Secretos para que no te timen en el regateo
El regateo es fundamental en los mercadillos de algunos países árabes - abc

Secretos para que no te timen en el regateo

Actualizado:

El regateo es una actividad habitual en mercadillos y tiendas de muchos países del mundo. Sin embargo, esta práctica resulta incómoda para muchos turistas occidentales, que son incapaces de averiguar si han pagado de más por ese recuerdo de su viaje o, por el contrario, han logrado hacerse con una auténtica ganga.

Para tratar de ayudar a esas personas a alcanzar el mejor trato posible, el autor del blog «Bitácora Viajera» ha elaborado una lista con nueve claves para convertirse en un experto en el arte del regateo.

1.-Fuera la vergüenza

La actitud es una de las cosas más importantes a la hora de enfrentarse a una negociación. Actuar con timidez y hablar bajo hará que el el vendedor se crezca y logre que el cliente pague de más por sus artículos. En muchas sociedades el regateo es un proceso cultural, por lo que van a estar esperando que intentes rebajar el precio de sus artículos. Lo más importante es mantener una actitud perserverante y respetuosa.

2.-Compara precios y tiendas

En los enclaves turísticos y mercados tradicionales, muchos comercios venden productos similares e, incluso, idénticos. En esos casos, lo mejor es comparar los precios en las distintas tiendas o puestos y comenzar el regateo en la que pida menos por el artículo. El proceso lleva más tiempo que comprar en el primer lugar que se visite, pero es la mejor forma de conseguir las cosas más baratas.

3.-Lleva cambio

Regatear por el precio de un artículo y luego pagar con un billete que multiplique varias veces su valor puede resultar ridículo y pone de manifiesto que se tiene mucho más dinero del que se ofrece. Por ello, es aconsejable llevar siempre el cambio justo de lo que se negocia. Además, es una buena técnica para decirle al vendedor que esa cantidad es lo único que se tiene.

4.-Miente un poco

Decir que has visto las cosas mucho más baratas en otra tienda, donde incluso tes las ofrecieron al precio que le estás pidiendo puede ser una buena manera de presionar al vendedor para que cierre el trato. Con moderación, a la hora de regatear mentir un poco ayuda mucho.

5.-Hazte de rogar

Cuando la negociación llega un punto en el que no avanza, pero se sigue interesado en cerrar el trato, lo más efectivo suele ser amagar con marcharse. Ante esa actitud, los vendedores suelen ofrecer precios ridículos para que el cliente regrese. El regateo se reiniciará y, por lo general, la postura de vendedor será más flexible.

6.-Ten paciencia

El regateo lleva su tiempo. Es posible conseguir el precio que se desea en pocos minutos, pero lo más habitual es necesitar un periodo de tiempo más o menos largo para alcanzar un acuerdo. En ese caso, lo más importante es mantener la calma y buscar distintos métodos para convencer al vendedor de que el precio que se ofrece es más que justo.

7.-Haz cuentas

Para evitar pagar de más a la hora de regatear es necesario tener claro el tipo de cambio de la moneda local en relación con el euro. Además, hay que tener presente que el precio que ofrece el vendedor estará inflado de forma exagerada, ya que saben que hay que regatear. Por ello, lo más práctico es contraofertar con la mitad del precio que se considere justo y hacer saber al vendedor que se está generoso al subir la oferta.

8.-Nadie pierde

Sentirse mal por regatear es absurdo. Por muy irrisorio que pueda parecer el precio que finalmente se pague y por mucho que el vendedor afirme que está perdiendo dinero, eso no es así. Nadie vendería algo que no le deje ganancia.

9.-Diviértete

Divertirse es el principal objetivo del regateo. Aunque el objetivo final sea adquirir un bien o negociar un servicio, la emoción que genera el proceso para cerrar el precio es lo que hace disfrutar a vendedores y compradores y convierte a esta actividad en tan arraigada en muchas partes del mundo. Pasarlo bien durante el regateo es la clave para tener éxito.