Atari, Commodore, Spectrum: la informática clásica tiene futuro

Atari, Commodore, Spectrum: la informática clásica tiene futuro

Actualizado:

El festival de la informática clásica y el videojuego antiguo, RetroMadrid, se celebra este fin de semana en El Matadero de Madrid para recorrer el pasado y el presente de los videojuegos

12345678910
  1. GameBoy

    Conferencias, charlas, talleres y conciertos animarán a los asistentes durante este fin de semana en el salón Retromadrid 2013 para recordar los mejores momentos de los videojuegos y las novedades en este sector. La Asociación de Usuarios de Informática Clásica (AUIC) es la encargada de organizar este evento encaminado a conseguir que sus visitantes disfruten en el presente de un glorioso pasado. Nostalgia, anécdotas y muchas historias se reúen en torno a estas máquinas que cambiaron los hábitos de los ciudadanos.

    «Para llegar a los videojuegos de hoy en día que ver los juegos de antes y construir sobre ellos. Ahora pasa al contrario; en los ochenta eran mucho más sencillos, se jugaban de forma muy rápida. Ahora son muy espectaculares, muy reales, están muy conseguidos, pero a veces da la sensación que no sabes cuándo empieza la diversión», explica a este diario Alejandro Valdezate, secretario de la asociación.

    En el salón se recuerda a la mítica Game Boy (1990) que, con su gran aliado, el Tetris, revolucionó el juego portátil, pese a no ser la inventora en este aspecto. En sus inicios no tuvo demasiado éxito. En su primer año vendió relativamente poco, alrededor de 4 millones de unidades en todo el mundo.

    Sin embargo, con la llegada del fenómeno Tetris las ventas se dispararon. Entre el modelo clásico y la versión en color se llegaron a vender unos 118 millones de unidades. La primera gran consola de cartuchos intercambiables, aunque hubo otras, como la Game Gear, que le daba color. Era una época en la que niños y no tan niños eran localizados en una esquina jugando.

  2. Sinclair ZX81 / Spectrum

    Sinclair ZX81
    Sinclair ZX81

    Hace treinta años Clive Sinclair era todo un genio de la informática. Tenía dominada la fórmula del éxito. Aquel Sinclair ZX81 -sucesor del ZX80- metió en millones hogares sus productos, en gran parte debido a su costo de solo 100 dólares.

    Ahora parece que sus prestaciones son ínfimas con sus 8 bits basados en el microprocesador Zilog Z80A. Había que conectarlo un televisor que hacía de monitor y los programas podían grabarse en una grabadora de casetes. Las instrucciones «Basic» se ingresaban rápidamente, ya que cada tecla además de la letra correspondiente tenía escrita una orden «Basic».

    En España, el Spectrum 48K costaba unas 24.000 pesetas, un precio en el que solo entraba el ordenador, por tanto, no contenía ni monitor ni lector de casete. El «gomas» como es recordado, fue un ordenador que revolucionó la informática de los años ochenta. «Era técnicamente el menos potente, pero era el más barato. Estamos hablando de una época en la que una familia tenía que hacer verdaderos esfuerzos económicos para que un chico tuviera un ordenador», recuerda Juan de Dios Doval, amante de la retroinformática.

  3. NES

    La «caja gris» provocó grandes deseos entre la juventud del momento, sobre todo gracias a juegos como el «Super Mario», todo un superventas -18 millones de juegos vendidos-. Era una videoconsola de 8 bits perteneciente a la tercera generación en la industria de los videojuegos lanzada por Nintendo en Norteamérica, Europa y Australia entre 1985 y 1987. su éxito es incontestable. Con 62 millones de unidades vendidas, es considerada como la videoconsola más exitosa de su época.

  4. Amstrad 464

    En España fue uno de los más vendidos, gracias a que era ordenador que conjugaba potencia y mejores prestaciones y, a su vez, tenía un precio razonable, sobre todo en su versión más económica que era de cinta de casete que hizo que muchas familias pudieran optar a un ordenador para sus hijos. «Para mí es una parte de mi infancia y mi juventud imprescindible», añade Doval.

    Estaba fabricado en Inglaterra por Alan Michael Sugar Trading -Amstrad es una contracción de su nombre-, que comenzó a comercializar sus propios ordenadores personales en 1984 intentando ganar una parte del mercado que estaba en manos de Commodore y Sinclair. La compañía siguió fabricando ordenadores hasta finales de los años noventa, donde sus últimos modelos ya incorporaba sistema operativo Windows con microprocesadores Intel.

    El modelo CPC 464 de ese año estaba basado en un microprocesador de 8 bits, el Zilog Z80. Corría a 3,7MHz y contaba con una memoria RAM de 64 Kbytes. Los dispositivos Amstrad ya venían con todo incluido -monitor y lector de cinta o de disco incorporado-, no necesitabas nada más, de ahí la relación calidad/precio. En la época, el Amstrad 464 (cinta) llegaba a costar poco más de 64.000 pesetas, mientras que Amstrad 6128 (disco) con monitor color: 119.000 pesetas, un precio no apto para todos los bolsillos.

  5. Commodore 64

    Era el otro gran ordenador de los años 80. «Era el mejor de todos, el de mejores prestaciones, pero era muy caro, por eso sus ventas no eran tan grandes», explica Juan de Dios Doval. En EE.UU. empezó costando 595 dólares, mientras que en España se vendió más tarde por unas 50.000 pesetas. Y lo mismo: sin monitor ni lector de cassette incluidos.

    Se trataba de un ordenador doméstico de 8 bits desarrollado por Commodore International en 1982, que sucedía a la Commodore VIC-20 y a la Commodore MAX Machine, presentando 64 kilobytes (65,536 bytes) de RAM y gráficos y sonido muy por encima de otros equipos contemporáneos.

  6. Amiga

    El Commodore Amiga fue el ordenador de «Bienvenido al futuro». «Fue el primer ordenador doméstico que sirvió a mucha gente para ver la gran cantidad de cosas que se podría hacer en casa con un ordenador», manifiesta Doval. Su avanzado sistema operativo, el Amiga OS, estaba inspirado en los Apple Macintosh y fue con total seguridad el primer ordenador personal que permitía multitarea real.

    Al contrario que el anterior modelo, este era un ordenador más profesional. El Amiga 500, uno de los más famosos, se empezó a comercializar en 1987. Contenía un procesador 68000 a 7,16MHz y disponía de unos espectaculares 512KB de RAM. Cabe destacar que sus gráficos eran muy avanzados para la época y disponía de tres modos de vídeo: 320x400 píxeles con 32 colores, 640x400 con 16 colores o 320x200 con 4096 colores simultáneamente. Fue diseñado por Jay Glenn Miner y un reducido equipo de ingenieros pertenecientes a la empresa Didbit ubicada en Santa Clara, California.

  7. Apple II

    Apple no necesita presentación. Vende millones de iPhones, revolucionó el mundo de la música con sus iPod y su «tablet» iPad no tiene rival alguno. Diseño, diseño y robustez ha sido la filosofía de la firma estadounidense. El primer modelo, Apple I, fue poco más que un rompecabezas para armar, que solo podría utilizar un puñado de personas, pero la Apple II «cambió radicalmente el futuro de la empresa», recuerda Neoteo.

    Los primeros Apple II salieron a la venta el 5 de junio de 1977. Estaban construidas sobre un microprocesador 6502 que funcionaba a 1 MHz y contaba con 4 KB RAM. «Al igual que otros ordenadores de la época, utilizaba cintas de audio para guardar datos y programas», añade.

    En 1986 la línea Macintosh comenzó a desplazar al Apple II, aunque la empresa continuó dando soporte hasta el 1993. Sin embargo, su precio era excesivo. Apple Macintosh costaba, según revistas de la época como «Micromanía», 560.789 pesetas. «Son los inicios de la informática, produce cierta nostalgia y siempre es bueno recordarlo porque cualquier cosa cuando se inicia se descubre todo. Es inventar, innnovar», añade Valdezate.

  8. Pong y Tetris

    Pasarán los años y el Tetris seguirá estando presente en las diferentes plataformas. Los modelos de entonces hasta dispositivos como un iPhone tienen versiones de este popular y sencillo juego que jamás pasará de moda, al igual que el Pong (1972), considerado como el primer videojuego que no se ejecutaba en una sola máquina, sí fue el primero de consumo masivo.

    Aquel juego, basado en el tenis de mesa, consistía en dos barras enfrentadas que los usuarios debían despejar una especie de pelota para evitar anotar un tanto. El juego como tal no fue inventado por Atari, pero la compañía lo popularizó. Como carecía de derechos de autor, pronto surgieron numerosos imitadores.

  9. Atari 2600

    Fue una grandísima consola que revolucionó, sobre todo, Estados Unidos. «Llevó a los videojuegos a muchos hogares», manifiesta Doval. Se vendía acompañada con dos joysticks, un par de controladores tipo «paddle» y un cartucho de juego. Los ordenadores Atari fueron durante los 80 unos de los más vendidos, ya que la empresa era conocida por sus consolas de juegos, como la Atari 2600, pero en 1979 se lanzó al mercado de las Home Computers con dos modelos casi míticos y muy recordados: Atari 400 y Atari 800.

  10. MSX

    «Fue, posiblemente, de los cuatro grandes ordenadores, el que menos cuajó, salvo en Japón, donde rinden tributo a este dispositivo. Estuve hace dos años en una tienda en Japón, en una tienda que se llama 'Superpotato' y seguían vendiendo MSX en un stado perfecto». Realmente es el nombre de un estándar de microordenador doméstico de 8 bits comercializado durante los años 1980 y que intentó imponer Microsoft. Fue definido por Kazuhiko Nishi y presentado en junio de 1983 en Japón, donde se convirtió en el dominador del mercado doméstico.«Hay esa añoranza porque eran los primeros pasos a una vida que ahora mismo no comprendemos sin la informática. De la misma forma que un joven no entiende que hace veinte años quedabas con un amigo y no había forma de saber si iba a llegar tarde porque no habían móviles. Estos ordenadores nos hicieron aprender algo de informática, porque tenían unos entornos tan rudimentarios que te animaban,como ahora que te lo dan hecho», opina Doval.