Facebook

Zuckerberg renueva su Messenger convirtiéndolo en plataforma para aplicaciones

La plataforma evoluciona, mira más allá de WhatsApp y de un mero «muro». Los usuarios podrán instalar y utilizar multitud de aplicaciones de terceros dentro del chat, enviar dinero y, para ello, potenciará los vídeos, que podrán incrustrarse en otros sitios como YouTube

Mark Zuckerberg, durante su internvención en la charla inaugural del F8
Mark Zuckerberg, durante su internvención en la charla inaugural del F8 - AFP

Nuevas formas de consumo de contenidos para una nueva plataforma que ya se queda no solo como contenedor de publiciaciones. Ese es el reto. «La familia», que decía. Como es costumbre, durante las conferencias para desarrolladores en Silicon Valley, la primera Keynote o presentación está cargada de novedades. Este miércoles, durante el F8, la conferencia para desarrolladores de Facebook, no ha sido una excepción. Mark Zuckerberg ha hecho durante su charla un repaso del año, y una tímida mención a Oculus Rift y el contenido en vídeo interactivo virtual, pero el protagonista, sin ninguna duda, ha sido la aplicación de Messenger. [Así hemos narrado la conferencia]

Hace tan sólo una semana lanzaron el pago vía Messenger y hace relativamente poco las llamadas de voz por IP, que también llegarán a WhatsApp, la plataforma que reina en este sector con 700 millones de usuarios fieles. Pero no contento con ello, la aplicación propia quiere potenciarse. Está claro que la aplicación de mensajería de Facebook está cogiendo un gran protagonismo en toda sus estrategia móvil.

Ahora, este servicio de mensajería, que nació como vehículo para mandar mensajes privados entre usuarios, a la que estamos acostumbrados en Facebook, que todos los usuarios usamos casi diariamente, se convierte en plataforma, lo que significa que se podrán instalar y utilizar multitud de aplicaciones de terceros dentro de ella. Esto abre la puerta, no sólo a aplicaciones para generar GIFs animados que compartir con nuestros contactos, sino a integraciones de otras plataformas de mensajería dentro del propio Facebook.

El problema que esto conlleva es que, probablemente, se nos llenará el Messenger de todo tipo de imágenes, vídeos y aplicaciones «graciosas» que nos mandarán nuestros amigos. Así que si estabas cansado de las invitaciones al «Candy Crush» o «Farmville», será mejor que te armes de paciencia, porque llegan al Messenger.

La otra vertiente del nuevo Messenger que han enseñado durante la presentación es el que permitirá la comunicación directa entre empresa y cliente. Pensado para que las notificaciones de compra o la factura te lleguen a través de él, o, incluso poder modificar el pedido con un mensaje en la misma plataforma. El funcionamiento es sencillo, al hacer la compra si el cliente se registra con su cuenta de Facebook, entonces le da la posibilidad a la tienda para poder comunicarse con él usando el Messenger, abandonando así el medio más habitual, el mail.

Enfocado al comercio electrónico

En las imágenes que mostraron durante la presentación, se podía, incluso, realizar la compra directamente a través del Messenger. Facebook quiere unificar todas las comunicaciones en su Messenger, el problema será si termina saturando este canal con aplicaciones y comunicaciones de empresas, y más si éstas son comerciales. Solo cabe recordar el anuncio de Facebook hace una semana que confirmaba que los usuarios estadounidenses podrán vincular Messenger con sus tarjetas de débito para hacer pagos de forma instantánea.

Una tesis que reforzó David Marcus, responsable de mensajería, quien dijo que Messenger permitirá también reinventar cómo las tiendas se relacionan con los consumidores y presentó una nueva opción para que las notificaciones de compra o las facturas lleguen a través del servicio. «Ha llegado el momento de reinventar la forma en la que la gente se comunica con los negocios».

En ese sentido, la compañía, que ya cuenta con más de 1.400 millones de usuarios en todo el mundo, ha querido dar un paso más en su carrera por gestionar la publicidad móvil con LiveRail, la plataforma de anuncios de vídeo (comprada el pasado año) que conecta a anunciantes y editores y que empieza a funcionar a partir de ahora también para aplicaciones y tendrá acceso a la información demográfica de la red social.

Alojar vídeos fuera de Facebook

En ese camino hacia potenciar los contenidos audiovisuales, Facebook permitirá «embember» -insertar mediante un código informático facilitado por la compañía- los vídeos, un movimiento que parece apuntar directamente a YouTube, la plataforma de vídeos de Google que cada minuto ingresa más de 72 horas de vídeo. Tarea difícil, pero una estrategia clara: más anunciantes.

Vídeos esféricos «inmersivos»

Y claro, en esta tarea de lograr nuevas formas de consumo entran los mundos virtuales. La compra de Oculus lo indica. Y las palabras de Zuckerberg durante su intervención deja clara su intención. El muro de Facebook tendrá pronto vídeos esféricos «inmersivos» que ofrecerán una visión de 360 grados de lugares reales. «Estamos viendo cómo el vídeo tradicional comienza a fusionarse con contenido más inmersivo», dijo ante los alrededor de 2.500 participantes en la conferencia anual de desarrolladores en Fort Mason, una antigua base militar situada frente a la prisión de Alcatraz, en la ciudad de San Francisco (California).

De ahí aparece la unión de vídeo y realidad virtual, las nuevas fronteras a conquistar, indicó el responsable de Facebook. «Muchos pensáis en la realidad virtual como algo propio de los videojuegos pero yo lo veo como una manera de visitar lugares», añadió.

comentarios