El modelo de iPhone X actual
El modelo de iPhone X actual - REUTERS

Por qué deberías esperar hasta septiembre para comprar un iPhone X

Apple llevaría a cabo después del verano una agresiva política de precios con su buque insignia, según los analistas

MadridActualizado:

El lanzamiento del iPhone X supuso un hito en la venta de smartphones: todo el mundo quería el nuevo «juguete» de Apple, aunque costase alrededor de los 1.200 euros y hubiese que esperar colas kilométricas para conseguirlo. Pero una vez que se acabó la novedad, el entusiasmo entre los compradores bajó y las ventas empiezan a resentirse. No son malas, pero tampoco son las mejores, algo que la compañía de Cupertino no se puede permitir si quiere seguir siendo la referencia mundial en el sector de los teléfonos inteligentes.

Por eso no parece descabalada la teoría del analista chino Ming-Chi Kuo, gurú de la tecnología que acierta todos los lanzamientos de Apple. Fue él quien señaló que la compañía estaría preparando tres nuevos modelos de su buque insignia y ahora apunta a que este lanzamiento se acompañaría de una «agresiva política de precios» para seguir aprovechando el tirón en ventas y que se produciría en septiembre.

Así, en unas declaraciones recogidas por el portal Macrumors, Kuo asegura que el modelo más barato, con pantalla LCD de 6.1 pulgadas, costará entre 600 y 700 dólares (entre algo más de 500 y 590 euros). Un poco más costará el iPhone X con pantalla OLED de 5.8 pulgadas, entre los 800 y 900 dólares (670 y 761 euros). Y, por último, el esperado iPhone X Plus con una pantalla OLED de 6.5 pulgadas, que según el analista podría costar entre 900 y 1.000 dólares (760 y 845 euros). Si bien en Estados Unidos se comercializa ahora el modelo básico a partir de los 999 dólares y en España sube hasta los 1.149 euros, es de esperar que la rebaja también se note por los mercados europeos.

El analista señala tres argumentos que apoyan su teoría. La primera es la preocupación de Apple por el impacto negativo de un precio muy alto en un mercado maduro: las marcas emergentes (sobre todo chinas) están ofreciendo tecnología de vanguardia (y aquí entra el reconocimiento facial o la doble cámara adoptada por el resto de fabricantes tras ofrecerlo al público el iPhone X por primera vez) a muy bajo precio. Por otro lado, la reducción de costes de producción de la industria en general y de Apple en particular. Y, para terminar, los beneficios de que aumente el sistema de reconocimiento facial de Apple, que abre la veda de un nicho de negocio muy jugoso y aún casi sin explotar entre el gran público.

Kuo señala el mes de septiembre para que la compañía de la manzana enseñe al mundo su nuevo arsenal (aunque hay voces que apuntan a que el modelo de pantalla LCD podría lanzarse en noviembre). Sea como sea, el famoso «adivino» de los lanzamientos de Apple lleva años acertando en sus predicciones. En tres meses comprobaremos los resultados.