Top

Comparativa smartphones

Samsung Galaxy S8 frente a sus rivales Android: ¿cuál es mejor?

El nuevo buque insignia de la firma surcoreana recoge la visión de las grandes pantallas, mantiene su apartado fotográfico mientras otras marcas apuestan por las dobles cámaras, e introduce un innovador asistente virtual llamado Bixby

AnteriorSiguiente
  1. 1
  2. 2
  3. 3
  4. 4
Navegue usando los números

Samsung Galaxy S8

Elegante, potente y original. El nuevo Samsung Galaxy S8 cambia radicalmente de piel respecto a su predecesor. La firma surcoreana se suma a la corriente del mercado que inaugura los móviles todo-pantalla. En lugar de agrandar aún más el tamaño del dispositivo, la solución de la industria es encajar un panel inmenso sobre un chasis de manera más compacta.

El efecto visual es increíble, puesto que la vista panorámica gana considerablemente y da la sensación de estar ante un móvil de unas 5.1 o 5.2 pulgadas, es decir, lo más habitual en los últimos tiempos.Este dispositivo llega con una pantalla de 5.8 pulgadas y una resolución de 2.960 x 1.440 pixeles, mientras que un modelo similar presentado por su rival local, el LG G6, es ligeramente más pequeño gracias a su diagonal de 5.7 pulgadas y resolución 2.880 x 1.440 píxeles.

Pero el concepto es muy similar, pero con pequeños matices. En el G6 hablamos de un unas 5.7 pulgadas pero se encuentra agolpada sobre un cuerpo de unos 5.2 pulgadas y un ratio de 18:9 que cubre el 83% del frontal. Es posible, en este caso, ajustar la presentación en función de necesidades futuras, ya que algunas aplicaciones pueden presentar problemas de compatibilidad al no estar diseñadas para esta visualización. Con esta relación de aspecto, el terminal de la firma surcoreana logra un formato 2:1 que indica que su ancho puede caber dos veces en su altura, es decir, es posible dividir la pantalla en dos cuadrados perfectos.

Cabe destacar que la gran mayoría de los teléfonos tienen actualmente una pantalla 16:9, pero esto comienza a dejarse atrás en los nuevos lanzamientos que han jugado bien sus bazaas para reducir los marcos.

Pero Samsung ha aprovechado los bordes curvados para llevar este formato ultrapanorámico a otro nivel ofreciendo un ratio de 18.5:9 para cubrir que cubre el 83.3% del frontal, por lo que la proporción no es totalmente exacta a 2:1 del G6, pero a su favor puede interpretarse que la pantalla no ofrece ese alargamiento de otros rivales, ganando enteros además gracias a sus bordes curvados que le confieren un aspecto asombroso y aparentemente mejor integrado.

Para lograr esta relación entre pantalla y cuerpo, ambos fabricantes se han centrado en dos aspectos: por un lado han reorganizado los sensores principales como el de la cámara frontal para establecer una línea horizontal al que se añade el altavoz para poder escuchar las llamadas telefónicas. Por otro, no existe un botón físico de Inicio, sino que está integrado dentro de la propia pantalla.

En el caso del G6, cuenta con tres únicos botones, dos visibles que sirven para subir y bajar el volumen, y que se encuentran en la parte lateral izquierda, mientras que el tercero se ubica en la parte trasera y sirve para desbloquear la pantalla con las huellas dactilares. Samsung ha hecho lo mismo en el Galaxy S8 pero, a diferencia, el sensor biométrico no se encuentra en la zona central, sino que está en la parte superior izquierda. Básicamente porque es en ese área donde habitualmente queda el dedo índice cuando se coge con la mano izquierda, pero puede resultar algo incómodo cuando se sostiene con la derecha.

A nivel estético, el nuevo buque insignia de Samsung ha optado por llevar la experiencia de las versiones «Edge». Es decir, tiene unos bordes laterales curvados, abandonando pues los paneles digamos «planos», un diseño que marca distancia con su rival LG G6, que cuenta con unos laterales redondeados que le confieren un diseño muy elegante y con un biselado en sus extremos. De hecho, puede incluso recordar al iPhone 7, tal y como sucede con el Huawei P10.

Un aspecto a tener en cuenta y que diferencia al Galaxy S8 de sus principales rivales Android de esta temporada es su apartado fotográfico. Mientras sus competidores se sumergen en la idea de llevar dobles lentes que, en teoría, ofrecen una calidad más avanzada y mejores prestaciones, Samsung ha decidido ser conservadora. Dispone de un único sensor de 12 megapíxeles Dual pixel (píxeles más grandes de lo norma) y una apertura F1.7, mientras que la frontal pasa a tener 8 megapíxeles (la del Galaxy S7 era de 5 megapíxeles). En comparación, el G6 cuenta con dos lentes de 13 megapíxeles, apertura F1.8 y gran angular con F2.4 y el Huawei P10 apuesta por un sensor monocromático de 20 megapíxeles, un RGB de 12 megapíxeles.

Existen otros elementos diferenciales, como el estreno del nuevo asistente virtual de Samsung, Bixby, mejorado y bastante avanzado, aunque limitado en su debut y que, aparentemente, está en inferioridad respecto a Alexa o Siri pero que apunta maneras. La capacidad también difiere. Mientras el S8 alberga 64 GB (ampliables mediante tarjeta microSD), el G6 goza de 32 GB (también ampliable) y el P10, 64 GB (ampliable). En cuanto a precios, la cosa cambia. El S8 (809 euros), el G6 (750 euros) y el P10 (649 euros).

LG G6

El nuevo modelo de su rival coreano, el LG G6, ha cautivado al público y posiblemente fuera el mejor lanzamiento de la pasada feria Mobile World Congress de Barcelona. Por fuera, viene en un cuerpo «unibody» de metal y la parte trasera cuenta con una cobertura de cristal protegida de golpes y roturas con Gorilla Glass 5. La cámara no sobresale de la trasera, lo que confiere un aspecto sumamente elegante.

Un punto interesante es que la pantalla (tecnología de fabricación IPS pero que luce como una Amoled) estrena la tecnología Dolby Vision, la tecnología «rival» del HDR, capaz de realzar el brillo y los detalles hasta límites insospechados. Ofrece, de hecho, una luminosidad de 10.000 nits. Un aspecto curioso es que es capaz de realiza un reescalado de imagen sin deformarla para completar el formato elegido, 18:9. Útil, por ejemplo, para ver contenido multimedia.

Otro aspecto que marca distancia respecto al nuevo Galaxy S8 es la configuración de las cámaras, dual, de 13 megapíxeles cada una y apertura F1.8 y gran angular con F2.4, que logra captar imágenes en buena calidad, sobre todo en corta distancia. Siendo más concretos, uno cuenta con un objetivo digamos estándard que cubre 71 grados de visión, mientras que el otro lo amplía hasta 125 grados, eso sí, pagando un precio: se reduce la luminosidad. El G6 dispone de algunos modos especiales, como uno interesante que se llama «comida» y que le dota de mayor color y luz a los platos. Para aquellos que les gusta presumir en redes sociales de los restaurantes a los que van...

Todo ello permite tomar encuadres magníficos en corta distancia y aplicar zoom de una manera bastante lograda. Por su parte, el Huawei P10 apuesta por una trasera dual concebida por un sensor de 12 megapíxeles de apertura F2.2 y, otro, monocromo de 20 megapíxeles con la misma apertura, que logra un efecto «bokeh» bastante interesante. Todos ellos con estabilizador óptico.

Huawei P10

Huawei ha apostado, nuevamente, por montar chips de fabricación propia, en este caso, el HiSilicon Kirin 960 que va a 2,36 GHz y 1,84 GHz de velocidad, mientras que el Galaxy S8 se apoya en un Exynos con tecnología de 10 nanómetros cuyos ocho núcleos logran funcionar a 2,3 GHz y el LG G6 incorpora un Snapdragon 821 de 4 núcleos (2 a 2,4 GHz y 2 a 2 GHz) fabricados en 14 nanómetros.

Aquí hay algunas variaciones, pero todos ellos funcionan de manera fluida, y más que se añaden 4 GB de memoria RAM en cada uno de ellos. En las pruebas de la firma AnTuTu sitúan al iPhone 7 Plus como el móvil actual con mejor rendimiento, mientras que el resto los sitúa en altas posiciones también.

Entre otras prestaciones, el Huawei P10 es un terminal metálico sumergible de pantalla 5.1, con un diseño 2.5D Curved y protección Gorillla Glass 5. Ofrece Full HD (1.920 x 1.080 píxeles), una resolución un tanto escasa para un móvil de alta gama. Su mayor atractivo radica en la doble cámara, muy pensada para fotografía creativa. Este modelo conserva la doble cámara del P9 con certificación de Leica, de la que fue pionero y que ahora han convertido en tendencia.

Además de sus características ya citadas con antelación, incluyen un preciso sistema de detección facial 3D que utiliza alrededor de 190 nodos de identificación detallada para un reconocimiento más rápido y exacto. Cuenta con un abanico de opciones «pro» para ajustar efectos, modos y ajustes. No obstante, las cámaras frontales, las cuales están pensadas para los «selfies», varían, ya que en el caso del G6 ofrece 8 megapíxeles (al igual que el Galaxy S8) y el P10, 5 megapíxeles.

Otro aspecto que gana enteros es su peso, de solo 145 gramos, en comparación con los 163 gramos del G6 y los 155 gramos del S8. Todos ellos tiene certificación IP68 que garantiza que puedan ser sumergidos a un metro durante treinta minutos. Donde pone un gran poderío Huawei es en la capa de personalización sobre Android 7.0 Nougat.

Google Pixel

Aunque oficialmente todavía no ha llegado a España a pesar de haberse presentado ya hace bastantes meses, el nuevo terminal de Google dispone de una cámara muy buena capaz de ofrecer una paleta de detalles muy amplia y bien resueltas, al igual que los tonos.

Con la ayuda del HDR, por ejemplo, captura muy buenos contrastes. Tiene una cámara de 12.3 megapíxeles y apertura F2.0. Esta es su gran baza, que compite y supera en muchos casos a sus rivales. Es uno de los más pequeños en tamaño, de 5 pulgadas de pantalla y resolución 1.080 x 1.920 píxeles con tecnología Amoled.

En su interior se encuentra un procesador Snapdragon 821 de Qualcomm soportado por 4 GB de RAM y capacidad de 32 GB o 128 GB. Además, incorpora su nuevo asistente virtual, Assistant.

AnteriorSiguienteToda la actualidad en portada

comentarios