Coche, con una cámara de «Google Street View» en Holanda
Coche, con una cámara de «Google Street View» en Holanda - efe

Alemania multa con 145.000 euros a Google por recolectar datos con los coches de Street View

Actualizado:

Un regulador alemán ha condenado a Google al pago de una multa de 145.000 euros por recolectar datos a través de redes WiFi con los coches de Street View. Alemania es el último país que ha tomado una decisión ante el caso de rastreo de datos, que se ha investigado a lo largo de todo el mundo.

Google tuvo que enfrentarse a un caso de privacidad relacionado con recopilación de datos de los usuarios, llevada a cabo entre 2007 y 2010, tanto en Estados Unidos como en países europeos. Esta recopilación de datos privados se producía a través de los coches utilizados por la compañía de Mountain View para su servicio de geolocalización Google Maps y Google Street View.

Google admitió haber recogido «inadvertidamente» fragmentos de datos sensibles de redes WiFi de hogares de todo el mundo. Además, en 2012, la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC, por sus siglas en inglés) encontró que el gigante de Mountain View sabía que los coches llevaban años recopilando y almacenando datos de los hogares de los usuarios.

Por su parte, la compañía había asegurado previamente que la recolección de datos había sido un «error» y prometió que los datos nunca se utilizarían. El pasado mes de marzo, Google llegó a un acuerdo en más de 30 Estados de EE.UU. en el caso de la recopilación de datos por el que se comprometió a pagar 7 millones de dólares (5,3 millones de euros).

Un mes después, Alemania también se ha pronunciado al respecto de este caso. Según recoge la agencia Bloomberg, el regulador alemán en Hamburgo, Johannes Caspar, ha condenado a Google al pago de 145.000 euros por el caso de la recopilación de datos a través de los coches utilizados para las fotografías a pie de calle de Street View.

«En mi opinión, esta es una de las mayores violaciones de las normas de protección de datos conocida. Los mecanismos de control interno de Google deben haber fallado gravemente», ha dicho Gaspart. Por su parte, el consejero de privacidad mundial de Google, Peter Fleischer, ha vuelto a reiterar que Google nunca ha hecho ni hará nada con los datos recogidos. El pasado mes de marzo aseguro que desde Google «trabajamos duro para respetar la intimidad en Google. Pero en este caso no lo hizo, es por eso que rápidamente estamos reforzando nuestros sistemas para abordar la cuestión».