail en España 2016-2017» publicado por la consultora CBRE. Unas cifras que contrastan con los últimos datos ofrecidos por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), en los que se recogen que la facturación del comercio electrónico en España alcanzó en el primer trimestre de 2017 un nuevo máximo histórico de 6.757 millones de euros, lo que supone un 24,8% más que los 5.414 millones de euros. Por sectores, las industrias con mayores ingresos han sido las agencias de viajes y operadores turísticos, con un 13,2% de la facturación total; el transporte aéreo, con el 11,2%, y las prendas de vestir, con el 6,2%.

Con todas estas cifras, España se sitúa como cuarto país de la Unión Europea en volumen de facturación por delante de Italia, pero a distancia de Reino Unido, Alemania y Francia. El «e-commerce» representa en España el 4% de las ventas minoristas totales, lejos del 15% que han alcanzado ya en países como Estados Unidos y Reino Unido, los más avanzados del mundo. Según el informe de CBRE, Amazon es quien está agitando la venta «online» gracias al novedoso servicio Prime Now. Por facturación, ocupa el puesto número 10 a nivel mundial en ventas y está contemplando dar el salto al mundo físico para competir directamente con tiendas propias.

«Los consumidores distinguen cada vez menos entre los canales 'online' y 'offline' y sus nuevos hábitos están forzando a los retailers a trabajar ambos canales con total complementariedad, creando un nuevo orden 'phygital'», explica el director nacional de Retail de CBRE España, Gonzalo Senra, quien ha resaltado que esta tendencia deja claro que la omnicanalidad «es fundamental» para los comerciantes 'online'».

Luego se da un extraño fenómeno. Los mayoristas o «retailers» contempla otros asuntos como importantes a la hora de trazar sus estrategias comerciales. Así, el 78% de los mismos está integrando sus tiendas en las redes sociales, mientras que el 53% ofrece acceso gratuito a WiFi. Destaca que una pequeña parte, el 34%, está introduciendo dispositivos interactivos en sus locales. «Esta realidad ha llevado a los operadores a actuar abriendo tiendas flagship, que reúnen en un solo espacio físico una amplia oferta junto a avanzados servicios digitales y tecnológicos», resalta Senra.

Los minoristas se colocan en el mapa

Otro paradigma es el que viven los minoristas. Los llamados «e-tail», que venden productos a través de transacciones electrónicas desde la web, constituyen un espacio para involucrar nuevas formas de consumo. El volumen de facturación de los «e-tailer» analizados llega en su máximo a 168.702.066 euros, según se recoge en la segunda edición del Estudio sobre conversión en e-commerce españoles de la consultora Flat 101. El informe pone de relieve que los comercios electrónicos analizados han generado más de 8 millones de transacciones durante el 2016, lo que equivale a unas 693.000 transacciones al mes y unas de 22.000 al día.

Las firmas del sector, gracias al impulso de internet, han encontrado un filón. Este informe constata casi 77 millones de visitas mensuales buscando sus productos. Y ese tráfico proviene, principalmente, desde el teléfono móvil. El tráfico en móvil ha experimentado un notable crecimiento respecto al año anterior, llegando incluso al 74,62% del tráfico como valor máximo. El tráfico móvil supone de media un 44,91%, mientras que el año pasado era del 34,48%. Un dato curioso: un 54% del tráfico móvil buscan artículos de moda.