PROBAMOS

LG V30: ¿un televisor de seis pulgadas?

Pantalla casi sin marcos, un equipo de audio muy prometedor, una apuesta por la doble cámara son los atributos del nuevo dispositivo de la firma surcoreana con el que aspira a resarcirse de las bajas ventas, pero desembarca en España a un precio cuestionable y un momento, final de año, con todo el pescado vendido

MADRIDActualizado:

En LG se refieren a él como al «mejor» televisor de 6 pulgadas del mundo. Y, probablemente, no les falte razón. Su extraordinaria pantalla QHD OLED Full Vision (2.880 x 1.440 píxeles y una resolución de 538 ppp), por ejemplo, es capaz de reproducir sin problema contenidos HDR 10, una nueva tecnología de imagen; su sistema de audio, desarrollado junto a la firma especializada Bang&Olufsen y las extrordinarias capacidades de su doble cámara hacen del nuevo teléfóno móvil inteligente LG V30 el instrumento perfecto para producir y consumir contenidos multimedia. No en vano, tras su presentación en la pasada edición de la IFA de Berlín, fue merecedor del mayor número de premios concedidos a un móvil este año.

Unos días «trasteando» con el producto han sido suficientes para darse cuenta de las diferencias con otros terminales del mercado. En el modo manual de la cámara, por ejemplo, ese del que muy pocos usuarios saben sacar partido, la firma coreana ha habilitado una función llamada Graphy, que muestra en pequeño una colección de fotos profesionales, a las que podemos añadir nuestras favoritas, que representan paisajes, escenas, retratos, macros... Basta con elegir la que más se parezca a la que queramos hacer y el teléfono configurará automáticamente sus parámetros para que nuestra imagen se parezca lo más posible al modelo. Sencillo y de resultados espectaculares en muchas de las pruebas realizadas en los más diversos ambientes y condiciones de luz.

Efectos de cine

Otra novedosa función, esta vez en el apartado de vídeo, permite seleccionar, con el simple toque de un dedo, la zona de la pantalla sobre la que queremos hacer zoom. Normalmente, los sistemas de zoom acercan la imagen a partir del centro, pero con Point Zoom podemos hacerlo, por ejemplo, hacia una esquina de la pantalla, creando un efecto muy atractivo y de aspecto profesional. A eso, a la profesionalidad de nuestros vídeos, contribuye también la colección de 15 efectos de cine incorporados, gracias a los que, antes de empezar a grabar, podemos seleccionar si queremos que nuestro vídeo tanga un aspecto «romántico», de «película de acción» o de «cine negro», por poner solo unos ejemplos. Señalar que no se trata de simples filtros, sino de auténticas configuraciones que el usuario selecciona al empezar a grabar y hacer que su vídeo tenga el tono, el color y la estética propias del efecto elegido.

Fotografía al nivel exigido

Si unimos estas capacidades a los dos sensores principales, de 16 y 13 megapíxeles, y a hecho de que las lentes no son de plástico, que es lo normal, sino de cristal (Cristal Clear), y capaces por lo tanto de captar colores más brillantes, podremos hacernos una idea de las inmensas capacidades foto y videográficas de este dispositivo. Sin olvidar, por último, que la lente principal, la de 16 megapíxeles, es la primera en el mercado de móviles en tener una apertura focal de F/1.6, lo que le permite captar mucha más luz que cualquier otra cámara de un «smartphone» en condiciones de poca luminosidd o en fotos nocturnas. Para hacernos una idea, lo normal es encontrar aperturas F/2.0, F/1.8 o, como mucho y en contadas ocasiones, F/1.7. Combinadas, las dos lentes principales ofrecen un angulo de visión de 120 grados. Lo mismo que la cámara ferontal, que sin embargo se queda en unos escuetos 5 megapíxeles.

En cuanto a su estética, el V30 es un terminal elegante, sin marcos, de forma que, a pesar de contar con una diagonal de 6 pulgadas, da la impresión de ser mucho más pequeño. Su grosor es de 7,3 milímetros y su peso, inigualable en la categoría, es de apenas 158 gramos. En su nuevo V30 parecería, a primera vista, que LG ha renunciado a una de las señas de identidad de esta familia de móviles: la segunda y pequeña pantalla que aparecía, en los anteriores V10 y V20, como una tira horizontal, justo encima de la pantalla principal y que permitía, sin activar el móvil, ver notificaciones o efectuar algunas tareas simples. Y si bien es cierto que esa segunda pantalla ha desaparecido, también lo es que sus funciones no.

Muy al contrrario esas funciones incluso se han incrementado gracias a un sistema «Always on» perfeccionado por la marca y que, además de la hora y las notificaciones habituales, permite hacer scroll sin encender la pantalla para poner música o acceder a una serie de «mini apps» como la linterna o la aplicación de notas, sobre la que podemos apuntar cualquier cosa escribiendo con un dedo.

Potencia acorde a la gama

En cuanto al procesador, estamos ante un Qualcomm Snapdragon 835, el elegido por una buena parte de los fabricantes para sus gamas altas de este año. Con sus 4 GB de RAM, no hay aplicación que se resista. El único punto que quizá habría podido mejorarse es la capacidad de almacenamiento, que se queda, en la versión que llega a España, en 64 GB. Eso sí, con una ranura USB para añadir tarjetas de memoria de hasta 2 TB.

La batería, de 3.300 miliamperios, cuenta con sistema de carga rápida Quick Charge 3.0 y, por supuesto, el terminal tiene la certificación IP68, lo que le permite funcionar bajo el agua durante media hora seguida y hasta un metro y medio de profundidad. El nuevo LG V30 llegará a las tiendas españolas el próximo 15 de diciembre, y su precio será de 899 euros. ¿Caro?, es posible, pero no olvidemos que en ese precio están incluidos, también, unos auriculares Premium de Bang & Olufsen que, por si solos, están valorados en 149 euros.