José Ángel Ávila Rodríguez (izq) y Laurent Lestarquit (der) cogiendo un modelo de satélite
José Ángel Ávila Rodríguez (izq) y Laurent Lestarquit (der) cogiendo un modelo de satélite - EPO

Un ingeniero español se convierte en el inventor europeo del año

José Ángel Ávila Rodríguez ha sido premiado en la categoría de investigación por «Galileo», el sistema de navegación global europea

MadridActualizado:

El ingeniero español José Ángel Ávila Rodríguez ha sido galardonado con el Premio Inventor Europeo 2017 en la categoría de Investigación, junto a los franceses Laurent Lestarquit y Jean-Luc Issler, el alemán Günter Hein y el belga-francés Lionel Ries. El premio ha sido concedido por la Oficina Europea de Patentes, por el desarrollo de las dos principales tecnologías de señalización de Galileo, el sistema de navegación global europeo (GNSS).

Estas invenciones consiguen dotar a Galileo de una precisión excepcional, al tiempo que reducen las necesidades energéticas de los satélites y aseguran la compatibilidad e interoperabilidad con otros importantes sistemas de navegación por satélite. Ya desde sus operaciones iniciales, Galileo aportará una amplia gama de nuevas herramientas y servicios que harán de él el sistema de GNSS más avanzado del mundo una vez que esté a su plena capacidad de funcionamiento en 2020.

La entrega de Premios se ha celebrado en el Arsenale di Venezia y ha contado con la asistencia de más de 600 destacadas personalidades procedentes de la política, el mundo empresarial, la propiedad intelectual, la ciencia y el mundo académico. La ceremonia ha sido inaugurada por el presidente de la OEP junto al ministro italiano de Desarrollo Económico, Carlo Calenda.

El Premio Inventor Europeo, cuya XII edición se ha celebrado este año, es organizado anualmente por la OEP para distinguir extraordinarios inventores de Europa y del resto del mundo que hayan hecho una contribución excepcional al desarrollo social, al progreso tecnológico y al crecimiento económico. Los ganadores han sido elegidos por un jurado internacional e independiente entre un total de más de 450 inventores y equipos de inventores que aspiraban al premio de este año.

«Los métodos de señalización desarrollados hoy por este equipo íntegramente europeo se sitúan entre las tecnologías de vanguardia y colocan a Galileo en un lugar privilegiado en relación a otros sistemas de navegación por satélite, proporcionando la base para el avance tecnológico y el crecimiento económico de Europa», ha declarado el presidente de la OEP, Benoît Battistelli.

Desarrollado por la Agencia Espacial Europea bajo los auspicios de la Unión Europea, Galileo es un sistema de navegación independiente, de carácter civil, que tiene por finalidad el garantizar la autonomía Europea en un campo cada vez más relevante. Está previsto que obtenga unos importantes beneficios económicos: más como 'facilitador de servicios' que como un servicio en sí mismo, Galileo es capaz de incentivar la creación de valor añadido y empleo en una amplia variedad de sectores, desde la medicina, al transporte o a la informática. En conjunto, se calcula que Galileo alcanzará un impacto económico neto de 90.000 millones de euros en los próximos 20 años.

«La ambición de Galileo es convertirse en el sistema de navegación más preciso y fiable del mundo, consiguiendo incluso una precisión de cuestión de centímetros», declara Ávila Rodríguez. «Para lograr todo eso, tuvimos que crear una señal superior que nadie hubiese creído posible», añade Lestarquit.