CERCO EUROPEO

La Comisión Europea multa con 110 millones de euros a Facebook por engañar en la compra WhatsApp

«La decisión de hoy manda una clara señal a las empresas sobre que deben cumplir con todos los aspectos de las normas de fusiones de la UE», dice el organismo, quien considera que es una sanción «proporcionada»

La normativa europea recoge que la sanción puede alcanzar hasta el 1% de la facturación anual de una compañía

El gigante de internet dice que actuó «de buena fe» y que sus errores no son intencionados

Facebook compró WhatsApp en 2014 por 19.000 millones de euros - ARCHIVO

La toma de control de la mayor red social del mundo sobre la aplicación de chat móvil más extendida tropieza con una piedra en forma de multa. La Comisión Europea (CE) ha puesto cifras a sus acusaciones sobre Facebook al considerar que el gigante norteamericano de internet proporcionó información «incorrecta o engañosa» en la compra de WhatsApp en 2014, una de las operaciones más importantes del mundo de la tecnología. La multa asciende a 110 millones de euros, pero no alcanza el límite máximo que contempla la normativa europea, de hasta el 1% de la facturación anual de una empresa.

En un comunicado en el que la comisaria europea de Competencia, Margrethe Vestager desgrana las razones para imponer esta sanción económica, el organismo europeo ha cerrado el paso al gigante de internet que desde 2014 estaba siendo investigado por la adquisición de esta «app» de chat muy extendida entre los usuarios de teléfonos móviles inteligentes, sobre todo en el territorio europeo.

El Ejecutivo europeo considera que, durante las investigaciones iniciadas en 2014, la red social entregó información «incorrecta o engañosa», una decisión que manda una señal clara a las empresas: «deben cumplir con todos los aspectos de las normas de fusiones de la UE». Desde Bruselas aclaran, sin embargo, que esta sanción no afecta a la operación de compra, aprobada en su momento teniendo en cuenta «una serie de elementos diferenciales» que su capacidad para vincular los datos de los usuarios de ambas plataformas digitales.

La comisión, de esta forma, manda un recado a otras compañías, especialmente tecnológicas y con negocios fuertes en internet: sus operaciones deben ajustarse a las normativas. En opinión de Vestager, las empresas deben «respetar» las reglas de la Unión Europea y «proporcionar información exacta cuando son investigadas». «Si bien la Comisión ha entendido que no afecta a la aprobación de la fusión, resulta claro que se ha producido un error en los datos incorporados en la misma, sean intencionados o no. La Comisión afirma que la capacidad de aportar dicho servicio ya era conocida en 2014, y aún así se afirmó ante la Comisión justo lo contrario», considera Sergio Carrasco, abogado especializado en derecho tecnológico en Fase Consulting.

Cambios en la política de uso de la «app»

«La Comisión debe poder tomar decisiones sobre los efectos de las fusiones con pleno conocimiento de los hechos», puntualiza Vestager, al tiempo que considera que la multa de 110 millones de euros es «proporcionada y disuasoria». La normativa recoge la posibilidad de imponer multas de hasta el 1% de la facturación anual de una empresa en estos casos si queda probado. En este caso, pese a todo, la multa no equivale siquiera al 0.5% de sus ingresos totales. «La cantidad es elevada, pero si pensamos en el límite del 1% del volumen de negocios para este tipo de sanciones y lo que supondría esta cuantía para Facebook, puede resultar adecuada, vistos los requerimientos de la Comisión de información y la negligencia que ha observado», apunta Carrasco en declaraciones a este diario.

Cuando Facebook notificó la adquisición de WhatsApp hace tres años, la compañía informó en un principio a la Comisión que no se produciría una transferencia de datos entre ambos servicios. Sin embargo, todo cambió en agosto del pasado año. WhatsApp anunció entonces un cambio de sus términos de servicio y su política de privacidad que incluía la posibilidad de vincular los números de teléfono de los usuarios de WhatsApp con Facebook. Aunque dio un plazo para desactivarlo, esta opción se convirtió pasado un mes en obligatoria. Tras estea modificación, algunos países europeos tomaron la decisión de bloquear la transferncia de datos.

Por esta razón, la Comisión cree probado que la empresa fundada por Mark Zuckerberg «ocultó en el momento de notificar» la compra que contaba ya con los avances técnicos necesarios para vincular de manera automática los datos de los clientes de ambas redes sociales. Por tanto, mintió. El siguiente paso fue el envío de un pliego de cargos (diciembre de 2016) a Facebook.

Durante la investigación, Facebook ha estado buscando a través de la autoridad central de la Unión Europea evitar revisiones de diferentes países de la región. La multinacional americana anunció que compraba a WhatsApp por 13.800 millones de euros en febrero de 2014, poco antes de la edición de ese año de la feria Mobile World Congress de Barcelona. Hasta ese momento, la empresa de mensajería no albergaba a unos cincuenta empleados, pero su cuota de usuarios de 500 millones activos y su gran crecimiento atrajo el interés de Zuckerberg. En la actualidad, la «app» acumula más de 1.200 millones de usuarios y es muy popular en territorio europeo, especialmente en España donde es el servicio más descargado.

Facebook admite errores «no intencionados»

Fuentes de Facebook han señalado a ABC que la compañía ha actuado «de buena fe» y que sus «errores» no fueron «intencionados», así como que trató de «proporcionar información precisa» en cada momento. «Hemos actuado de buena fe desde nuestras primeras interacciones con la Comisión y hemos tratado de proporcionar información precisa en cada momento. Los errores que cometimos en nuestras solicitudes de 2014 no fueron intencionadas y la Comisión ha confirmado que no afectaron el resultado del análisis de la fusión. El anuncio de hoy pone fin a este asunto», aseguran las mismas fuentes.

comentarios