Tecnología - Soluciones

El dron ideado por estudiantes catalanes para localizar minas antipersonas

El proyecto ha sido bautizado por los alumnos como Dron500 por la distancia entre sus hélices, que es de 500 mm

Demostración de Dron500
Demostración de Dron500 - Salesians Sarrià

Hay drones para prácticamente todo: ocio, transportar comida, transportar medicamentos, polinizar... Ahora, unos estudiantes de Formación Profesional de Salesians Sarrià han desarrollado un dron para localizar minas antipersona con el objetivo de salvar vidas.

El proyecto ha sido bautizado por los alumnos como Dron500 por la distancia entre sus hélices, que es de 500 milímetros, como explican sus creadores en un comunicado, y ha sido diseñado para identificar objetos metálicos bajo tierra y especialmente para encontrar material bélico. Ante el riesgo vital que supone encontrar una mina antipersona o restos de material balístico de guerras, esta tecnología pretende ser una herramienta útil para los organismos estatales.

El objetivo principal de este «gadget» es localizar este tipo de material en zonas potencialmente peligrosas, para su posterior desactivación y eliminación. Además de la localización de objetos metálicos, Dron500 busca ampliar sus aplicaciones dentro del ámbito militar para, por ejemplo, prestar apoyo médico transportando equipos sanitarios o herramientas para realizar operaciones de urgencia sobre los campos de batalla.

Para su desarrollo, los estudiantes del Ciclo Formativo de Grado Superior de Mecánica de Salesians Sarrià, Jesús Suriol y Daniel Llopart, se inspiraron en un prototipo americano que servía para detectar exclusivamente minas antipersona, pero que suponía un coste de cientos de miles de euros. Dron500, en cambio, no supera los 3.000 euros, como explican sus desarrolladores.

El proyecto ha sido galardonado con el premio especial del Ministerio de Defensa en los Premios Nacionales Don Bosco, que fomentan la creatividad, la investigación y la innovación en el ámbito de la Formación Profesional, del Bachillerato y de los primeros años de universidad.

comentarios