TRIBUNA ABIERTA

¿Compra o alquiler? La digitalización y el «proptech»

El autor reflexiona sobre la difícil decisión de los vendedores en un entorno inmobiliario en plena digitalización

¿Compra o alquiler? La digitalización y el «proptech»

Desde hace años, los ciudadanos hemos sido testigos de los diferentes cambios en las tendencias del mercado inmobiliario en este país: subidas, bajadas, repuntes, estancamiento, etc. Y por supuesto el huracán que lo cambió todo tras la burbuja del ladrillo y la posterior crisis inmobiliaria. Después de años de incertidumbre y de un crecimiento muy lento, que no sabíamos si terminaría de despegar, la tendencia actual arroja algo de luz y podemos afirmar que el ladrillo vuelve a ser una opción rentable.

Este repunte afecta a la ciudad de Madrid de manera muy directa, por ejemplo. Los últimos datos que publica Idealista señalan que el precio de venta ha tenido un incremento del 3,8%, lo que hace que los dueños de los inmuebles se animen a calcular y medir cuánto sería el precio de su vivienda en el mercado para poder tomar una decisión de venta inteligente.

También se observa un cambio radical en el mercado del alquiler, que ha pasado de ser una opción «en la que se tiraba el dinero» a una opción que permite al usuario vivir en una vivienda mejor que la que tendría comprando y que le permita una mayor movilidad laboral y menos ansiedad vital. Sin embargo, esta situación nos lleva a vivir con cierta inquietud. Después de haber conocido la crisis provocada por la burbuja del precio del ladrillo, estamos «entrando» en la burbuja del precio del alquiler.

O como mínimo están surgiendo las primeras alertas. Nos podríamos preguntar si la tendencia al alza de los precios de los alquileres acabará incrementando a su vez los precios de venta, y si la causa de este aumento en las rentas es de los pisos turísticos o de las nuevas plataformas colaborativas.

Un caso de especial interés es la popularización de estas plataformas de economía colaborativa, como Airbnb o Homeaway. La tendencia a la compra de inmuebles ya no solo se plantea como la adquisición de la «vivienda habitual». En este sentido, escenarios como el futuro incierto de las pensiones están favoreciendo la compra de inmuebles destinadas al alquiler turístico o por días. Y estas plataformas surgen para dar salida a esta nueva realidad.

La tendencia es evidente. De media, la rentabilidad anual que se puede obtener en España de un inmueble comprado para ponerlo posteriormente en régimen de alquiler es del 5,7%, mientras que en 2016 era del 5,3%, según el portal inmobiliario Fotocasa. Esta tendencia, sumada a que tras la crisis inmobiliaria cada vez más personas viven de alquiler, hace que en estos momentos haya menos inmuebles disponibles favoreciendo el aumento de la inflación en los precios, lo que a su vez hace que cada vez sea más complicado encontrar una casa para vivir a un coste razonable.

Todo esto nos lleva a plantearnos cómo vamos a garantizar el acceso a una vivienda, ya sea de alquiler o en propiedad, a los más jóvenes. Ya que la dificultad en la emancipación puede agravar más una situación crítica en España, como es el envejecimiento de la población y el descenso cada vez más acuciado de nacimientos.

En este ecosistema tan cambiante, en el que nadie sabe cuál es la mejor decisión (¿comprar o alquilar?) ni cuáles serán las consecuencias a futuro de esta decisión, están naciendo multitud de nuevas plataformas digitales que dan forma a un sector que despierta llamado «proptech». Este nuevo fenómeno es la digitalización de todos los procesos que ocurren en una transacción inmobiliaria y en todos sus ámbitos: entre particulares o pequeños inversores, destinado a la venta, la compra o el alquiler; o sea destinado a transacciones individuales o colaborativas.

En los próximos meses y años vamos a ver start-ups innovando y fondos de capital riesgo apostando por un sector que se está transformando radicalmente. ¿Cuál será el reto del proptech? Estamos seguros de que consistirá en demostrar que la transparencia, el big data y el ahorro de tiempo y dinero para el usuario son claves en este proceso. Gracias a la inversión y al impulso que afronta la digitalización en esta industria, el cambio de paradigma comienza ahora.

comentarios