entrevista exclusiva

Spotify, un aliado de las discográficas

Gary Liu, ejecutivo de la compañía, asegura a ABC que esta plataforma devuelve el 70% de sus ganancias a los sellos discográficos. Quieren hacer ver a los «piratas» que Spotify es más sencillo que las descargas ilegales

Gary Liu, director global de estrategia de producto de Spotify
Gary Liu, director global de estrategia de producto de Spotify - spotify
andrea C. Fernández - Madrid - Actualizado: Guardado en: Tecnología Redes

Spotify ha logrado en cinco años posicionarse en 28 países, conseguir seis millones de clientes de pago y más de 24 millones de usuarios «free». Ya es parte de la rutina de muchas personas encender el ordenador, abrir Spotify y buscar la canción que le apetezca en ese momento dentro de las 20 millones de canciones que hay en la plataforma. Otros usuarios van a lo seguro y han creado su lista de reproducción a gusto, engrosando así las mil millones de listas que hay actualmente disponibles en la plataforma.

Este servicio de música en «streaming» ha cambiado la forma en que escuchamos la música. Pero aunque han conseguido mucho no se detienen. Gary Liu, director global de estrategia de producto de Spotify, ha hablado en exclusiva con ABC para explicar su modelo de negocio.

—¿Cómo seleccionan a un país para ofrecer el servicio de Spotify?

—Cuando hablamos de una estrategia global de expansión no se trata de «escoger» un solo país porque en realidad queremos estar en todos. Lo que sí hacemos, entre muchas cosas, es mirar el consumo de música. Queremos estar en grandes mercados así que necesitamos saber dónde va a funcionar Spotify. También pasamos mucho tiempo buscando los índices de penetración de Internet y uso del móvil, porque son indicadores de cuánto de bien puede funcionar nuestro servicio desde el principio.

—En esta ecuación de factores, ¿Toman en cuenta el nivel de piratería de una región?

—Combatir a la piratería es muy, muy importante para nosotros. Nuestro principal competidor es la piratería. En realidad no buscamos países que tengan grandes niveles de piratería porque no es nuestra meta de expansión. Nuestra meta es hacer de Spotify un producto tan fácil, tan bueno y tan disponible que cualquiera que esté pirateando música deje de hacerlo porque nuestro servicio es mucho más fácil de usar. Sí, es un indicador para nosotros pero no un factor determinante.

—¿Para alcanzar esta meta de expansión necesitan buscar alianzas publicitarias antes de lanzar el servicio ?

No tenemos que hacerlo, pero amamos a los anunciantes. Así que cuando llegamos a un nuevo mercado queremos formar parte del mundo de anunciantes desde el día uno. No es algo que nos detenga a lanzar el producto pero sí es muy importante para nosotros construir relaciones con ellos desde muy temprano. Y en muchos de nuestros mercados hemos construidos esas alianzas antes del lanzamiento.

—¿Por qué es tan importante?

La razón es simple: nosotros queremos ofrecer música gratis. Aunque tenemos un exitoso y amplio campo de clientes premium (de pago), sabemos que no todos pueden ser suscriptores y por eso queremos ofrecer música gratis. Así fue como comenzamos este negocio y por esto la publicidad es el corazón del modelo.

—¿Cómo mantienen sus relaciones con los sellos discográficos?

—En realidad tenemos una relación muy buena con las discográficas. Mantenemos conversaciones abiertas con ellos. Algo que debería saberse es que Spotify tiene las mismas metas que los sellos discográficos. La meta es hacer la música mucho más rentable para los sellos, los artistas... en realidad para todos los de esta industria que quieren hacer dinero con la música. La forma en que las personas escuchan música ha cambiado. Han pasado del CD a digital y ahora se han movido de comprar canciones a ser suscriptores. Queremos ayudar a la industria a hacer ese cambio, a monetizar ese cambio.

—La clave es compartir una meta...

—No sólo eso. Por ejemplo, en Europa somos la mayor plataforma de streaming con mayor cantidad de suscriptores de pago y somos el número dos que devuelve dinero de los ingresos digitales a las discográficas. En cuatro años hemos devuelto regalías a la industria por un valor de 500 millones de dólares. Esperamos que solo este año devolvamos otros 500 millones más. Así que somos un motor significativo de regalías para la industria.

—¿Hay sellos que rechazan trabajar con servicios como Spotify?

—Los sellos discográficos no rechazan Spotify, lo hacen específicos artistas.

—¿Por qué?

—Creo que es por falta de educación. En realidad los servicios de música en streaming son relativamente nuevos. En los Estados Unidos, el formato de suscripción de música online comenzó en ciudades raperas y en el resto del mundo fuera de EE.UU. es algo muy nuevo. Spotify fue lanzada hace solo cinco años, aunque se sienta que ha sido más, solo tenemos cinco años. Hemos estado presente muy poco tiempo y todavía tenemos que educar a los artistas. Es justa su desconfianza. Los artistas se preocupan porque quizás no saben lo que obtienen del «streaming», pero creo que poco a poco la lista de artistas que rechacen estar en Spotify se va a reducir.

—Incluso artistas muy famosos...

—Sí, incluso artistas famosos que rechazaron dar sus derechos para Spotify ahora han venido a la plataforma. Colplday ahora tiene discos en Spotify. Metallica por muchos, muchos años rechazó cualquier relación con la música online. Recordemos que fue Metallica la banda que lideró los cargos contra Napster y una de las grandes razones porque las que cerró. Ahora Metallica tiene un catálogo completo en Spotify.

—¿El temor que tienen algunos artistas estaría en que en realidad no se fían de los sellos?

—Tenemos también mucha relación con artistas, no desde el punto de vista de grabación o mercadeo, sino que le gustamos a muchos artistas. Conversan mucho con el equipo de gestión porque se quieren enterar de cómo funcionamos. Pero no queremos ser el factor en medio entre sellos y artistas. Nuestra intención es proveer oportunidades a los artistas y a los sellos para que expongan y ganen dinero con su música en nuestra plataforma. La relación entre sellos y artistas queda entre ellos, pero te puedo decir que nosotros devolvemos el 70% de nuestras ganancias a los sellos. Eso es mucho dinero, pero creemos que es lo que le corresponde. El tema de cuánto recibe el artista por parte del sello ya es cosa de ellos, es algo que no podemos controlar.

—Ustedes se quedan sólo con un 30% de las ganancias ¿Es rentable?

—Somos una compañía en crecimiento. Estamos en ese momento de la vida en que nuestra meta es estar en la mayor cantidad de sitios, así que en ese período de tiempo no es importante ser rentables. Sin embargo, sabemos, basándonos en nuestros países más maduros, donde hemos estado más tiempo, que este modelo es muy sano.

—Hay países son más propensos a aceptar modelos de pago que otras regiones, por ejemplo, España. ¿Les cuesta entrar en estos mercados?

—Lo bueno de este negocio es que no sólo funcionamos con suscripción. Tenemos dos modelos, el gratuito y el premium. El éxito de Spotify es que no tenemos que escoger uno u otro. Así que podemos incentivar el tipo de modelo de negocio dependiendo del país en el que estemos. Para ser honesto, España tiene una cantidad muy sana de suscriptores, quizás mucho mayor de lo que se piensa. El producto es tan bueno que las personas quieren gastar dinero en él. Y tienes razón, el comportamiento de consumo y la cultura es diferente en cada mercado pero —y aquí está lo brillante de Spotify— nosotros ofrecemos dos opciones al mismo tiempo, y somos buenos en las dos.

—¿Cuál es el próximo mercado al que se quieren acercar?

—Acabamos de lanzar el servicio por primera vez en Latinoamérica (México) y también por primera vez en Asia (Singapur, Malasia y Hong Kong). Esto es una huella de lo que viene. Estos mercados son muy importantes para nosotros y vamos a hacer mucho trabajo para expandirnos ahí. También pretendemos expandirnos en Europa.

—En Estados Unidos está Pandora. ¿Lo ven como un rival directo?

—Nos vemos como productos muy distintos. Yo he sido usuario de Pandora mucho antes que de Spotify, porque tienen 13 años en EE.UU, y en realidad es un servicio de radio. Es una evolución de la radio y son buenos en ello. Pero Spotify trata de tener la música correcta en el momento apropiado. Con la radio, ellas son las que te dicen qué escuchar. En Spotify puedes hacer las dos cosa, pero sobre todo pueden inclinarse a escuchar lo que quieran, las veces y en el orden que deseen. En realidad, nuestro competidor es la piratería, porque es lo que está dañando a la industria. Por eso es que tenemos un servicio de música «on-demandÌ que es mucho más sencillo que estar buscando la música y descargar los archivos ilegalmente.

comentarios