Rumores y filtraciones

Samsung patenta un sistema para colocar el lector de huellas debajo de la pantalla: ¿un Galaxy S9 revolucionario?

Los primeros rumores acerca del próximo teléfono móvil de la firma surcoreana no han hecho más que empezar

MADRIDActualizado:

Cuando todavía no se ha cerrado 2017, los fabricantes de tecnología continúan explorando nuevas fórmulas y experimentando con ciertas innovaciones para intentar sorprender el próximo año. Este año ha dejado unas tendencias claras en el mercado de la telefonía móvil como el diseño de pantalla casi sin bordes o la popularización de las cámaras duales. Pero se quedó en el tintero una tecnología que, por problemas técnicos, este año no ha visto la luz: el sistema de huella dactilar integrado dentro de la propia pantalla.

Una propuesta que ensayaron tanto Apple como Samsung en los últimos meses pero que no llegó a fructificar. En su lugar, se ha consolidado el sensor biométrico como mecanismo de acceso al terminal y efectuar pagos móviles, pero el gigante norteamericano, con el iPhone X, ha querido adoptar otra idea; el reconocimiento facial.

Pero todavía queda mucha tela que cortar mientras se evalúan las características y prestaciones que formarán parte del próximo buque insignia de la firma surcoreana, el Galaxy S9, tal y como se conoce de momento en el mentidero de internet. El dispositivo, cuya presentación se prevé para marzo, promete incluir un nuevo sistema de desbloqueo y, como resulta obvio, mayor potencia en comparación con sus predecesores.

Así se desprende, sin embargo, de una patente registrada en abril por Samsung en la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI), en la que se describe un sistema de 12 puntos de presión en la propia pantalla del terminal. Un espacio destinado, sugieren las imágenes, para integrar un lector de huelas dactilares que permita contacto con el dedo. Además, al tratarse de una capa instalada debajo del cristal el sensor podría llegar a extenderse a toda la pantalla.

Se trataría, pues, de una tecnología revolucionaria, aunque por el momento todavía hay que dudar al respecto. ¿Demasiado pronto? De hecho, lo más probable es que se cumplan los pronósticos que apuntan a que el lector de huellas se colocará en el terminal en la parte trasera, pero en el centro.

Una alternativa que, en caso de lograrse, eliminaría de facto el pulsador físico que, en el caso de los Galaxy S8 y Galaxy Note 8, se ha colocado en la parte trasera del dispositivo empujado por el nuevo diseño móvil de cubrir el frontal con la pantalla. Esta solución, de la que por ahora se desconoce su resultado, también ha estado perseguida por Apple, que finalmente apostó por Face ID o reconocimiento facial en su nuevo iPhone X.

Por ahora se especula en cuentagotas con algunas de las funciones del Galaxy S9, pero se cree que algunos de sus componentes, como el chip Exynos 9810, fabricado en un proceso de 10 nanómetros, ya han entrado en la primera fase de fabricación. Por el momento, se cree que el diseño no sufrirá variaciones respecto al Galaxy S8, apostando nuevamente por reducir a la mínima expresión los marcos de la pantalla.