Jamie Siminoff durante su participación en el programa «Shark Thank»
Jamie Siminoff durante su participación en el programa «Shark Thank» - YOUTUBE

Amazon se gasta 1.000 millones en una «startup» de timbres rechazada en un «reality show»

La compañía Amazon ha comprado Ring, una empresa que fue expulsada del programa «Shark Thank», donde pequeños emprendedores buscan financiación, debido a que «no era una cosa de internet»

MADRIDActualizado:

Corría noviembre de 2013 y un empresario llamado Jamie Siminoff presentaba su idea de «timbre inteligente» en el «reality show» estadounidense «Shark Thank», donde «startups» buscan financiación para sus ideas. Siminoff quería 700.000 dólares de inversión para impulsar su proyecto, que conectaba estos timbres por una conexión Wifi y que avisaba de si había alguien llegando a casa, incluso aunque no estuviera el dueño allí.

Sin embargo, los miembros del jurado lo rechazaron por «no ser una cosa de internet», como explican en Quartz. En ese momento no se imaginaron (tampoco parece que el propio Siminoff lograse vislumbrar este final) que Amazon adquiriría el concepto cuatro años después por 1.000 millones de dólares, siendo la segunda compra más cara que ha realizado el gigante desde su existencia, tal y como señala The Guardian.

¿Y por qué este gran desembolso? Porque Amazon busca la manera de entrar en el campo de la seguridad del hogar y conjugar estos esfuerzos con, por ejemplo, el proyecto «Amazon Key», el programa que permite entregar paquetes en casa aunque el dueño no esté. Además, la «startup», que en el momento en el que se emitió en el «reality» se llamaba DoorBot, pero que en la actualidad se conoce como Ring, tampoco se ha quedado de brazos cruzados todos estos daños.

Ver quien hay al otro lado sin acercarte a la mirilla

Se trata de una empresa especializada en timbres con vídeo, que permite a sus clientes ver a través de su smartphone quién está al otro lado de la puerta. Antes de que llamen, el timbre conectado, equipado con sensores de movimiento, alerta de que alguien ha entrado en un vídeo con sonido que llega al móvil del usuario.

En 2013, la compañía de Siminoff apenas estaba valorada en 7 millones de dólares. El pasado había crecido hasta los 460. De hecho, en un especial de televisión retransmitido en 2017, se preguntaba al jurado de «Shark Thank» qué ideas lamentaban haber rechazado. Todos colocaron la idea de Simonoff en primera posición.