Vídeo: EUROPA PRESS
Lanzamientos

Así es el Xiaomi Mi8, la nueva bestia china que se parece al iPhone X pero a la mitad de precio

La firma china exprime de nuevo su fórmula clásica con un dispositivo que recuerda al teléfono estrella de Apple, con pantalla sin bordes y «pestaña», que apuesta por la fotografía

MADRIDActualizado:

Pasan los años y es difícil despegar a Samsung y Apple del trono de los móviles. En estos momentos, solo Huawei, tercero en discordia, se sitúa en la parrilla de salida para romper este clásico de la tecnología. Pero el empuje de las marcas chinas, pese a que la economía del país asiático no pasa por su mejor momento, ha sido impresionante en un corto periodo de tiempo. Y Xiaomi, una de las firmas que se disputan la etiqueta de «Apple china», busca dar un paso más en su consolidación con su nuevo teléfono móvil inteligente, el Xiaomi Mi8.

Un terminal que, a grandes rasgos, es toda una declaración de intenciones. Una verdadera bestia tecnológica china que pretende recortar distancias con sus más directos competidores al ofrecer un producto de gran calidad, enmarcado en la gama alta, pero a un precio casi irresistible en comparación con otras propuestas. De nuevo su gran apuesta se centra en apretujar la relación calidad-precio.

Para ello, el Xiaomi Mi8 tiene argumentos de sobra para convencer al gran público, sobre todo al mercado europeo donde cada vez tiene más presencia. Es más, en el último trimestre la firma china ya ha superado a Apple como la tercera marca que más móviles vende en España, uno de los mercados más potentes del Viejo Continente. El dispositivo, de primeras, cumple con lo exigido.

Viene fabricado en una combinación de aluminio y vidrio que le confiere una estética vanguardista y elegante. De actitud propia del iPhone X, el nuevo «smartphone» de la firma china recuerda precisamente al terminal de Apple en el sentido que monta una cámara doble trasera ubicada de manera vertical y añade una «pestaña» o «notch» que se va extendiendo poco a poco entre los móviles Android. Al margen de esta anécdota, en su interior se encuentran algunos de los componentes más avanzados y potentes del mercado. Lo mejor de lo mejor sobre el papel. Fórmula propia de la casa, algo ya concida por todos.

A saber, un procesador Snapdragon 845 fabricado por Qualcomm, que ya se estrenó en otro móvil de la compañía, el Mi Mix 2S, capaz de rascar una velocidad de 2.8 GHz, jalonado a su vez por una mejoria RAM que alcanza los 6 GB. Es decir, técnicamente debe ofrecer un desempleo fluido y solvente a tenor de otros móviles que apuestan por configuraciones similares.

La pantalla del Xiaomi Mi8, compuesta por un panel tecnología OLED como alguno de los móviles más avanzados del mercado, se agranda en comparación con sus predecesores al alcanzar las 6.2 pulgadas. Pese a esta diagonal, el hecho de tratarse de un móvil casi sin bordes (relación de aspecto de 18,7:9) cuya superficie táctil ocupa practicamente la cara frontal se logra tener más especaio en un tamaño más reducido. Con ello entra en la tendencia más rompedora en el sector móvil de los últimos años. Su resolución es Full HD+ (2.248 x 1.080 píxeles) y capaz de emitir un brillo de 600 nits.

Donde la firma china ha puesto más empeño es en su apartado fotográfico. Viene con una cámara doble compuesta por dos sensores de 12 megapíxeles. Una de las lentes, fabricada por Sony, ofrece una apertura focal de F1.8 y se encuentra estabilizada ópticamente, mientras que la segunda, un teleobjetivo proporcionado por Samsung, se contenta con una apertura focal de F2.4. Ambas están concebidas para jugar al unísono a la hora de sacarle partido al modo retrato y puede hacer zoom de dos aumentos. Además, el fabricante ha introducido un sistema basado en inteligencia articial para detectar escenar y lograr, a priori, mejores imágenes.

En otros aspectos destacados, el Xiaomi Mi8 incorpora en esa controvertida pestaña frontal varios sensores y la cámara, entre los que destaca un sensor de infrarrojos necesario para realizar el reconocimietno facial. Un método de desbloqueo que acompaña al lector de huellas dactilares, ubicado en este caso en la parte trasera. Un detalle interesante es que cuenta con un sistema GPS dual diseñado para quie el móvil peuda ser ubicado con mayor precisión (un margen de error de hasta 30 centímetros, presume). La batería es de 3.300 mAh que, sobre el papel, debe ser suficiente para cumplir con una jornada completa de uso. Su mayor atributo es su precio, que ronda los 500 euros.