Smartphone Huawei
Smartphone Huawei - ABC

La CIA y el FBI desaconsejan usar móviles Huawei y ZTE: podrían ser herramientas del espionaje chino

Seis directores de diferentes agencias de inteligencia de Estados Unidos tienen sospechas sobre la utilización de estos terminales: «Pueden proporcionar la capacidad de modificar o robar información maliciosamente y tienen la capacidad de realizar espionaje no detectado»

Actualizado:

Hasta seis jefes de las principales agencias de inteligencia de Estados Unidos (entre las que se incluyen la CIA, el FBI y la NSA), han desaconsejado el uso de los smartphones de las marcas chinas Huawei y ZTE por serias dudas de que estos terminales puedan servir de herramienta al espionaje chino. «Estamos profundamente preocupados por los riesgos de permitir que cualquier empresa o entidad comprometida con gobiernos extranjeros que no comparten nuestros valores adquieran posiciones de poder dentro de nuestras redes de telecomunicaciones», ha afirmado el director del FBI, Chris Wray, durante la reunión del Comité de Inteligencia del Senado.

Los responsables expresaron su desconfianza primeramente hacia Apple (compañía que se plantea su «regreso fiscal» a EE.UU. debido a las ventajas aprobadas por el Gobierno de Donald Trump y que le reportarían cerca de 250.000 millones de dólares) para después cargar contra Huawei y ZTE. Los seis indicaron que «no recomiendan» el uso de los dispositivos de esta marca.

«Esta práctica proporciona la capacidad de ejercer presión o control sobre nuestra infraestructura de telecomunicaciones», ha asegurado Wray, quien ha continuado afirmando que, además, propiciaría «la capacidad de modificar o robar información maliciosamente y tiene la capacidad de realizar espionaje no detectado», según informa la CNBC.

En la misma comparecencia, se elogió a las empresas estadounidenses de telecomunicaciones ante la resistencia a la penetración de las compañías chinas en el mercado. «Este es un desafío que creo que solo va a aumentar. Hay que mirar detenidamente a empresas como esta», ha señalado el almirante Michael Rogers, director de la NSA.

La guerra abierta entre Huawei y Trump

No es la primera vez que desde la administración de Trump se alerta entre posibles conexiones entre los gigantes tecnológicos chinos y el espionaje comunista. Durante el pasado congreso de tecnología Consumer Electronics Show (CES 2018), celebrado el pasado mes de enero en Las Vegas, estaba previsto que Huawei anunciara su alianza con la operadora de telefonía estadounidense AT&T para entrar por la puerta grande en el mercado de EE.UU.

Sin embargo, en el último momento, la operadora se echó atrás. Varios medios apuntaron entonces a las presiones que el equipo de Trump habría ejercido para que estas relaciones se rompieran, aludiendo a que diferentes congresistas y miembros del comité de inteligencia habrían escrito a la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC, en su siglas en inglés) para impedir que este trato se hiciera realidad. «Trabajo adicional de los Comités de Inteligencia en este tema refuerzan la preocupación respecto a Huawei y el espionaje chino», afirmaba una supuesta carta enviada por estos responsables, que no llegaron ni a confirmar ni a desmentir el hecho.

Huawei tomó la opción de la «huída hacia delante» y dijo que lanzaría su buque insignia Huawei Mate 10 Pro por su cuenta, a pesar de que esta vía de mercado no es muy popular en Estados Unidos.

En esta ocasión, Huawei ha vuelto a contestar en un comunicado: «Huawei tiene conocimiento de una serie de actividades del gobierno estadounidense aparentemente destinadas a inhibir el negocio de nuestra compañía en este mercado. Contamos con la confianza de gobiernos y clientes en 170 países y no presentamos mayor riesgo de ciberseguridad que cualquier proveedor de TIC, compartiendo a medida que hacemos cadenas de suministro globales comunes y capacidades de producción».

Así se está fraguando una guerra abierta de Trump y su recelo contra el poder en aumento de las compañías tecnológicas chinas.