La telemedicina, la monitorización y la medicina personalizada se vislumbran como el futuro de un sector
La telemedicina, la monitorización y la medicina personalizada se vislumbran como el futuro de un sector - ARCHIVO
REPORTAJE

eHealth: los planes de la tecnología para unir medicina y «smartphones»

La telemedicina, la monitorización en tiempo real del paciente y la medicina personalizada se vislumbran como el futuro de un sector en el que empresas de tecnología como Apple busca tener presencia

MADRIDActualizado:

Mientras los investigadores y científicos tratan de asomar la cabeza en su esfuerzo por lograr vacunas más efectivas o medicamentos que superen diversas enfermedades, los centros de salud se enfrentan a un escenario cambiante en donde la telemedicina se va abriendo paso. No se habla, únicamente, de pantallas y sistemas de gestión de la atención primaria más ágiles. La tecnología de consumo ha tomado con fuerza el bisturí del futuro.

Es momento de innovación. Y ahí buscan rascar presencia algunas firmas surgidas del sector de la tecnología de consumo como Apple. Durante una entrevista en «The Telegraph», su consejero delegado Tim Cook desgranó algunas de las propuestas sobre su estrategia para enfocarse en el mundo de la salud. ¿Cómo una empresa de este perfil pretende hacerlo? La firma americana quiere protagonizar un gran desembarco. Su pequeño escarceo con la aplicación para dispositivos móviles eHealth es solo el comienzo.

La puerta de entrada para poner en marcha sus planes de introducirse en el ámbito de salud viene desde los teléfonos móviles inteligentes, los productos de mayor ratio de consumo de los últimos tiempos. Desde el área de ciencias de la vida de su departamento Google X, la multinacional Google, por su parte, también plantea ambiciosos retos en esta materia. Estudia por ejemplo cómo alargar la esperanza de vida de las personas.

Sujeto a la regulación vigente

El problema al que se enfrentan las empresas de tecnología son los los datos médicos, un tema espinoso que está pendiente de resolver. La solución adoptada por la industria tecnológica ha sido colocar, bajo la etiqueta de dispositivos «wearables», servicios y herramientas enfocadas a la monitorización de la actividad física. Pero, normalmente, vienen acompañados de la frase «no es un dispositivo médico».

Colocando en el centro de la experiencia el Apple Watch, la empresa americana aspira a ofrecer en el futuro una serie de servicios más enfocados a la medicina personalizada. Pacientes y enfermos tendrían directamente en su muñeca un aparato que conduciría datos médicos registrados que, a su vez, les ayudaría en su tratamiento. Ahí es donde entra la creación de un software más potente en detrimento de un aparato que, de una manera u otra, se enfrente a las normativas de los reguladores sanitarios.

Los avances tecnológicos, en cualquier caso, ya están presentes de una u otra forma en la medicina actual. Prótesis fabricadas en 3D, materiales especiales para fines médicos o aparatos electrónicos de todo tipo (auditivo, visual) comienzan a popularizarse. Frente al auge de propuestas procedentes de negocios de internet y la pura tecnología, los profesionales sanitarios también se han acercado a las nuevas tecnologías al calor de los hábitos actuales de las personas.

Otro ejemplo de cómo la tecnología se intenta abrir camino es el desarrollo de NEC Display Solutions, que acaba de presentar una solución de sala MDT (Multi-Disciplinary Team) para ayudar a realizar diagnósticos más exactos permitiendo a los profesionales acceder y revisar información clínica importante cuando estén realizando las recomendaciones para el tratamiento.

El Hospital Merian Iselin para ortopedia y cirugía, uno de los principales hospitales de Basel (Suiza), ha sido el primero en implementar esta solución para mejorar su comunicación con los pacientes. Este hospital, que realizó más de 20.000 exámenes radiológicos en 2014, ofrece informes tanto para profesional sanitario interno como externo, por eso, los servicios que ofrecen las soluciones MDT son esenciales.

Las últimas novedades en tecnologías de la información y la comunicación aplicada a la salud (eSalud) se presentan en el congreso eHealth Bilbao-Jornadas de eSalud en Euskadi que se celebra este 12 de noviembre en el Palacio Euskalduna de Bilbao. Allí, profesionales sanitarios de diferentes especialidades darán a conocer aplicación móviles, sistemas basados en las técnicas de Big Data, programas de teleconsulta, aplicaciones de realidad virtual y videojuegos, muchas de las cuales ya se están utilizando para mejorar la salud de sus pacientes.

Entre algunas propuestas destacadas se encuentra una plataforma de formación «gamificada» dirigida a alergólogos, neumólogos y médicos de Primaria de Boehringer Ingelheim, una aplicación para educar a pacientes en esclerosis múltiple de Merck, un juego de videoconsola utilizado por Fundación Vasca de Esclerosis Múltiple para rehabilitar pacientes y Kwido o una plataforma multidispositivo para el cuidado de mayores que incluye los juegos para combatir el deterioro cognitivo. Además , este evento detallará modelos de negocio en salud basados en internet, como Fisiohogar, modelos de fisioterapia a domicilio, ejemplos de farmacia 2.0.

«La única posibilidad sin dejar a nadie sin atención es utilizar las tecnologías para llegar a más personas y con menos recursos»Iñaki Bartolomé

Los expertos insisten en que la tecnología puede ayudar a los pacientes, aunque reclaman la presencia de profesionales sanitarios para revisar los datos sanitarios recopilados. El objetivo es fomentar el uso de la digitalización en la sanidad y, al mismo tiempo, crear «nuevas oportunidades de negocio en el ámbito de la salud a través de la tecnología», señala Iñaki Bartolomé, director general de Ideable Solutions, en declaraciones a ABC.

«Nuestro planteamiento sobre todo en países en desarrollo aparece un reto principalmente demográfico; hay cada vez más personas mayores, por los que lo se estiman más patologías e incluye una mayor atención sanitaria. Esto implica que el modelo presencial de la medicina tradicional es inviable. La única posibilidad sin dejar a nadie sin atención es utilizar las tecnologías para poder llegar a muchas más personas y con menos recursos médicos», subraya.

«Las aplicaciones son son una amenaza», insiste este experto, al tiempo que asegura no defender el uso de la tecnología de una manera irracional, sino dispositivos y aparatos monitorizados por profesionales médicos. Será una herramienta útil para, por ejemplo, recibir alertas tempranas que permitan realizar diagnósticos o que sirvan para desarrollar la telemedicina y la teleconsulta. «Se puede ofrecer una atención igual de calidad desde sus propios domicilios», asegura.