Un jugador de Pokémon Go en Roma
Un jugador de Pokémon Go en Roma - AFP PHOTO / TIZIANA FABI

La precisa localización de Pokémon Go, un éxito del creador de Google Earth

John Hanke es el CEO de Niantic, la compañía que ha desarrollado el juego para Nintendo. Trabajó en la tecnología que utiliza Google Maps, que a su vez se usa en otros juegos de realidad aumentada. Pero este emprendedor desarrolló también Google Earth en 2005, cuando consigió que los servidores del gigante de internet se colapsaran

Actualizado:

Pokémon Go, el juego de realidad aumentada de Nintendo desarrollado por Niantic, se lanzó en EE.UU., Austria y Nueva Zelanda el pasado el pasado 6 de julio tanto en Android como en iOS. Luego llegó a Alemania y Reino Unido y el 15 de julio a España. La locura en nuestro país, como no iba a ser menos, también se ha instaurado.

Central Park no ha sido la única anécdota que los jugadores han protagonizado con tal de cazar un pokémon. De hecho, uno de los «peligros» del juego de moda es la adicción que está cusando. Tanto que el sentido común se ve anulado y cruzar una carretera mientras se cazan pokémons se está convirtiendo en una práctica más que habitual. En este sentido, Policía Nacional ha lanzado una serie de pautas para evitar accidentes por culpa de Pokémon Go y, entre otros consejos, recuerdan a los usuarios que están jugando en el mundo real. El hecho de fijar exclusivamente la mirada en la pantalla del «smartphone» provoca que no se esté atento de lo que ocurre alrededor: pasos de peatones, semáforos, vehículos, mobiliario urbano... «No provoques ni seas víctima de un accidente», recuerdan. Igualmente, está prohibido atrapar un pokémon mientras se conduce o se monta en bici así como atravesar propiedades privadas como las de la Guardia Civil o el museo de Auschwitz.

Y es que los pokémons pueden aparecer en cualquier lugar y en cualquier momento. La clave está en la geolocalización, el sistema que necesariamente tiene que estar activado en el teléfono móvil para que el juego vaya indicando al usuario sobre los bichos virtuales que se encuentran a su alrededor, las Poké Paradas (necesarias para coger bolas) o los gimnasios, donde se disputan los combates. De esta manera se mezcla el mundo real como el imaginario. Y todo gracias a la realidad aumentada a través de la cámara del teléfono.

«Ingress», un precedente

Niantic, la compañía que ha desarrollado el juego, es la que ha establecido este sistema. Y en este sentido hay que recordar que la compañía que dirige John Hanke formó parte de Google, de la que se escindió en 2015. De hecho, Niantic ya había desarrollado otro juego de realidad aumentada que también requiere de la geolocalización para poder jugar: Ingress.

Aunque Nintendo no se ha pronunciado en torno a cómo funciona con exactitud este sistema, John Hanke sí lo ha hecho. El CEO de Niantic trabajó en la tecnología que utiliza Google Maps, que a su vez se usa en Ingress y Pokémon Go. De hecho, desarrolló Google Earth en 2005, cuando consigió que los servidores de la compañía se colapsaran.

Niantic ha elegido los lugares en los que aparecen los pokémons en función de la importancia histórica o cultural de la zona, pero también teniendo en cuenta lugares que ya han sido geoetiquetados en Google o han sido sugeridos por jugadores de este tipo de juegos.

John Hanke, CEO de Niantic
John Hanke, CEO de Niantic- REUTERS/Toru Hanai

«Los (jugadores) de Ingress son responsables de ayudar a crear el pool de datos que determina dónde se establecen las Póke paradas y los gimnasios», asegura a «Mashable» Hanke. «Muchos de nosotros trabajamos en Google Maps y Google Earth durante muchos años, por lo que queríamos que las localizaciones fueran exactas», explica. En total, la compañía recibió 15 millones de propuestas de localizaciones alrededor del mundo. De ellas, se eligieron 5 millones.

«Definimos el tipo de lugares que queríamos que formaran parte del juego. Estudiamos dónde se encontraban los lugares públicos, los sitios históricos, los edificios arquitectónicos y demás lugares con características relevantes además zonas singulares», continúa.

Hanke explica a «Mashable» que las Póke paradas se han elegido a propuesta de los usuarios porque son sitios muy frecuentados. «Durante dos años y medio tuvimos personas yendo a todos los sitios donde creían que deberían tener la posibilidad de jugar, por lo que también encontramos muchos sitios remotos. Hay portales en la Antártida y en el Polo Norte, aunque la mayoría de puntos se encuentran en el medio», ha afirmado.

Y, por supuesto, se tienen en cuenta las condiciones climáticas. Es decir, los pokémons aparecen en base a cómo sea el clima, la vegetación o el tipo de suelo del lugar para mostar un pokémon u otro. «Asignamos valores basados en si había agua o eran otro tipo de áreas como zoos o parques», asegura el CEO de Niantic. Por esta razón, un Squirtle aparecerá en una zona con agua.

Hanke creó Niantic en 2010 con el objetivo de «explorar el cruce entre las aplicaciones móviles, la geolocalización y el entretenimiento», según declaró a «Financial Times». Y con Pokémon Go ha superado todas las expectativas.