Sven Olaf Kamphuis, el holandés errante que provocó el mayor ataque de internet

Actualizado:

Su casa era un «búnker informático». Desde allí controlaba numerosos equipos informáticos. Era su centro de comunicaciones. Sven Olaf Kamphuis, nacido en Alkmaar (Holanda), residía en España, en un domicilio de Granollers. Y, ajeno a las miradas del mundo, ha sido uno de los supuestos «hackers» que consiguieron llevar a cabo el mayor ataque a internet de la historia.

El detenido, que ha aceptado su extradición a Holanda, según informaron fuentes jurídicas, no pretendía hacer caer la Red, sino que su objetivo era «apagar» la compañía suiza Spamhaus. Tras una disputa con Cyberbunker, empresa holanda de servicios de alojamiento web, el informático lideró una serie de ataques de denegación de servicio (DDoS) que colapsó durante horas las páginas de internet. Pero aquella no era su intención.

Kamphuis se desplazaba por diferentes puntos de la geografía española en una furgoneta que utilizaba como oficina informática móvil, dotada de diferentes antenas para escanear frecuencias. Una investigación policial permitió atribuir la responsabilidad de los ataques al grupo «Stophaus», cuyo organizador, Sven Olaf Kamphuis, residía en España. Las primeras investigaciones se iniciaron en Holanda después de que en marzo se detectaran una serie de ataques informáticos contra la compañía «antispam» (correos o mensajes basura).

El informático holandés se hacía llamar cb3rob y, desde su perfil en la red social Facebook, ha venido contando sus peripecias. Sin ocultarse lo más mínimo. Allí le ha dado a «me gusta» a páginas como «Dzhokhar Tsarnaev -uno de los supuestos terroristas que sembró el pánico en el Maratón de Boston- es inocente», diferentes filiales del grupo de «hacktivistas» Anonymous o del Partido Pirata de Holanda.

En marzo, una entrevista realizada en marzo al portal Heavy.com aseguraba que el objetivo era apagar Spamhaus, «no atacar a internet en su conjunto», por sus «tácticas mafiosas». Allí declara que tiene un «problema con los sionistas», aunque no necesariamente con los judíos en general. En otra entrevista, esta vez con RT, manifestaba que no creía que sería detenido. La detención en España se produjo después de la colaboración entre las autoridades de los diferentes países en la Unidad de Cooperación Judicial de la Unión Europea (Eurojust).

Durante su detención, el arrestado decía ser diplomático y «ministro de telecomunicaciones y asuntos exteriores de la república del Cyberbunker». En el registro de su vivienda, en el que participaron policías holandeses, fueron intervenidos dos ordenadores portátiles y documentación diversa relativa a su actividad delictiva. La Policía Nacional subraya que «la perfecta coordinación internacional entre los países afectados fue clave para la investigación».