Detalle del nuevo terminal de la firma china, el Xiaomi Mi Mix 2 - xiaomi
ANÁLISIS

Xiaomi Mi Mix 2: se esperaba revolucionario pero se ha quedado en «correcto»

La pujante firma china desembarca oficialmente en España y lo ha hecho de la mano de su nuevo buque insignia, segunda generación de un dispositivo que marcó tendencia por su propuesta de todo pantalla, al que se han sumado Samsung y Apple

MADRIDActualizado:

Ha llegado el momento. La firma china Xiaomi, una de las más pujantes y jóvenes en el sector de la telefonía móvil, ha llegado oficialmente a España y lo ha hecho de la mano de su nuevo buque insignia, el Xiaomi Mi Mix 2. Un terminal que, por lo menos sobre el papel, ha dejado un cierto sabor agridulce. O esa es, por lo menos, la primera impresión sobre un terminal que se esperaba revolucionario, pero que se ha quedado en un simple «correcto».

De hechuras impecables, materiales de primera y un diseño realmente elegante y refinado, el nuevo buque insignia de Xiaomi carece, sin embargo, de la esperada doble cámara, con sus añadidos de modo retrato o zoom óptico x2. Tampoco dispone de una pantalla QHD u OLED. Características todas que están a la orden del día en terminales de gama alta. No deja de sorprender que otros modelos inferiores de la propia Xiaomi, como el Mi A1, un terminal de gama media que ronda los 200 euros, sí cuente con una doble cámara en toda regla.

El problema, seguramente, no es de calidad, sino de expectativas. Y es que todos se esperaban más de la marca que el año pasado fue la primera en ofrecer una pantalla sin marcos, una revolución que después fue adoptada rápidamente por la inmensa mayoría de los fabricantes. Hoy, un año después, el «efecto wow» de la pantalla del anterior Mi Mix ya no es suficiente. Hacía falta algo más, algún ingrediente que, por sí solo, pudiera mantener la llama viva y aprovechar una oportunidad que, a todas luces, parece haberse perdido.

Dicho lo cual, estamos ante un terminal de gama alta en toda regla, y a un precio que sigue siendo inferior al de la competencia. Aunque no deja de ser uno más donde elegir. Lo primero que destaca en el Mi Mix 2 es su tamaño, sensiblemente inferioral modelo del año pasado, un auténtico gigante con pantalla de 6.4 pulgadas y que ahora se ha reducido hasta las 5.99 en formato 18/9. Sus dimensiones son 151,8 x 75,5 x 7,7 milímetros. El móvil, pues, cabe cómodamente en una sola mano. La resolución, aunque buena, se queda en Full HD+ (2.160 x 1.080 p.), lejos de la que ofrecen otros terminales de la misma categoría.

El procesador, un Qualcomm Snapdragon 835, es el mismo que monta la gama alta de la competencia, y tiene potencia de sobra para mover con fluidez cualquier aplicación o desenvolverse sin problemas en la multitarea. Especialmente si tenemos en cuenta que se apoya en una generosa memoria RAM de 6 GB. Aunque existen tres modelos diferentes, a España por ahora llegará solo el de 64 GB. La trasera de cerámica y los bordes de aluminio le confieren un aspecto refinado y una sensación muy agradable al cogerlo en la mano.

El altavoz, situado sobre el borde superior de la pantalla, es un todo un prodigio de la ingeniería, y queda reducido a una simple muesca que es difícil de apreciar, pero que es capaz de mantener las conversaciones fuera del alcance de oídos indiscretos. Gracias a su diseño, en efecto, solo el usuario del teléfono escuchará lo que nos están diciendo desde el otro extremo de la línea.

La cámara delantera, en cambio, ocupa una posición muy poco habitual, y está situada en el borde inferior del terminal, a la derecha si lo miramos de frente. Algo que puede sorprendernos un poco a la hora de hacer un selfie, pero a lo que resulta fácil acostumbrarse. La cámara trasera, a pesar de no ser doble, es capaz de hacer excelentes fotografías, aunque sin llegar a la calidad de otros móviles del mercado.

El sensor, un Sony IMX 386 de 12 megapixeles, permite grabar vídeo en 4K y viene acompañado por un flash dual y estabilizador de imagen. La apertura focal se queda en F2.0 y, por lo tanto, nuevamente detrás de otros competidores, que ya montan aperturas de F1.8, F1.7 e, incluso, F1.6 y capaces, por lo tanto, de absorber más luz en condiciones de escasa iluminación o foto nocturna. La cámara frontal se queda en unos escuetos 5 megapixeles.

El terminal llega equipado con la versión 7.1 de Android (Nougat), acompañada por la capa de software propietaria MIUI 9, que permite un alto grado de personalización y añade una serie de funciones que pueden resultar muy útiles, como la posibilidad de grabar lo que hacemos en pantalla en vídeo, grabar conversaciones telefónicas o escanear, en una misma «app», códigos de barras, tarjetas de visita o documentos.