Interior del nuevo centro tecnológico de Ryanair en Madrid
Interior del nuevo centro tecnológico de Ryanair en Madrid - ABC
Datos

El Big Data se sube al avión

La compañía aérea Ryanair inaugura en Madrid su tercer Travel Lab de Europa para embarcarse en el mundo de la tecnología y la recolección de datos

MadridActualizado:

A pesar las turbulencias vividas estos meses por el motín de sus pilotos, que ha provocado la cancelación de miles de vuelos hasta marzo del año que viene, 2017 ha seguido siendo un buen año para Ryanair. La aerolínea «low cost» más importante de Europa no se ha resentido en cuanto al volumen de sus cifras, tanto monetarias como de pasajeros. Pero el gigante dirigido por el inefable Michael O´Leary quiere mejorar su fórmula del éxito y ganar más terreno. Por eso, se ha sumergido en el mundo de las nuevas tecnologías y el análisis de datos con el fin de ofrecer mejores experiencias a sus clientes y un servicio más personalizado. Y para ello, uno de los países elegidos para explotar el talento en estos campos es España, donde Ryanair está consolidada como la aerolínea líder.

Esta semana la compañía inauguró en Madrid su nuevo centro de innovación digital y tecnología punta, llamados también «Travel Labs». Se trata del tercero que abre la aerolínea irlandesa en Europa, tras los de Dublín y Wroclaw (Polonia). Estos laboratorios se enmarcan su programa «Siempre Mejorando», y ya han ayudado a desarrollar algunos proyectos digitales como la integración de Apple Pay a la hora de pagar, el acuerdo de venta de vuelos de largo radio de Air Europa desde Madrid y la opción de recomendar servicios y productos personalizados tras hacer un diagnóstico del cliente, que debe estar registrado en la plataforma web de la compañía.

Desde Ryanair Labs pretenden desarrollar y mejorar la nueva web, la aplicación y sus funcionalidades, con especial atención al análisis de datos. Gracias a ellos, lanzarán próximamente un servicio que permita al cliente encontrar, en caso de urgencia, el vuelo disponible más próximo que lo transporte a su destino deseado. Además, con base en los datos de los usuarios también quieren realizar ofertas de vuelo a la medida de sus clientes.

Tras la inauguración, Ryanair ahora se embarca en la búsqueda de perfiles para que empiecen a trabajar en su centro de la capital de España. En concreto, todavía hay 200 de las 250 plazas sin cubrir para perfiles como el de ingeniero de datos, ingeniero móvil y programador de aplicaciones entre otros. Kenny Jacobs, chief marketing officer de la aerolínea, expresó en la inauguración que «queremos que los profesionales más brillantes y con más talento se unan a nuestra revolución online de viajes. Seguiremos creando empleo en España». Mientras, su homólogo de tecnología, John Hurley afirmó ambicioso que «nuestro objetivo es convertirnos en el Amazon de los viajes y por eso queremos incorporar el mejor talento a nuestro equipo».

Solución con sus pilotos

Jacobs aprovechó el acto para explicar la situación actual con los pilotos de la empresa, a los que se les ha ofrecido un aumento del salario del 20% y un régimen de trabajo de cinco días por cuatro de descanso. El motivo de la rebelión fue que se vieron obligados a establecer su año fiscal a la vez que el natural, por lo que los aviadores tuvieron que cuadrar sus vacaciones en nueve meses en vez de doce.

Como consecuencia, se suspendieron unos 50 vuelos al día estos dos últimos meses y se espera que hasta marzo se anulen 34 rutas y al menos unos 18.000 vuelos. «Cometimos un error y pedimos perdón», explicó Jacobs, que espera que en 2018 las cifras de crecimiento sean mejores y que los empleados vean a Ryanair «como la mejor aerolínea «low cost» del mundo tanto en salario como en condiciones laborales».