Última Hora Destituido el número dos de Junqueras, Josep María Jové, detenido en la operación contra el 1-O

Keynote Apple iPhone 8 o iPhone X: otro interrogante del próximo móvil de Apple

Ataviado de su habitual hermetismo, la firma americana desvelará por fin el próximo martes la nomenclatura oficial al que hará referencia el dispositivo del décimo aniversario del producto, aunque nuevas filtraciones apuntan a iPhone 8

El hermetismo es tal y las preocupaciones por posibles fugas de información han sido tan fuertes que Apple ha invertido mucho dinero para cerrar su caja de los secretos con cuatro llaves. Pero siempre se han filtrado detalles, más o menos veraces, que han permitido perfilar el diseño final y las características de su próximo modelo de iPhone. Llegará, por fin, el próximo martes, pero aún quedan muchas dudas, también en el nombre, que según diversos analistas, puede estar entre iPhone 8 o iPhone X Edition, en referencia al décimo aniversario de la llegada del modelo original.

Que el gigante de la tecnología no da nunca puntadas sin hilo es algo evidente. Su habitual tarjeta de invitación al sarao suele interpretarse por parte de sus aguerridos seguidores desde los colores impresos, las fuentes del texto utilizadas o el diseño. ¿Qué nos pretende decir? ¿Cuál es el secreto? Apple es una marca que genera tanta expectación que haya una sola letra, la S, puede dar pie a un debate. Dado que nunca se ha confirmado por parte de la marca, se cree en el mentidero del sector que la S se debe a que ha sido entonces cuando se ha producido una novedad diferente. Una teoría que por poder puede tener sentido.

Desde la llegada del iPhone 4, la firma americana ha seguido con una correlación ya tradicional en las siguientes ediciones. El modelo iPhone 3GS, tercera generación del teléfono móvil inteligente, se interpretó como Speed (Velocidad), al ofrecer mayor potencia que su predecesor. Pero fuentes oficiosas llevaron a interpretar esa S como Siri, dado que fue en el iPhone 4S el año en que debutó el asistente por voz. En el caso del iPhone 5S la cosa cambió y se sugirió que se había bautizado de esta forma porque fue entonces cuando se introdujo el escáner (scanner) de huellas dactilares o Touch ID. Algo parecido le sucedió al iPhone 6S, que instaló un nuevo sistema «sensible» a la presión o 3D Touch.

Observando su trayectoria, la llegada de cada modelo acompañado de la S ha coincidido con número impar del año. Como estamos en 2017 toca, a priori, un iPhone 7S. Sin embargo, es un año especial. Coincide con el décimo aniversario de la llegada del primer momento. Una ocasión ideal para tocar el gong de la sorpresa y mostrar algo revolucionario o revulsivo.

Además del cambio evidente que se ha especulado (más grande, sin marcos, pantalla «infinita»), su nombre se mirará con lupa. El influyente filtrador de la tecnología de consumo Evan Blass ha asegurado que, además de los modelos digamos «normales», habrá un modelo más impactante que se llamará (oh, sorpresa) iPhone 8. Y que habrá un iPhone X Edition, que será el que cueste más dinero. Habrá que verlo.

comentarios