Mira en el video el análisis del teléfono móvil - VIDEO: R.M.BELTRÁN
ANÁLISIS

Huawei Mate 10: una máquina con inteligencia artificial para competir contra el iPhone X y Note 8

La nueva «bestia» de la firma china apuesta por el rendimiento, la autonomía y el precio para mantenerse en el podio de los superventas

MADRIDActualizado:

Veloz, «inteligente», casi sin marcos y contra la marea del precio. El Huawei Mate 10 es, sin lugar a dudas, el mejor teléfono móvil inteligente fabricado por la firma china. Supone un notable esfuerzo por integrar, dentro del propio dispositivo, Inteligencia Artificial y modelos basados en «machine learning» o aprendizaje automático capaz de «aprender» de la actividad del propio usuario.

De buen rendimiento, el dispositivo alberga en su interior el procesador Kirin 970, de fabricación propia, de ocho núcleos con unidad de procesamiento de redes neurales. ¿Qué implica esto? que, entre otras cosas, es capaz de reconocer lo que tiene delante nada más abrir la cámara: un rostro, un paisaje, un animal, comida, un sujeto en movimiento, una escena nocturna. Pero también tiene la capacidad de ir «aprendiendo» a medida que lo utilizamos, de forma que no responde nunca a una configuración preestablecida, sino que la va modificando según sean sus propias «experiencias».

Su desempeño y fluidez en su manejo es abrumador. Puede reconocer 2.005 imágenes por minuto y su velocidad es más de 20 veces superior a la de una CPU convencional. El Kirin 970 puede analizar hasta 300 fotos en 6 segundos, un trabajo que a una CPU convencional le cuesta 120 segundos.

Descata especialmente por su silueta y estética. Al igual que hiciera Samsung, LG o Xiaomi (y recientemente también Apple), se mete en la batalla de las pantallas alargadas que cubren prácticamente una de las dos caras del dispositivo. Casi sin marcos, se logra un mejor aprovechamiento de la superficie y no le pasa factura el tamaño. Es cómodo y compacto. El nuevo terminal incorpora una pantalla de 5.9 pulgadas (2.560 x 1.440 píxeles y HDR) y formato 16:9, mientras que hay una versión Pro que crece hasta las 6 pulgadas (OLED, con resolución de 2.160 x 1.080 píxeles), y adopta un formado de 18:9.

Su brillo, de 730 bits, garantiza que podremos ver claramente la pantalla incluso a plena luz del sol. Ambos modelos son resistentes al agua, aunque en diferente medida. Así, terminal cuenta con la certificación IP53, lo suficiente como para aguantar el tipo bajo la lluvia y el Pro con la IP67, que le permite permanecer sumergido durante treinta minutos a un máximo de un metro de profundidad.

Dotado con una doble cámara principal (una de 20 megapixeles monocroma y otra de 12 megapixeles en color), tiene además una apertura de F1.6, lo que le permite captar mucha más luz en escenas nocturnas o poco iluminadas. El terminal, además de todo, apuesta por la duración de batería. Integra una pila de 4.000 mAh de densidad capaz de aguantar perfecamente un día hasta la siguiente carga. Otra de sus virtudes es haberse distanciado de otras marcas y conservar un precio, 799 euros, que pese a ser todavía caro es bastante inferior a muchas propuestas recientes.