Tecnología - Telefonía

Si pierdes tu «smartphone» tienes muchas posibilidades de perder tu privacidad

Un estudio de Kaspersky Lab y B2B International señala que un 13% de los españoles que extravió su teléfono fue sancionado en el trabajo ya que sus «smartphones» contenían información de la empresa. Asimismo, un 24% descubrió que los datos financieros almacenados en sus dispositivos fueron tratados o utilizados de forma inadecuada

Imagen de archivo de un iPhone 6
Imagen de archivo de un iPhone 6

Perder el «smartphone» es toda una faena. Y no por el hecho de que el usuario se sienta en parte incomunicado o genere un sentimiento de estrés al no poder consultar WhatsApp o mirar Facebook, sino porque a día de hoy, el teléfono contiene datos personales que, en caso de pérdida, afecta directamente en la seguridad.

Según un estudio elaborado por Kaspersky Lab y B2B International de 2015, uno de cada siete usuarios (14%) ha experimentado la pérdida o robo de su dispositivo móvil. Esta cifra se eleva al 26% entre los usuarios menores de 24 años.

En cuanto a España, también el 14% de encuestados afirma haber perdido o sufrido el robo de su «smartphone». De este porcentaje, un 2% tenían iPhones, un 10% dispositivos Android, un 0,5% Windows y cerca de un 1% otro tipo de «smartphones».

De ellos, un 13% de los españoles fue sancionado en el trabajo ya que sus teléfonos contenían información de la empresa. Asimismo, un 24% descubrió que los datos financieros almacenados en sus dispositivos fueron tratados o utilizados de forma inadecuada.

Entre las medidas que emplearon los usuarios españoles para protegerse tras la pérdida o robo, destaca que un 41% de los usuarios bloqueó su dispositivo con la ayuda del operador móvilo denunció el incidente a la policía (48%). Por otra parte, un 20% eliminó de forma remota los datos del dispositivo, mientras que un 18% trató de localizarlo mediante un software de búsqueda.

Alfonso Ramírez, director general de Kaspersky Lab Iberia, recuerda: «Los dispositivos móviles se han convertido en el eje central de nuestras vidas» y en ellos se almacena «información sensible y personal, como fotos de nuestra familia, datos bancarios, emails personales o contraseñas de acceso». Por esta razón, si los perdemos o nos los roban «puede abrirse una brecha en nuestra privacidad».

«Es necesario -afirma - que protejamos los dispositivos con contraseña, que todos los datos sensibles estén cifrados y que todas las aplicaciones de seguridad estén actualizadas. Usar la función antirrobo como parte de una solución de seguridad para bloquear a terceros, ayudar a localizar dispositivos y eliminar datos personales pueden ayudar a proteger a los usuarios, incluso, después del extravío o el robo».

comentarios