Tecnología - Redes

La extraña playa de aguas termales de Nueva Zelanda

Conocida como Hot Water Beach, sus aguas pueden alcanzar más de 60 grados de temperatura

Muchos lugares del mundo son famosos por sus balnearios y fuentes de aguas termales. Sin embargo, ninguno de ellos es tan curioso como Hot Water Beach, una playa que se ha convertido en la principal atracción turística de la península de Coromandel, en Nueva Zelanda.

Como su propio nombre indica, esta playa posee la peculiaridad de estar bañada por aguas termales, que alcanzan los 64 grados centígrados de temperatura. La explicación de este fenómeno, según cuenta el blog «Vista al mar», se encuentra en dos fuentes termales subterráneas situadas bajo la arena.

Para hacer salir el agua a la superficie, basta con esperar a que la marea haya descendido casi del todo y excavar un agujero poco profundo en la arena. Pronto, esa pequeña piscina se llenará de agua caliente, en la que los visitantes de este lugar de la costa neozelandesa podrán disfrutar de los beneficios de un improvisado spa.

La popularidad de este fenómeno, que solo puede disfrutarse en el intervalo comprendido entre dos horas antes y después de la bajamar, ha crecido tanto que durante la temporada alta cientos de personas llegan a la playa cargados con palas y cubos para cavar piscinas lo suficientemente grandes como para sentarse en ellas y relajarse envueltos en agua caliente.

Además de este sorprendente fenómeno, Hot Water Beach ofrece también un paisaje tan fascinante como peligroso a quienes visitan la zona. La zona de aguas termales se sitúa a escasos metros de donde rompen las olas, que en esa parte de la costa poseen una fuerza considerable. Esa circunstancia, unida a las fuertes corrientes y la resaca, ha propiciado que el mar haya acabado con la vida de numerosos bañistas que no se han conformado con relajarse en sus improvisadas piscinas de aguas termales.

comentarios